Jueves 24 de Noviembre de  2022
FIN AL COMERCIO AMBULANTE

¿Cuándo abrirán las galerías comerciales para ambulantes en Coquimbo?

Los trabajadores que decidieron salir de las calles para formalizarse acudieron ayer al municipio para definir, mediante una tómbola, el orden de sus puestos en el recinto, que está siendo acondicionado y sería entregado mañana.

Créditos: Lautaro Carmona
Escrito en ECONOMÍA el

Hoy se cumple la primera semana desde el inicio del copamiento policial en el centro de Coquimbo. Aldunate se mantiene sin comercio ambulante, tras el acuerdo al que arribaron los vendedores informales con la municipalidad, en el marco del Plan de Recuperación de Espacios Públicos, liderado por la Delegación Presidencial Regional.

En un recorrido, en la mañana de ayer, la sensación de los transeúntes era de satisfacción. “Estamos contentos, muy bien que se haya hecho esto”, comenta una mujer, sentada junto a su esposo en una de las bancas de la calle, que, históricamente, y hasta hace pocos días, se mantenía llena de puestos de venta, dificultando el paso de los peatones.

En las principales intersecciones, como Garriga y Alcalde, funcionarios de Carabineros y fiscalizadores de la Municipalidad, se mantenían junto a sus vehículos vigilando la mantención del orden público, con el objetivo de evitar la toma de los espacios. Recordemos que un grupo minoritario de vendedores no aceptó las condiciones del acuerdo y el pasado jueves se manifestó con lienzos e incluso una barricada para hacer ver su descontento. Desde entonces, sin embargo, no ha habido nuevos incidentes.

De fondo, una de las galerías prometidas por el alcalde Ali Manouchehri se mantiene cerrada, mientras a algunos metros de distancia, trabajadores preparan el segundo recinto, la galería Oliver, que está pronta a ser entregada a los vendedores. Serán cerca de 50 puestos los que se instarán allí en pocos días.

Los trabajadores comentan que aún quedan algunas labores de carpintería y gasfitería. Deben reacondicionar uno de los baños para personas con discapacidad y arreglar el cielo del edificio, que se ve deteriorado. El lugar no se usa desde hace más de dos años, cuando comenzó la pandemia y quedó desocupado.

En la calle, las impresiones de las personas que caminan por Coquimbo son similares a las de los ciudadanos de La Serena, cuando se despejó calle Cordovez, pero en el puerto hay más ansias, por el pronto avance de la habilitación de estos espacios, anunciados incluso antes de comenzar con el copamiento.

UNA TÓMBOLA

La misma tarde de ayer, los vendedores que se instalarán en la galería llegaron hasta las oficinas municipales para definir algo crucial: el orden de sus puestos. Con una tómbola, se definió por sorteo el lugar en el que estarán ubicados. El único caso excepcional es el de Ana Cortés, a quien le aseguraron el número 1.

La adulta mayor tendrá su puesto de productos comestibles “autóctonos”, como ella describe, en la entrada de la galería Oliver, lo que la llena de esperanzas.

“Lo único que quiero es que me entreguen luego el local para saber cómo voy a distribuir las cosas, es lo único que me tiene ansiosa y nerviosa. Estaré en la entrada, el primer puesto, porque me retan y preguntan donde estoy, sobre todo las viejitas que del pago suben a comprarme mis productos”, comentó Ana mientras se realizaba el sorteo.

Según diversas fuentes, el recinto estaría listo el viernes y será entregado a los comerciantes ese mismo día. Desde ahí, ellos harán el acondicionamiento necesario para estar cómodos y podrán comenzar a trabajar bajo techo, en un hecho histórico para la comuna.

“Estamos ansiosos por abrir luego nuestros locales, es lo que estamos esperando, nosotros vivimos el día a día y lo más importante es recibir luego los locales para poder trabajar. Estamos conformes, porque salió todo bien”, indica Jaime Espinoza, presidente del sindicato de los vendedores ambulantes.

Cabe recordar que, como señalaba Espinoza, en el marco del acuerdo con las autoridades, los comerciantes aceptaron quedarse sin trabajar unos días, a espera de la implementación del recinto.

Marisol, otra de las vendedoras y quien lleva 16 años trabajando como ambulante, destaca que “para mí ha sido muy bueno, porque he estado años en la calle, sin baños, con el sol, con la lluvia... es muy bueno lo que hicieron, con toda la fe y hacerlo bien, trayendo lo que pida el público”, señala.

En paralelo, en La Serena el plan ya avanza en la recuperación de fachadas. Con brigadas voluntarias se han pintado varios edificios de Cordovez y Eduardo de la Barra, a la espera de que la municipalidad termine de acondicionar el recinto que recibirá a los ambulantes de la capital regional.