Domingo 8 de Mayo de  2022
HAN QUEDADO EN EL LENTE FOTOGRÁFICO DE DIARIO EL DÍA.

El poder de la imagen, fotografías que dejan huella en contexto de pandemia

La llegada del virus, los primeros contagios y cuarentenas, los hospitales y las unidades críticas llenas de pacientes, así como el proceso de vacunación, reapertura del comercio, vuelta a clases y en general la evolución de la pandemia, han quedado en el lente fotográfico de diario El Día.

Hechos que han quedado en el lente fotográfico de diario El Día..Créditos: Lautaro Carmona
Por
Escrito en REGIÓN el

Existen labores que pueden realizarse telemáticamente y a través de la tecnología, sin embargo el poder retratar los momentos en un lente requiere que los fotógrafos y camarógrafos estén en situ en el lugar de los hechos.

Un trabajo donde existe un constante riesgo y exposición de quienes lo ejercen, puesto que están inmersos en medio de la noticia, todo con el fin de captar de forma fidedigna lo que ocurre para luego darlo a conocer a la ciudadanía.

Para ello, los gráficos se preocupan de tomar todas las precauciones y resguardos necesarios y la pandemia no ha sido la excepción, aunque a diferencia de otros hechos, las consecuencias son silenciosas.

“Para mí ha sido muy difícil, porque salía a la calle y no sabía cómo iba a volver, siempre andaba preocupado del virus, de no contagiarme, me cuidaba mucho. Igual me contagié y nunca supe cómo”, contó Lautaro Carmona, editor de fotografía de diario El Día.

Desde el primer día, y tal como ha sido en sus 42 años trabajando en el diario, estuvo con los pies en la calle y comprometido con la noticia para inmortalizar los momentos, tanto con su cámara fotográfica, como en los despachos en vivo para El Día TV. 

Un trabajo con experiencias únicas que quedan grabadas en la memoria, como cuando Carmona ingresó, dos veces, a la UCI para poder dar a conocer lo que sucedía en esas unidades en los instantes más complejos de la emergencia, cuando los hospitales estaban copados de casos graves de Covid y las UCI al límite. 

Ser testigo de una cruda realidad con el único objetivo de informar, es sin duda, una tarea que amerita reconocimiento, en especial cuando los resultados y las fotografías logran transmitir esas sensaciones. 

La fotografía en la noticia

Según explicó Cristian Muñoz Catalán, Director de La Escuela de Periodismo de la ULS y académico de la línea de Imagen y Fotoperiodismo, la fotografía es una imagen obtenida con la luz reflejada de los sujetos y objetos que se encuentran frente a la cámara, un fenómeno creado por la reflexión de la luz, que parece más real que otras formas de representar el mundo y la vida, en especial cuando la visión es uno de los sentidos más desarrollados y en el que más suelen confiar los seres humanos.

“El rol de la fotografía en una nota periodística es darle ese sustento de documento real que algo ha sucedido, lo que no quiere decir que la fotografía sea 100% objetiva, porque al momento que un fotógrafo selecciona un encuadre o un momento para fotografiar, está de alguna manera dándole intencionalidad a la foto y por ende tiene subjetividad”, expresó Muñoz.

Por esa razón, la fotografía suele acompañar el texto, darle sustento y complementarlo, siendo el relato y la imagen, en su totalidad, la noticia que se entrega al público.  

“La fotografía le da esa sensación a la historia que uno cuenta en una nota periodística, que los hechos narrados fueron reales, han sucedido y yo los estoy mostrando a través de las imágenes como evidencia, entonces potencia el lenguaje escrito con una imagen y lo transforma en un contenido periodístico que estimula más de un sentido”.

Crisis sanitaria

De acuerdo al académico, cuando se retratan momentos complejos, como catástrofes, desastres naturales y guerras, el contar con fotografías e imágenes audiovisuales hace visible, en muchas ocasiones, las necesidades de la comunidad, siendo un elemento para sensibilizar a la opinión pública, así como a quienes toman las decisiones y en general, para mostrar la real envergadura de lo que acontece.

En ese sentido, según indicó Lautaro Carmona, uno de los momentos que intentó graficar fue el miedo, trabajo y cansancio de los trabajadores de salud en hospitales y unidades críticas, quienes han estado en la primera línea y más han sufrido en los periodos complejos de la pandemia.

Por ello, la presencia de los equipos de prensa y de gráficos, en un momento de la historia donde las personas estaban más aisladas y existían restricciones de movimiento, dieron a conocer qué es lo que estaba sucediendo en las calles, lo que ocurría en los hospitales, las personas que perdieron sus fuentes de trabajo y no tenían alimento, entre otras situaciones complejas que trajo consigo la pandemia.

“Pero sin duda, genera un conflicto ético, porque cuando estoy cubriendo historias que son de fuerte impacto en la vida de las personas, como una pandemia, un desastre natural, o una guerra, nunca debemos olvidar que estamos retratando seres humanos, personas, sujetos de derecho que necesitan ser tratados con dignidad y respeto a sus derechos, entonces hay un delicado equilibrio entre la ética que deben tener los fotoperiodistas y periodistas al momento de retratar el dolor humano y la necesidad de contar una historia con la mayor evidencia posible”, consignó Cristian Muñoz.

Por lo mismo, según aclaró, existen dos momentos importantes en la realización de una fotografía, el primero cuando se dispara la cámara y el segundo, cuando se decide mostrar esa imagen al mundo y exponer la realidad.

“Debemos tener muy en cuenta con qué propósito lo estamos haciendo, si esto va a generar algún impacto, si va a movilizar para reunir ayuda, sensibilizar a la opinión pública, mostrar realidades que a veces están ocultas que a lo mejor las sabemos pero no las vemos y como no las vemos no nos incomodan. Al mostrar eso siempre debe ir un contexto donde se entreguen todos los elementos de valor para poder comprender, entender y empatizar con esa historia”, añadió el docente de fotografía.

Parte de la historia

Una fotografía dice mucho más que mil palabras y son justamente las imágenes las que reflejan parte de la historia de la región, Chile y el mundo y lo harán en el futuro, cuando las personas quieran conocer cómo se vivió una de las pandemias más grandes del siglo.

En ese sentido, de acuerdo al editor fotográfico de El Día, uno de los aspectos más característicos de la crisis y que pone en contexto la fotografía es la mascarilla. 

“Uno siempre trata de mostrar en la fotografía el contexto de la pandemia, gente con mascarilla en las ferias, el supermercado, en las grandes tiendas, en la calle, siempre el contexto de la mascarilla ha sido importante en la fotografía”, comentó Carmona.

De esa forma, el registro fotográfico obtenido durante la crisis inmortalizará el momento y permitirá conservarlo en la memoria, ya sea, para usarlo en la actualidad, como para futuras generaciones. 

La evolución de la pandemia

En un inicio, tomar imágenes en pandemia fue complejo para los equipos de los medios de comunicación debido a las restricciones que existían en todo el mundo.

“Hay muchos videos en Youtube donde fotoperiodistas de distintos países europeos, retrataban lo complejo que era cubrir una jornada de trabajo, porque estaban todos los lugares con muy difícil acceso a la prensa, por razones obvias, por un lado el tema sanitario y por otro, la protección del derecho de las personas que estaban sufriendo”.

No obstante, de acuerdo al Director de la escuela de Periodismo de la ULS, también se planteaba el conflicto de la necesidad de informar sobre la pandemia con el fin que las personas comprendieran la gravedad de lo que estaba sucediendo y respetara las medidas preventivas de autocuidado, por lo que, siempre había que tener precaución de no fotografiar los rostros de las personas en imágenes donde se mostraba esa realidad.

Un punto que siempre se ha tenido en cuenta al momento de realizar la fotografía en diario El Día, donde se ha puesto a las personas por delante, cuidando y resguardando su integridad, para así reflejar la realidad, sin exponer a las personas, en especial cuando se trata de menores de edad.

Por otro lado, la fotografía también ha logrado captar la evolución de la crisis en los últimos dos años y en los momentos claves, como el desarrollo del proceso de vacunación, lo que ha permitido volver lentamente a la normalidad, el funcionamiento de los negocios y restoranes, los niños ingresando a los colegios, los estadios llenos nuevamente y las personas reencontrándose.

Momentos únicos que forman parte del complejo contexto que ha debido enfrentar la sociedad y que quedarán plasmados en la memoria de quienes lo vivieron, pero también que han sido captados por el lente de los fotógrafos y, que al menos en la Región de Coquimbo, ha logrado inmortalizar diario El Día.