Domingo 8 de Mayo de  2022
PROCESO SE ENCUENTRA AVANZADO

¿Cuándo se concretaría la venta de Dominga a inversionistas chinos?

La transacción estaría próxima a cerrarse por el 100% de la propiedad del proyecto minero-portuario. Si bien desde Andes Iron no hubo una declaración oficial, sí se aclaró que, en caso de concretarse la venta, los nuevos dueños se comprometieron a mantener las medidas de mitigación ambiental anuncia

Créditos: Archivo El Día
Escrito en ECONOMÍA el

Un nuevo capítulo en la historia del proyecto minero-portuario Dominga se está escribiendo por estos días.

Y es que el emblemático y controvertido proyecto podría cambiar de dueños en pocos meses más, si es que el proceso de due diligence, o diligencia debida, llevada a cabo por inversionistas chinos, llega a buen término.

Y es que como revela una nota de diario El Mercurio, las negociaciones entre la empresa Andes Iron- dueña de la iniciativa y perteneciente a las familias Délano Méndez y Garcés Silva – y los potenciales inversores del Gigante Asiático, se han desarrollado en muy buen pie.

Al respecto, José Antonio Ibarra, empresario nacional que representa a los chinos, comenta que “el proceso de análisis de los antecedentes se encuentra muy avanzado y nos lleva a concluir que próximamente cerraremos la adquisición del 100% del proyecto Dominga, el cual esperamos poder desarrollar para beneficio de la Región de Coquimbo y Chile”.

Cabe señalar que dicha negociación tiene como plazo definido el tercer trimestre de este año, tras lo cual, de cumplirse con lo necesario, la iniciativa de Andes Iron podría terminar en nuevas manos.

Compromiso se mantiene

Uno de los aspectos que consigna la crónica es la positiva opinión de Ibarra sobre la propuesta operacional de Dominga.

“Estamos muy bien impresionados de la calidad del trabajo realizado por Andes Iron. Realmente se ha desarrollado un proyecto muy profesional, del más alto nivel en materia de ingeniería, medioambiental y social”, indicó el empresario nacional.

Es por ello, que uno de los compromisos a los cuales accederían los potenciales nuevos inversionistas es a respetar y cumplir la totalidad de las medidas de mitigación ambiental que la empresa adquirió a su haber durante la pasada etapa de conciliación ante la Corte Suprema, en el caso de que el proyecte se concrete.

Esto incluye respetar el 100% de los compromisos del acuerdo marco alcanzado entre la minera y la comunidad de La Higuera y las 56 medidas que la empresa Andes Iron comprometió en aquella oportunidad, como la entrega gratuita de agua potable para el consumo humano en esa comuna por los próximos 25 años.

“El proyecto ha asumido la preocupación de las personas que se dedican al campo, de manera que Dominga ha considerado la dotación de agua a los sistemas de Agua Potable Rural (APR) de la comuna, con el propósito de disminuir la presión de bombeo sobre el acuífero de Los Choros, permitiendo el restablecimiento de sus niveles, promoviendo un uso racional de parte de los agricultores”, consignó en un documento la empresa en aquella oportunidad.

Otras promesas fueron impulsar la creación de la Comunidad de Aguas Subterráneas en la Cuenca de Los Choros, con el objetivo de contar con una mejor gestión del recurso hídrico en dicha cuenca, disminuir el tráfico naviero en un 15% respecto al flujo de barcos contemplado inicialmente, la creación de un centro científico para el cuidado de la flora y la fauna del sector y establecer un poder comprador para la pequeña minería de la comuna, entre otras acciones.

Última tecnología

A juicio del empresario José Antonio Ibarra, la propuesta que Dominga le hizo a los vecinos de La Higuera, y que tiene un costo para la empresa de unos 400 millones de dólares durante toda la vida del proyecto, incluso se podría ampliar a otros beneficiados.

De hecho asegura, la probable adquisición de Dominga por inversionistas chinos podría incluir la introducción de más capital tecnológico.

“Pensamos implementar tecnologías de última generación en todas las áreas del proyecto. Ello nos permitiría incluso, poder ampliar en algunos aspectos la gran propuesta medioambiental de Dominga”, afirmó Ibarra.

Y como ejemplo práctico, pone al agua, cuya distribución asegura, podría alcanzar y extenderse a otras zonas de la Región de Coquimbo, más allá de La Higuera.

De todas formas, se debe recordar que las comunidades y organizaciones ambientalistas que se oponen al establecimiento y operación de Dominga en la zona de La Higuera, criticaron en su oportunidad la propuesta contemplada por Andes Iron de entregar agua a la comunidad, pues lo consideran una “moneda de cambio” para aceptar un acuerdo con la empresa y permitir así, su puesta en marcha.

Entre tanto, el proyecto Dominga - tras el fracaso de la conciliación entre las partes involucradas - sigue a la espera de lo que dicte la Corte Suprema en relación a los recursos de casación interpuestos por los opositores a la iniciativa, quienes buscan impedir que ésta se lleve a cabo.