• La ciudad desde el 2009 fue declarada como Zona Saturada PM 10 y es en Chile la que tiene mayor cantidad de relaves. FOTO LAUTARO CARMONA
  • En mayo de este año un reporte de calidad de aire urbano de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ubicó entre las 20 ciudades más contaminadas de Latinoamérica. FOTO CEDIDA
  • Las muestras fueron tomadas en los domicilios de los pobladores. Se realizó un exhaustivo trabajo para que fueran representativas. FOTO CEDIDA
  • El estudio fue desarrollado por un equipo multidisciplinario de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte. FOTO CEDIDA
Crédito fotografía: 
El Día
El análisis desarrollado por la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte determinó que los pobladores no tendrían prevalencia de arsénico, mercurio ni plomo que impliquen un riesgo para la salud o que requieran una evaluación o una intervención médica inmediata.

Por años Andacollo ha despertado preocupación por ser una de las urbes que presenta mayores niveles de contaminación a nivel regional y nacional, debido al desarrollo de la actividad minera. Incluso, en mayo de este año, un reporte de calidad de aire urbano de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que revisa los datos ambientales de 4.357 ciudades de 108 países, en un período que va del 2010 al 2016, la ubicó entre las 20 ciudades con mayores problemas de Latinoamérica en esta materia.

Cabe destacar que ya el 2009 (mediante el Decreto Supremo N° 8) se la declaró Zona Saturada PM 10  (material partículado igual o menor a 10 micrones). A eso se suma que, de acuerdo a información de Sernageomín, es la ciudad de Chile con mayor número de relaves, con 104 en total, de los cuales 18 están abandonados, 05 activos y 81 no activos.

Esto llevó a que el 1 de enero de 2015 se pusiera en marcha el “Plan de Descontaminación Atmosférica para la localidad de Andacollo y sectores aledaños”, que busca en definitiva reducir en forma importante las emisiones de material particulado grueso en la comuna.

 

BUENAS NOTICIAS

Este nivel de contaminación desde siempre mantuvo a los habitantes y a las autoridades locales preocupados por la afectación que pudiera tener en la salud de los pobladores, más aún ahora con la contingencia de lo que está sucediendo en Quintero y Puchuncaví.

Sin embargo, hoy surge una información que les da un poco más de tranquilidad, pues se dieron a conocer los resultados de un estudio desarrollado por la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte (UCN).

El análisis de la casa de estudios superiores denominado “Cuantificación y Distribución de Plomo, Arsénico y Mercurio en Muestras Biológicas de Población Urbana de Andacollo”, encabezado por la académica de esa facultad y directora del Centro de Estudios Epidemiológicos y Ambientales de la Región de Coquimbo, Vasthi López, acompañada de un equipo multidisciplinario develó que “los valores de prevalencia de exposición a As inorgánico (arsénico), Hg (mercurio) y Pb (plomo), en la comuna de Andacollo, son bajos en comparación a otras comunidades del norte del país”.

Es decir, que “el porcentaje de personas que presentan una concentración de arsénico igual o superior a los valores de referencia del MINSAL (35 μg/L) es sólo de un 1%. Por lo tanto, la comuna de Andacollo no está expuesta a estos valores de arsénico iguales o superiores a 35 μg/L”.

En definitiva, se concluyó que en la comuna la situación de exposición a metales no representa un riesgo sanitario. Esto porque registra una prevalencia de arsénico inorgánico de 1%, correspondiente a sólo 2 personas y una prevalencia de mercurio de 1,56%,  correspondiente a 3 personas, que sobrepasaron los valores de referencia que indican las guías clínicas del Ministerio de Salud.

“La principal conclusión es que efectivamente Andacollo no está expuesto o no tiene unas concentraciones altas de metales pesados que impliquen un riesgo para la salud que requiera una evaluación o una intervención médica inmediata”, sostiene Vasthi López, quien agrega que esto es considerado una gran noticia “porque le da tranquilidad a la comunidad y de alguna manera viene a contestar una duda que por años mantenían”.

La profesional hace ver, eso sí, un aspecto que a su juicio es necesario considerar. Explica que si bien es cierto que los suelos del norte de Chile tienen una composición geoquímica bastante particular, con una concentración de arsénico natural, la comuna de Andacollo presenta niveles que si bien no generan un riesgo para la salud de intervención médica inmediata, sí se considera pertinente que se implemente un plan de vigilancia.

“Encontramos que el 25% de la población está sobre los 10 microgramos por litro de arsénico y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los valores recomendados como máximo en agua son 10 microgramos y también la literatura científica así lo indica”.

Eso no quiere decir, enfatiza, que obligatoriamente se genere una enfermedad, “es un riesgo más en la ecuación. No todos los que fuman tienen cáncer de pulmón, pero fumar es un riesgo, por lo cual este tema debería ser monitoreado”, puntualiza.

 

SATISFACCIÓN ENTRE LAS AUTORIDADES

Los resultados de este estudio, que fue mandatado por la Mesa de Andacollo, en la que participan la comunidad, empresas mineras y autoridades locales, fueron dados a conocer el pasado lunes con la presencia también de los seremis de Medio Ambiente y Salud.

Cristian Felmer, titular regional de la cartera de Medio Ambiente, destaca que se trata de información de mucha relevancia, pues el gran temor que siempre ha existido es que el polvo en suspensión, el principal problema de contaminación en la ciudad minera, tuviera metales pesados que pudieran estar afectando la salud de sus habitantes. “Pero el estudio descarta que exista algún vector como el aire que pueda llevar efectivamente metales a la población”.

Esto quiere decir, indica, que en definitiva el problema de Andacollo es simplemente que existe material partículado, “por eso es zona saturada, pero ese polvo en suspensión no tiene metales pesados, entonces definitivamente es mucho más tranquilizador, hay que trabajar y controlarlo exactamente igual,  pero nos tranquiliza mucho más”.

Plantea que la comunidad siempre tuvo la duda de que hubiese metales pesados en su sangre al estar tan cerca de faenas mineras tanto abandonadas como activas “y al saber que esos metales pesados no existen, por lo menos en concentraciones que superen normas, muy parecidas a otras ciudades, es mucho más tranquilizante”.

Esto no implica, recalca, que el plan de descontaminación se eche para atrás “en un plan de gestión ambiental que obliga por ley a las empresas participantes del sector a tomar las medidas, eso sigue activo hasta que se bajen las concentraciones a un nivel que nos permita decretarla zona no saturada”.

En tanto, el seremi de Salud, Alejandro García, sostuvo que con estos datos las personas de la comunidad quedaron bastante conformes “y nosotros también con respecto al resumen final, el cual indica que no existe contaminación por metales pesados en el ambiente en la comunidad de Andacollo, por lo tanto, pueden estar tranquilos”. No obstante, agregó, como cartera van a seguir velando, en conjunto con la UCN, para verificar que esto no cambie a través del tiempo.

El alcalde de la comuna, Juan Carlos Alfaro, ha liderado diversas acciones para que las autoridades tomen acciones concretas en cuanto a la contaminación a la que se ve expuesta la ciudad. Incluso, en octubre de 2017 concurrió ante la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de diputados, junto a concejales, dirigentes de la comunidad y de la agrupación ambientalista de Andacollo, para denunciar las graves consecuencias que podría tener para la salud de sus habitantes.

Ante los resultados de este análisis, el edil dice sentir conformidad, sobre todo porque descartaría implicancias en la salud de las personas, que era uno de los temas que más les inquietaba. “Nos deja un poquito más tranquilos, sabiendo que entre un 1% o 2% de las personas que se les tomaron muestras tuvieron un poco elevado el índice de metales en la sangre”.

Alfaro enfatizó, eso sí, que esto no quiere decir que la ciudad no tiene contaminación, “esto continúa y estamos con el plan de descontaminación tratando de bajar los índices, es la preocupación mayor que tenemos”, profundizó.

Además, precisó que esto no termina aquí, porque todavía se requiere seguir efectuando monitoreos más específicos. “La población siempre ha pedido al Estado un estudio más acabado que pueda indicar si en realidad la población puede estar tranquila o no. Eso no se ha podido todavía ejecutar, pero esperamos que en un futuro se pueda dar. Son estudios un poco más caros, pero esperamos que se pueda hacer, porque Andacollo ha estado expuesto a contaminación durante mucho tiempo”, enfatizó.

 

TRANQUILIDAD EN LA COMUNIDAD

Graciela Arancibia es presidenta de la Unión Comunal de Centros de Madres de la comuna y presidenta del consejo consultivo del hospital. Reconoce que la información le generó sorpresa, pues siempre había existido el temor de que los niveles de polución pudieran estar provocándoles daño. 

“Para mí ha sido sorprendente todo lo que se informó, pero así la comunidad andacollina va a quedar más que conforme, porque acá muchas veces las personas se desmoralizan, porque no saben realmente si es verdad lo que se dice”. Ahora, enfatiza, “que nos quede bien claro, en Andacollo no hay contaminación de arsénico ni de plomo, quedo conforme porque la realidad no es la que se piensa”.

Por su parte, Mónica Álvarez, tesorera de la agrupación para el Control del Medio Ambiente y desarrollo social de la comuna (CMA) y de la comunidad andacollina organizada, plantea que les queda “un sabor amargo” por la tardanza que han tenido estos estudios, lo que ha generado mucha especulación, “pero gracias a Dios que se hizo y por lo menos sabemos interpretar los datos, que es lo que más pedimos, que le digan a la gente para que lo entiendan. No era lo que nosotros esperábamos, de verdad, pero quedamos con más tranquilidad de que no era tanto el riesgo que nosotros pensábamos, eso es lo bueno”.

 

MONITOREO A LAS PERSONAS en las QUE SÍ SE ENCONTRÓ

Pese a que el estudio develó la baja presencia de metales pesados, hubo algunas personas (5) en las que sí los niveles de mercurio y arsénico superaron la norma, por lo cual las autoridades anunciaron un plan de monitoreo para verificar por qué se produce.

Una de las teorías que manejan, dice el seremi de Medio Ambiente, es que pueden existir personas que están procesando oro de manera artesanal. “Lo que nosotros tenemos dudas razonables es que existan pequeños procesos de molienda que se hagan en la casa y la gente esté usando mercurio”.

Por su parte, el seremi de Salud manifestó que el Ministerio que representa dará la posibilidad de tomar una nueva muestra para las nuevas personas que así lo estimen conveniente.

Asimismo, agregó que se está impulsando la implementación del Programa de Vigilancia y Control de la Población Expuesta a Contaminantes Ambientales - (Programa PECA), que tiene como objetivo reducir el riesgo a la salud de la población a través de intervención de fuentes contaminantes, vigilancia epidemiológica ambiental, atención de salud y promoción de salud y educación sanitaria.

 

¿CÓMO HA IDO EVOLUCIONANDO EL TEMA DEL MATERIAL PARTÍCULADO?

Como ya se ha dicho, a partir del 1 de enero de 2015 se inició un plan de descontaminación en Andacollo que tendrá una duración de 5 años.

El seremi de Medio Ambiente, Cristian Felmer, señala que, no obstante, éste se inició el 2010, cuando se comenzaron a recoger los primeros antecedentes y los análisis químicos de los relaves, del polvo en suspensión, el inventario de emisiones “para saber quién contamina, qué proceso productivo de la faena es el más contaminante, eso lo hicimos el 2012 para desarrollar un plan de descontaminación con participación ciudadana que lo hicimos el 2013, para su posterior implementación el 2016”.

Relata que cuando se realizó el inventario de emisiones, se verificó que cerca del 80% de éstas eran provocadas por material particulado y dentro de ese 80% el que más emitía era el transporte, la utilización de los caminos al interior de la mina, que hacían suspender el polvo y por acción del viento lo llevaba a Andacollo.

“Por eso se instalaron barredoras en la zona urbana que no permitan que se resuspenda por el propio tránsito, y se tomaron medidas interior mina de, por ejemplo, mucho mayor humectación, tratar de hacer pavimentaciones, restringir también que no haya tanto tránsito”.

Respecto a los avances que ha habido en la materia, el seremi de Medio Ambiente manifiesta que desde que se partió con la iniciativa se ha producido una baja sostenida en las concentraciones de material particulado en el aire. “Desde el 2013 que se inicia el proceso del plan de descontaminación, después empieza su aplicación, ya tenemos indicadores que bordean los 36 microgramos, pensando que la norma dice 50 microgramos”, precisa.

Con ello, agrega, se ha demostrado que el plan de descontaminación está funcionando “y hemos tenido mucho menos eventos diarios que inicialmente antes del año 2010”.

Ahora, dice, ya cuentan con indicadores que les dan mayor tranquilidad “ya que la gente de Andacollo estuvo mucho tiempo expuesta a contaminante de material partículado, al día de hoy no tiene esos contaminantes”.

Lo que continúa, manifiesta, es que iniciarán un plan de reforestación bastante agresivo.  “Queremos plantar cerca de 6 mil  árboles en la zona urbana y periurbana de Andacollo, para cambiarle la cara también, tener una ciudad mucho más verde, que vaya acompañada de los buenos indicadores que se están demostrando en nuestra estación monitora”.

 

PROBLEMA DE LOS RELAVES

De acuerdo al catastro que se realizó al inicio del plan de descontaminación, serían 18 los relaves en desuso que existirían en el radio urbano. De ellos, a la fecha se han sacado 2 y un tercero se espera retirar en un plazo de 6 a 8 meses. “Es el que más nos complicaba a nosotros, porque tenía muchos problemas ya que cuando llovía se generaban pozones de agua en la cubierta y había escurrimientos por la quebrada”.

Tienen conciencia, dice Felmer, de que estos pasivos ambientales abandonados tienen presencia de metal, “entonces de todas formas hay que hacer un trabajo para seguir sacándolos, tal cual lo hicimos en el 2013”.

Recalca, eso sí, que no todos están en condiciones de ser retirados. “Hay algunos que son técnicamente imposibles de sacar, porque hay gente que construyó sus casas sobre los relaves, tendría que hacerse un desalojo, además son terrenos de relaves que fueron de un privado y en realidad si no tiene presencia de contaminantes no habría una razón ambiental para sacarlo”.

Otra traba con la que se han encontrado, dice, es la gran cantidad de tramitaciones legales que se deben realizar. “Porque hay que demostrar que el abandono se realizó y que el dueño de la propiedad no lo asuma como yacimiento minero, porque la ley lo dice así, los relaves también son minerales concesibles según la ley minera”.

Para ello, indica, hay que hacer un trámite tanto con el dueño de la propiedad superficial como con el dueño de la propiedad minera “y llegar a un convencimiento de acuerdo de que las líneas de minerales de cobre o lo que tengan no va a ser rentable en una post molienda nuevamente. Son bastantes los trámites legales de por medio”, precisó. 3701iR

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X