Domingo 8 de Mayo de  2022
KRIST NARANJO EN EL OJO DEL HURACÁN

Mal uso de vehículo fiscal, maltrato y amenazas: Las duras acusaciones de chofer de Gobernadora

De manera cronológica, el trabajador narra una serie de peticiones de la autoridad para ocupar el auto fiscal con fines personales, tales como idas al supermercado, centros comerciales, restaurantes y a la universidad de su hijo.

Krist Naranjo, gobernadora regional de Coquimbo.Krist Naranjo, gobernadora regional de CoquimboCréditos: Lautaro Carmona
Por
Escrito en REGIÓN el

Una nueva polémica vuelve a golpear a la gobernadora de la Región de Coquimbo, Krist Naranjo, quien se ha visto envuelta en una serie de cuestionamientos a menos de un año de haber asumido el cargo.

Esta vez, se trata de una reveladora declaración de quien se desempeñaba como chofer de la máxima autoridad regional, plasmada en un informe que el aludido envió el 27 de abril a Mauricio Fuentes, jefe de División Administración y Finanzas; Diego Herrera, encargado de Administración y María Paz Veliz, jefa de Operaciones del Gobierno Regional.

La Unidad de Investigación de Diario El Día, El Barómetro, tuvo acceso al documento íntegro, donde el funcionario relata situaciones de maltrato, amenazas e incumplimiento a la normativa de parte de Krist Naranjo.

Me siento amenazado trabajando y muchas veces avergonzado porque para cuidar el trabajo debo decir que sí a todo a la señorita Gobernadora, de lo contrario según ella no estoy a su disposición y no le sirvo como conductor"

De manera cronológica, el trabajador narra una serie de peticiones de la autoridad para ocupar el auto fiscal con fines personales, tales como idas al supermercado, centros comerciales, restaurantes y a la universidad de su hijo.

Asimismo, cuenta que en más de una oportunidad Naranjo le pidió exceder la velocidad permitida por la Ley de Tránsito, con la excusa de que se encontraba atrasada.

De acuerdo al documento, él le explica que no podía ir más rápido, ya que no estaba dispuesto a poner en riesgo la vida de ella y la de terceros. "Solo dijo que hiciera caso a lo que ordenaba, durante el trayecto alcancé una velocidad entre los 120 Km/H y los 160 Km/H y aún así quería que fuera más rápido...", narra en el informe.

En otro párrafo relata que el 19 de abril, camino a Caimanes en una ruta de alto flujo de camiones, la gobernadora le pidió tocar la bocina y adelantar a los vehículos en zona de doble línea continua y próxima a curvas. "Se le explica de manera caballerosa y respetuosa que estas maniobras no se pueden realizar, ya que se debe cumplir con la ley de tránsito a toda costa".

"Me siento amenazado trabajando y muchas veces avergonzado porque para cuidar el trabajo debo decir que sí a todo a la señorita Gobernadora, de lo contrario según ella no estoy a su disposición y no le sirvo como conductor. Ante cualquier cosa debo guardar silencio para evitar un mal rato con algún trato de voz elevada y firme hacia mí, que lo único que provoca es bajar mi moral y autoestima", lamenta. 

Revisa el documento: