Crédito fotografía: 
Internet / Referencial
El archipiélago de Galápagos a mil kilómetros de la zona continental fue declarado en 1979 patrimonio natural de la humanidad por la Unesco, en especial por los quelonios gigantes que dieron el nombre a esta región.

El Gobierno ecuatoriano confirmó el robo de 123 crías de tortuga gigante de un centro de crianza en las Islas Galápagos, un delito gravemente castigado por la legislación ecuatoriana.

Los hechos, denunciados el jueves públicamente por un diputado del archipiélago, ocurrieron a finales de septiembre.

Las crías estaban en el centro "Arnaldo Tupiza" de la isla Isabela, la más grande y occidental del exclusivo archipiélago.

Según el Ministerio, la denuncia abrió "el procedimiento correspondiente, en el marco del artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal, sobre delitos contra la flora y fauna silvestre".

123 tortugas de una especie gigante fueron robadas de un criadero científico de la Isla Isabela

El hecho, agrega la nota, se encuentra "en proceso de indagación previa" por parte de la Fiscalía de Galápagos, por lo que "toda información sobre los avances y el proceso es de carácter reservado para evitar que se entorpezca el trabajo de las autoridades competentes".

El centro de crianza "Arnaldo Tupiza" fue creado en 1993 y posee un área de dos hectáreas para la reproducción de tortugas gigantes. Además, cuenta con personal de guardaparques, voluntarios y seguridad para garantizar el trabajo que se realiza en el lugar.

El comunicado precisó que la autoridad ambiental en Galápagos ha interpuesto "todas las acciones legales y de manejo para esclarecer esta transgresión a la normativa ambiental y penal".

Y añade que el ministerio realiza "todos los esfuerzos" para investigar los hechos para dar con los responsables.

El legislador galapagueño Washington Paredes denunció el jueves el robo de las especies y exigió al titular de Medio Ambiente, Humberto Cholango, una explicación.

Las Galápagos, declaradas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, deben su nombre a las grandes tortugas que la habitan y constituyen uno de los ecosistemas más exclusivos del planeta.

Las reservas terrestres y marinas del archipiélago, situado a unos 1.000 kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador, albergan una rica biodiversidad y son consideradas como un laboratorio natural que ayudó al científico británico Charles Darwin a desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

El centro de crianza del que se han robado las crías de tortuga consta de cuatro áreas: cinco corrales grandes para las 65 tortugas reproductoras; un área de preadaptación con cuatro corrales para las tortugas de entre 3 y 5 años de edad; veintiún corrales de protección para galápagos de hasta 3 años y el área de incubadoras, la única que no está abierta al público.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X