Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Con proyectos como el Parque Urbano en Cerro Grande, transporte alternativo y ecológico como la red pública de bicicletas y los buses eléctricos que estarían operativos en la ciudad el 2020 -tendientes a descongestionar-, la capital regional se abre camino en la ruta para convertirse en una smart city. Pese a que en el municipio saben que hay puntos negros, se piensa que con el trabajo mancomunado entre los privados, sumando al gobierno, el objetivo está más cerca.

El último estudio de la consultora Visión Humana, que evaluó la imagen  de las 24 principales ciudades del país, dejó a La Serena en el podio. La capital regional se ubicó tercera en el ránking de los mejores lugares para vivir, sólo superada por Valdivia y Viña del Mar. 

Hubo polémica al respecto. De aquello dieron cuenta los comentarios en las redes sociales, realizados por los propios serenenses que no entendían cómo su ciudad ocupaba un lugar tan alto,  “teniendo tanto que mejorar”. 

A “creerse el cuento"

Los dichos de las personas apuntaban a los problemas de siempre. Delincuencia, perros abandonados, rayados  y la congestión vehicular, inconvenientes que en el último tiempo han estado en la palestra, pero que la autoridad pretende revertir para dar el gran paso y convertir a La Serena en una smart city, amigable y sustentable. 

¿Será posible? Salimos a la calle y le preguntamos a la propia gente qué opinan de su ciudad, qué es lo mejor que tiene y cuáles son los puntos negros que mejorarían. 

Clara Sepúlveda, serenense, asegura que “nos falta creernos más el cuento. Tenemos cosas muy buenas y por eso siempre salimos en los primeros lugares de las encuestas”, precisa la ciudadana, quien, eso sí, cree que es fundamental terminar con la inseguridad en las noches, los perros y los tacos. “Esas cosas de amigables no tienen nada”, enfatiza. 

En el mismo sentido, Joaquín Rivas, manifestó estar feliz de vivir en La Serena, pero aseguró que, al menos para él, lo más urgente era “tener mayores lugares de esparcimiento durante el día, áreas verdes que contribuyan a la recreación permanente”, expresó. 

Por buen camino

El concepto de smart city es bastante amplio. De hecho no hay una definición consensuada respecto a su significado exacto. Sin embargo, expertos e instituciones coinciden en que son aquellas ciudades que apuestan por mejorar la calidad de vida de sus habitantes de manera sustentable. Hacia allá apunta el municipio de La Serena, que cuenta con una gama de proyectos que pretende incorporar y así no defraudar a nadie cuando la ciudad es situada en lo más alto en los ránkings de calidad de vida. 

El edil Roberto Jacob valora lo que se hará en el Cerro Grande por parte del Minvu, ya que será un nuevo espacio que fomentará la actividad al aire libre tanto para los habitantes de La Serena como también para los turistas. El parque comenzará a construirse el 2020 y la primera etapa tendrá 88 hectáreas en las que se habilitarán senderos para caminatas y trekking, miradores, baños, oficinas, estacionamientos y juegos infantiles, entre otros servicios.

“Este es un gran proyecto, al que se suma, por ejemplo, el Parque Inclusivo de San Joaquín, que contempla importantes áreas verdes. Todas las obras que estamos haciendo en lugares públicos son pensadas para los jóvenes y para mejorar la calidad de vida de las familias”, indicó Jacob. 

Un mejor transporte

Jacob sabe que uno de los grandes problemas de la conurbación es la congestión vehicular y cree que una de las soluciones es fomentar el uso de las bicicletas como medio de transporte permanente, como se hace en las urbes más desarrolladas. “Tenemos una buena red de ciclovías, las que tenemos que seguir desarrollando y junto con eso, está el proyecto de la red de bicicletas públicas, y también los scooters, los que la gente pueda arrendar para desplazarse por la ciudad y deje de utilizar sus autos dentro del centro”, especificó. 

Pero mientras no exista esta red de bicicletas públicas, existen privados que apuestan por la innovación. Bajo el concepto de eco friendly, en calle Matta está el recinto de arriendo de este eficiente medio de transporte de dos ruedas. El administrador, Wilson Alzamora,  asegura que todavía no está instaurada la cultura del arriendo para movilizarse, pero sí llegan muchos turistas que las buscan como vehículo de paseo por el casco histórico.

“Todavía hay un poco de prejuicio, por el tema del canasto que tienen las bicis y que se asocia a la mujer, pero tenemos que decir que nuestras bicicletas son unisex. Aunque son pocos los serenenses que las arriendan, sí hay excepciones. El otro día vino un chico que la pidió dos horas, fue a hacer todos los trámites en el centro y tuvo una muy buena experiencia”, enfatizó.  

Inclusividad

Desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el seremi Hernán Pizarro hace hincapié en que las ciclovías deben tener un carácter inclusivo y en esos términos, la de la Avenida del Mar ha sido de suma importancia, porque se trata de la única del país con el ancho adaptado para que circulen personas en sillas de ruedas y con carros adaptados. 

El proyecto consideró una inversión de 1.450 millones de pesos y un plazo de obras de aproximadamente 1 año para una longitud total de 5,2 kilómetros entre la Avenida Francisco de Aguirre de La Serena y Peñuelas Norte de Coquimbo, considerando la construcción de la ciclovía en 2 tramos donde antes no existía y la remodelación de la vía que se encontraba en deficientes condiciones.

“Como Gobierno estamos desarrollando proyectos cuyo principal objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas y nos hemos propuesto para esto generar ciudades más justas y amigables, donde se fomente la integración social. Un ejemplo de este tipo de iniciativas es la ciclovía de la Avenida del Mar, muy valorada por la comunidad y donde podemos ver diariamente cómo se utiliza. Se incorpora la tecnología para medir su uso con un tótem que es pionero en el país. Además, con el carácter inclusivo estamos fomentando la integración social y que todas las familias y también los turistas cuenten con una vía de primer estándar para la conurbación”, consignó Pizarro. 

Buses eléctricos y tranvía

Pero las bicicletas y una cada vez mejor infraestructura de ciclovías no serían la única forma de descongestionar la ciudad. Desincentivar el uso de los automóviles particulares es a lo que apuntan en la Seremía de Transportes. ¿Cómo lo harán? Según explica Juan Fuentes, titular del área en la zona, mejorando la locomoción colectiva para que la gente la prefiera.

“A partir del próximo años tendremos alrededor de 40 buses eléctricos sustentables en la zona. Con esta modernización, la gente debería optar por esta alternativa y dejar sus vehículos en la casa”, expresó. 

Respecto a una eventual restricción vehicular, el seremi fue categórico. “Actualmente no es posible por temas de congestión, sino sólo de contaminación, pero existe una ley en el Congreso para que esto pueda ser posible, lo que serviría en la conurbación y particularmente en La Serena”, precisó.  

En relación al tranvía, el anhelo sigue vigente. Replicar un proyecto de esta naturaleza, claramente le daría un estatus diferente a la conurbación y consecuentemente a la capital regional. Así lo manifestó el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, quien precisó que el proyecto estaba siendo analizado  por SECTRA.

“Hay algunos aspectos técnicos que solucionar con respecto al tranvía. Hoy en día, la rentabilidad sigue siendo negativa. Pero lo importante es que como Ministerio de Obras Publicas nos hemos sentado a conversar con la empresa que está desarrollando este proyecto para que puedan incorporar Las Compañías, Tierras Blancas, en el trazado del tranvía”, explicó. 

Sugerencias

Desde el Colegio de Arquitectos de la Región de Coquimbo también creen que con un poco de esfuerzo “y voluntad por parte de las autoridades” se puede llegar a contar con una ciudad sustentable y amigable, con una smart city. En esa línea, el presidente de la entidad, Luis Alberto Viada, sostuvo que se debería realizar un trabajo integral, incorporando nuevas tecnologías, pero también teniendo una mirada de conservación del patrimonio.

“Es posible conjugar ambas cosas. Entendemos que hay que mejorar la infraestructura vial, pero se debe preservar el estilo serenense”, manifestó, agregando que el fomento de las áreas verdes es fundamental, “tenemos pocas, por eso es importante que se desarrolle lo del Cerro Grande y todo lo que esté en carpeta que vaya en ese sentido”, sostuvo. 

Viada fue categórico en que “de una vez por todas, se debe dejar a la zona céntrica sólo como un paseo peatonal. Debería limitarse el ingreso de los automóviles en algún sector para descongestionar el centro. Pero, claro, esto tiene que ser con una mirada integral, no podemos hacer eso, por ejemplo, si no existe un cuarto puente a Las Compañías”, aseveró.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X