Miércoles 27 de Julio de  2022
UBICADA EN LOS VILOS

Así avanza la planta desaladora de Minera Los Pelambres: Entérate cuándo entrará en operación

Enmarcada en el desarrollo del Proyecto INCO -Infraestructura Complementaria- el cual a su vez, forma parte de la estrategia de la empresa a largo plazo para extender la vida útil del yacimiento hasta 2050, la planta contempla la producción de 400 litros de agua por segundo.

Créditos: Lautaro Carmona
Escrito en ECONOMÍA el

En una actividad abierta a la prensa de la región, este martes, Minera Los Pelambres mostró los avances que presenta actualmente la que quizás es una de sus obras más destacadas de los últimos años: la planta desaladora que la firma construye hoy en sus recintos portuarios de Punta Chungo, en Los Vilos.

Con la presencia de su gerente general, Alejandro Vásquez, se realizó un recorrido por toda la obra, la cual hasta el día de hoy, presenta un avance del 86% y ya se proyecta estar operativa para el mes de octubre o noviembre de este año.

De esta forma, Pelambres espera cumplir con varios objetivos.

Primero, iniciar el camino para dejar de lado paulatinamente, el uso de aguas continentales sacadas en este caso, de la cuenca del río Choapa, para así llegar a utilizar hasta el 95% de agua desalada en sus procesos productivos en los próximos años.

Es así como, una vez finalizada, la planta desaladora podría producir hasta 400 litros de agua por segundo, y con ello, contribuir a una gestión sustentable del recurso hídrico en una zona como el Choapa, especialmente golpeada por la sequía de los últimos años.

Una tarea que en todo caso, ya vienen trabajando, pues de acuerdo a Cochilco, Minera Los Pelambres es una de las operaciones mineras con el uso más eficiente del recurso hídrico, ya que recircula el 85% de sus aguas industriales.

El segundo objetivo que tiene a su haber la empresa –y en la cual se enmarca la construcción de la planta – es dotar de una mayor vida útil al yacimiento mirando al largo plazo. Ello forma, parte de un plan mayor de expansión y adaptación: “Pelambres Futuro”.

 

Mirando a 2050

En efecto, el primer paso dentro de este gran plan, corresponde al Proyecto de Infraestructura Complementaria, INCO, iniciativa en la cual se enmarca la construcción de la planta desaladora y que implica una inversión de 1.700 millones de dólares. 

El segundo paso es el Proyecto de Adaptación Operacional, PAO, que incluye entre otras obras, construir un nuevo concentraducto fuera del valle del Choapa, aumentar el uso de agua desalada –hasta 800 litros - y realizar obras de ampliación en el Tranque El Mauro. Con ello explican desde la empresa, se lograría el objetivo de llegar a un 95% de uso de agua desalada, utilizando a su vez, energías renovables.

El gerente general de la empresa, Alejandro Vásquez, explica que “el proyecto PAO, pone en valor otros 400 litros de agua para las comunidades del valle del Choapa. Esta iniciativa ingresó a trámite ambiental el año pasado, estamos actualmente en la Adenda 1 y creemos que hemos ido avanzando de acuerdo a los plazos que tenemos contemplados en nuestro proyecto”.

La siguiente etapa de “Pelambres Futuro”, corresponde al proyecto Extensión de Vida Útil, EVU, el cual busca avanzar en temas relacionados con mejorar la calidad de empleo y profundizar el modelo de relacionamiento y vinculación con las comunidades del Choapa. El objetivo es   extender la vida útil del yacimiento hasta al menos, 2050.

 

La planta

De vuelta a esta obra estrella, la actual planta desaladora muestra cómo se explicó al inicio de esta nota, un importante avance de sus instalaciones ubicadas en el puerto de Punta Chungo.

Pero, ¿cuáles son las características más sobresalientes de esta desaladora?

Básicamente se trata de una planta de osmosis inversa, tecnología con la que se purifica el agua a través del uso de una membrana semipermeable para remover minerales y eliminar iones del agua, aplicando presión para empujar ésta a través de una membrana semipermeable para filtrarla.

La planta en sí, se alimenta a través de dos tuberías de captación de agua y descarga de salmuera de 1.800 y 1.200 metros respectivamente, las cuales se desprenden desde una inmensa cámara de hormigón armado ubicada en el borde costero, de 16 metros de profundidad –la cual en esta visita, se pudo visitar -y en donde se ubican dos construcciones fundamentales para el proyecto: la sentina de acumulación de agua y la cámara de descarga.

En ese sentido, la tubería de captación emerge del fondo marino a los 20 metros aproximadamente, mientras que el ducto de descarga con sus respectivos difusores de salmuera lo hace a unos 25 metros de profundidad.

Cabe señalar que, respecto a la captación de agua, ésta ingresará hasta la sentina de forma gravitacional, es decir, no habrá succión de agua. Desde allí, el agua será bombeada hasta la planta de osmosis inversa, separando el agua de la sal.

Así, mientras el agua industrial será bombeada hasta la faena ubicada en la alta cordillera, la salmuera será devuelta al mar por el emisario de descarga, la cual será dispersada a una mayor profundidad.

Entre otros datos que se destacan durante el proceso de construcción de este complejo, sobresale el uso de más de 25 mil metros cúbicos de hormigón, más de 2.300 toneladas de acero estructural, 20 kilómetros de cañería en piping en sus diferentes materialidades, casi la mayor parte en FRP (fibra de vidrio), la instalación de 220 kilómetros de cable y la instalación de 35 kilómetros de escalerillas y conduit. 

 

¿Qué va a pasar con la salmuera?

Uno de las dudas recurrentes que se le expresó al gerente general de Pelambres, Alejandro Vásquez, fue sobre la descarga y manejo de la sal que sería descargada desde la planta.

Al respecto, el ejecutivo señaló que durante el proceso de evaluación ambiental del proyecto, el impacto asociado a la descarga de salmuera fue catalogado como “no significativo”.

Entre otros detalles se explicó que la modelación de la pluma salina determinó que desde el difusor se generará un radio de 7 metros de mayor salinidad en el agua (el doble, para ser más exactos). No obstante, superado ese radio, los niveles de salinidad se equipararían con los niveles normales de agua de mar.

“Hay que aclarar que esta descarga de salmuera no se hace en la misma bahía sino que se hace bastante adentro, a 1.200 metros mar adentro, fuera de la zona de protección litoral. Además con lo que hemos visto con los estudios, con lo que dicen los científicos y lo que hemos aportado a través del conocimiento sobre esta salmuera, es que no hay impacto en la fauna marina producto del evento de la desaladora”, subrayó el ejecutivo.

En ese sentido, el gerente de Pelambres puntualizó que se deben superar los muchos mitos que aún abundan en torno a este tipo de tecnología. “Cuando uno habla de la salmuera se imagina algo espeso que se lanza al mar, pero prácticamente no hay ninguna diferencia al ojo humano. La concentración de sal que se produce es algo muy menor para el océano”.

De todas formas, Vásquez, manifestó que “vamos a estar monitoreando el fondo marino de forma permanente con el fin de disponer de una información transparente que va a estar disponible para la autoridad”.