Viernes 4 de Noviembre de  2022
AFP SERÁN REEMPLAZADAS POR NUEVOS GESTORES DE INVERSIÓN PRIVADAS

¿En qué consiste la reforma de pensiones presentada por el Gobierno? Revisa el detalle

Créditos: Lautaro Carmona ( Referencial)
Escrito en ECONOMÍA el

El sistema que propone el ejecutivo y que fue presentado por el propio Presidente en cadena nacional, contempla tres pilares: Capitalización Individual, que mantendrá los aportes obligatorios que pertenecen a cada trabajador, Seguro Social, que administrará el 6% extra de cotización a cargo del empleador, y el aporte del Estado a través de la Pensión Garantizada Universal, PGU, la cual aumentará hasta 250 mil pesos.

Cotizaciones

Se propone aumentar la cotización que irá a la cuenta individual desde el 10% actual a un 10,5% de salario imponible, lo que se explica por el cambio en el cobro de comisiones. Ello, porque se busca que esta nueva comisión no se descuente sobre el 10% que existe hoy, ya que implicaría una baja en pensiones. 
Por otro lado, si este cobro antes era sobre el sueldo, y se pagaba dicha comisión solo en los meses en que una persona cotizaba, ahora el ejecutivo plantea que la comisión sea un porcentaje sobre el saldo total que administre cada entidad, y eso se cobrará todos los meses, haya o no ingresos de nuevos recursos.
Se agrega, además, una cotización de cargo del empleador, la cual es equivalente al 6%, y se destinará a un fondo común con una lógica de Seguro Social.
Además, el gobierno buscará subir el tope imponible en un 50%, igualándolo al que se usa para el seguro de cesantía.

 

Fin de las AFP

El término de las Administradoras de Fondos de Pensiones fue uno de los pasajes más relevante del discurso que el Presidente Gabriel Boric mencionó durante la presentación de la reforma.
En líneas generales, las AFP se terminarían en 24 meses desde aprobado el proyecto. Según esta reforma, eso implica que todas las funciones que hoy cumplen, ahora se traspasarán al Estado. Eso sí, en algunas de ellas podrán participar los privados. En efecto, habrá un rol para la participación privada como inversores, mientras que al mismo tiempo se agrega una alternativa pública con la cual deberán competir. Así, por ejemplo, se propone integrar nuevos gestores de inversión privados -Inversores de Pensiones Privados (IPP)- que, tal como su nombre lo indica, tendrán como principal tarea realizar inversiones para aumentar las cotizaciones de los afiliados, es decir, invertir el 10,5% en el mercado de capitales.

 

El rol estatal

Esta reforma separa el servicio de atención para los afiliados, la recaudación, cartolas, las cobranzas y el pago, las que estarán a cargo de un Administrador de Pensiones Autónomo (APA), un ente de carácter público, que vendrá a reemplazar al Instituto de Previsión Social (IPS), aunque no se encargará de las rentabilidades de las pensiones. Dicha tarea estará a cargo del Inversor de Pensiones Público y Autónomo (IPPA), que realizará la misma labor que hacen las AFP, es decir, realizar inversiones que permitan aumentar la rentabilidad de los ahorros previsionales.
Este inversor público -que contará con un gobierno corporativo- también tendrá a su cargo la gestión del Fondo Integrado de Pensiones, que se formará con la cotización del 6% a cargo de los empleadores (ver recuadro Fondos heredables y Seguro Social). De todas maneras, para rentabilizar los ahorros individuales, se podrá elegir entre el inversor público o actores privados, explicó el Gobierno.

 

Fondos heredables y Seguro Social

El Presidente Gabriel Boric explicó que los ahorros previsionales en las cuentas individuales – tanto los acumulados como los del futuro – mantendrán la propiedad individual, podrán heredarse y no serán expropiados. Así, se mantendrá la heredabilidad en el componente de la capitalización individual (10,5%) tanto en la etapa activa como pasiva. Respecto a la creación del Seguro Social, éste será financiado a través de una cotización a cargo de los empleadores que aumentará gradualmente hasta llegar al 6%. La idea es cubrir las denominadas “lagunas previsionales” o de cotizaciones de quienes quedaron desempleados o debieron dejar el trabajo (ver recuadro Fondo Integrado de Pensiones y PGU). Para el caso de los actuales pensionados, el 6% entregará una pensión equivalente 0,1 UF por año cotizado. Esos incrementos se materializarán de manera inmediata para los pensionados actuales. Los beneficios dependerán de lo que cada persona aportó. Eso sí, el 6% en cambio, al destinarse a un fondo común, no es heredable.

 

Fondo Integrado de Pensiones y PGU

La creación de este fondo a partir de la ya nombrada cotización extra del 6%, permitirá complementar las pensiones de personas de bajos ingresos y que las pensiones de todas las personas aumenten -y más aún para quienes tengan bajos ingresos-, compensando brechas de género -compensación por tablas de mortalidad a las mujeres en 10%, para actuales jubiladas y para las futuras -, por cuidados de terceros, por maternidad o cesantía. Habrá además, un mecanismo redistributivo de ingresos altos a medios y bajos. Y esto se aplicará anotándole a cada persona un monto distinto en su cuenta por el 6% que aporta. El Seguro Social otorgará además, una pensión de sobrevivencia a los beneficiarios: el o la cónyuge e hijos menores de 25 años que están estudiando. Respecto a la Pensión Garantizada Universal (PGU), se busca aumentarla de manera paulatina hasta llegar a los 250 mil pesos, logrando un aumento de un 28,9%. Pero además, se busca pasar del 90% actual a que tenga una cobertura universal.

 

Cambios en el Ahorro Voluntario

El gobierno propone perfeccionar el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo (APVC) para conseguir que más empleadores ofrezcan planes de APVC y haya más trabajadores que tengan este ahorro voluntario. Entre los cambios que propone hacer el gobierno al APVC, es que exista una inclusión automática a este tipo de planes ofrecidos por sus empleadores, “donde el aporte del empleador sea igual o superior al del trabajador o trabajadora”, aunque los trabajadores siempre podrán rechazar esta inscripción automática o hacer cambios de montos o de plan, o retirarse, entre otras. Se eliminan además, los depósitos convenidos, pues no constituyen remuneración para ningún efecto legal y no se consideran renta para los fines tributarios por la parte que no exceda de un monto máximo anual de 900 UF, por cada trabajador. Por último, también se plantea eliminar la llamada Cuenta 2 que actualmente ofrecen las AFP, “pero que no tiene un fin previsional”.