Un lector nos escribe para destacar un acto de honradez que vivió en un momento difícil de su vida.

Juan Alringo nos cuenta que debido a su baja pensión decidió buscar la manera de generar ingresos extras a su familia, ya que es padre de tres hijos. Es por eso que comenzó a vender bolsitas de frutos secos en Calama y Antofagasta.

“El sábado yo regreso del norte con mi platita y tomo un taxi afuera del terminal de Vicuña”, relata.

Sin embargo, camino a su casa y sin darse cuenta su cartera se cae en el vehículo.

“A los minutos después llegó el conductor del taxi, apellido Osorio, a entregarme la billetera con los $220.000 de la venta de frutos secos”, detalla.

Juan Alringo Arancibia nos escribe para destacar al taxista.

“Le agradezco de todo corazón, mil gracias por este gesto de honradez, el acto de este señor es digno de imitar”.

Los contenidos de esta sección, es decir las denuncias ciudadanas son responsabilidad de quienes las escriben y no representan necesariamente el pensamiento del medio.

X