Lunes 6 de Junio de  2022
DESDE EL 2 DE JUNIO

Alza en pasajes y en tiempos de espera: Usuarios exigen mejorar el servicio

Solo la línea de transporte mayor Lincosur subió el valor de los recorridos, tras más de cinco años congelados. Explican que se debe al aumento del combustible y repuestos para mantención.

Créditos: Cristian Silva
Por
Escrito en ECONOMÍA el

Desde el 2 de junio, muchos usuarios de la locomoción colectiva se vieron sorprendidos con el alza en $100 de la mayoría de los recorridos de la empresa Lincosur. Hecho que la Asociación ya había dado a conocer, a través de comunicados en todas sus máquinas y en medios de comunicación.

Marcela Bolvarán, presidenta de la Asociación Gremial Lincosur, argumenta que la línea tenía un congelamiento de tarifas desde hace más de cinco años y hoy, con el aumento del precio de los combustibles y el alza en valor de repuestos, sumado a su falta de stock, era insostenible seguir manteniendo los valores del pasaje.

“Si nosotros subimos en $100 pesos nuestras tarifas, quedamos casi lo mismo con el mantenimiento que debemos realizar a las máquinas. Los repuestos están en un alto valor y muchos no se encuentran y deben pedirse y se demoran varios días”, cuenta.

De esta manera, los tramos quedaron con los siguientes valores, Pan de Azúcar a Tierras Blancas $600 y $200 estudiantes; La Serena a Las Compañías $600 y $200 estudiantes; desde Las Compañías a La Antena, La Florida, La Foresta, Tierras Blancas o El Milagro $1000 y $330 estudiantes. Desde La Serena a Cerrillos $800 y $260 estudiantes, mientras que todos los tramos locales tendrán un valor de $600.

Respecto al precio de Coquimbo-Cerrillos, Bolvarán explica que se mantuvo en $800 debido a que la distancia entre esos dos puntos no es tan extensa, como por ejemplo entre Nueva Vida (sector Rural Coquimbo) hasta Las Compañías en La Serena, trayecto que dura aproximadamente una hora y media, dependiendo de la congestión que se presente en las calles de la conurbación.

Los usuarios entienden esta alza, debido a la situación actual, pero demandan un mejor servicio. “Es entendible. Si bien $100 duelen en el bolsillo, el combustible no para de subir y el recorrido de esta micro es bien largo, así que se entiende”, señala Patricia, usuaria de la línea 9 de Lincosur, que todos los días va a dejar a su hija al colegio.

Por su parte, Andrés, estudiante, comenta que pese a que se entiende el incremento exige que esto se refleje en el servicio. “Yo vivo en Tierras Blancas y muchas veces pasan de largo, especialmente en los paraderos donde están los estudiantes. En otras ocasiones te cierran la puerta en la cara o parten sin que te hayas subido bien, no sólo es un mal servicio, sino que no les importa la seguridad del pasajero”.

Frecuencia se pierde por congestión vial

Lincosur es la línea que cuenta con mayor cantidad de máquinas en la conurbación y actualmente mantienen cerca de 200 vehículos en funcionamiento. Lo anterior se debe, en gran medida, al regreso de muchos de los conductores que, por la pandemia, salieron a buscar empleo en otras áreas.

Respecto a los flujos de las máquinas, los tramos Pan de Azúcar-Tierras Blancas-La Serena, variante 6 y 9 son las más solicitadas y las que ocupan más del 50% de la flota. Estos vehículos salen cada seis minutos desde los terminales; mientras que el recorrido 12 (Cerrillos-Coquimbo) sale cada 15 minutos aproximadamente. A estos se suman los vehículos que salen desde La Florida a La Serena y dos variantes o inyecciones, la 13 que pasa por Mall Plaza, Tierras Blancas, Bosque San Carlos, que se incorpora en la mañana y la tarde con 4 vehículos y la variante 5 cuyo recorrido es por Larraín Alcalde, sólo en la mañana.

“Yo lo he dicho hasta el cansancio y lo voy a seguir repitiendo, nosotros salimos con nuestros vehículos en un tiempo determinado, cada seis minutos por ejemplo, pero la frecuencia se pierde en la ruta y ya no pasa por un tema de descoordinación nuestra, sino que por la congestión vial. Siempre se habla de los atochamientos en marzo, pero han pasado los meses y eso se ha mantenido. Nuestra frecuencia está operando muy bien estructurada, pero el usuario no entiende que la frecuencia se pierde en la ruta”, señala Marcela Bolvarán.

Añade que en los últimos años ha aumentado la población en la conurbación y con ello también el parque vehicular, lo que genera el caos vial al que se enfrentan cada día y al que, en conjunto con las autoridades, buscan solución.

“Si hace un tiempo nosotros bajábamos por Nueva Vida hacia Tierras Blancas con muy pocos pasajeros, hoy ya se llena en el sector rural o en Tierras Blancas y en Balmaceda no podemos subir a nadie y no pueden tomar locomoción porque se llena antes”.

Reclamos por tiempo de espera

Rosario vive en el sector rural y trabaja en Coquimbo y todas las mañanas toma la variante 12 en el sector del Cesfam para llegar al centro. “Esta micro es lo único que llega a Coquimbo en este sector, pero nunca sabes cuánto se demorará. Un día puede que pase cada 20 minutos, pero muchas veces son 40 minutos de espera y hasta una hora. Tú ves pasar toda la locomoción a La Serena, pero nada hacia Coquimbo y de vuelta es lo mismo”.

La vecina explica que el retorno también es complicado debido a la demora en la frecuencia de hasta una hora, pero además después de las 19:00 horas ya es imposible encontrar locomoción. “Si yo me demoro cinco minutos más en salir de mi trabajo estoy segura que debo esperar una hora por la micro, muchas veces la ves pasar y esperas que hagan el camino de vuelta, pero no lo hacen o toman otras calles. Es muy difícil y tampoco tengo un sueldo como para andar gastando en varias locomociones para volver a mi casa”.

La presidenta de Lincosur afirma que son cerca de 14 máquinas que realizan el recorrido desde Nueva Vida a Coquimbo y asegura que en la mañana la frecuencia es más estrecha y en la tarde van aumentado los minutos de espera, debido a que disminuye la cantidad de personas que ocupan este transporte. Sin embargo, consultada por estos reclamos que se repiten,  se compromete a revisar esta situación.

“A nosotros nos llegan las quejas y reclamos y no tenemos problemas en contestar a los usuarios. Sin embargo, no me han llegado quejas desde este sector, pero es algo que vamos a revisar y supervisar la frecuencia. Si se demora una hora es demasiado, por eso me comprometo a supervisar este recorrido”.

Por último la dirigente llama a la comunidad y usuarios del transporte público a entender esta alza que está dada por agentes externos y solicita avanzar rápidamente en soluciones a la congestión vial, con vías exclusivas u otras alternativas para mejorar los servicios.

 

Seremi avanza en buses eléctricos

Desde la seremi de Transporte y Telecomunicaciones señalan que se encuentran supervisando el transporte público en diferentes sectores y horarios. “Estamos también en permanente conversación con los gremios para optimizar los servicios y trabajar en conjunto”, asevera la seremi Alejandra Maureira.
La autoridad agrega que para entregar nuevas alternativas en los traslados en la conurbación se está “trabajando en un proyecto de buses eléctricos en La Serena y Coquimbo con dos recorridos regulados para cubrir algunas áreas de la conurbación. Esperamos avanzar con la licitación de aquí a fin de año”, concluye.