Crédito fotografía: 
Cedida
Las afectadas aseguran que el despido tiene directa relación con las acusaciones que hicieron. Por otro lado, desde la casa consistorial, explicaron que no se trató de desvinculación ya que lo que se hizo fue avisarles que a partir del 1 de enero de 2019 sus contratos no iban a ser renovados

Tres trabajadoras que habían denunciado presuntos episodios de acoso sexual y laboral fueron desvinculadas de la Municipalidad de Ovalle.

Recordemos que hace unos días dicha casa consistorial confirmó que Contraloría instruyó la elaboración de un sumario debido a las acusaciones (ver recuadro)

Este martes hasta el salón auditorio en donde se desarrollaba una sesión del concejo municipal, llegaron las denunciantes para tener una respuesta clara sobre lo que motivó este despido. “El alcalde (Claudio Rentería) no fue capaz de dar una respuesta satisfactoria, él señaló que estaba en sus atribuciones dar por término a un contrato que se terminaba en diciembre aunque los concejales le trataron de preguntar por qué se desvincularon a las personas que interpusieron una denuncia”, dijo V.O, una de las trabajadoras.

Otro punto que abordó la profesional, fueron las declaraciones emitidas el pasado viernes por el asesor jurídico del municipio de Ovalle, Sergio Galleguillos, quien dijo a diario El Ovallino, “las personas que pudieran denunciar acoso laboral o sexual, deben acudir a los organismos que corresponde. Los casos de acoso laboral, pudieron haberse visto a través de la Inspección del Trabajo o mediante un juicio laboral; y en el caso de acoso sexual, lo que correspondería es acudir a la Policía de Investigaciones o Carabineros para hacer la denuncia correspondiente, o bien al Ministerio Público a objeto que esto se investigue como corresponde. Y hasta donde yo sé, esto no ha llegado a los canales que corresponde”.

Frente a aquello, la profesional, indicó, “la Inspección del Trabajo nos mandó a nosotros directamente a Contraloría. Así que él (Galleguillos) no está al tanto y debería estarlo en cuanto a todas las acciones que se siguieron”.

Además contó que el aludido en las acusaciones fue trasladado a otro departamento en la Municipalidad de Ovalle, “lo trasladaron pero sigue con trabajo, no le llegó la carta desvinculación”. La situación de él, le causa inquietud, “o sea acá las personas que denuncian un delito salen perjudicadas y el acusado tiene todas las garantías para defenderse incluso protegiendo su trabajo”.

Por otro lado, se manifiesta “absolutamente decepcionada” del manejo que ha tenido este caso y señaló, “creo que el alcalde trató de tomar esto como un asunto político (…) Esto es una violación a nuestros derechos como mujer”.

 “El mensaje que dio el alcalde con esto es que efectivamente una mujer que denuncie maltrato, acoso sexual y laboral, va a ser despedida si a él se le da la regalada gana. Lo veo así”, concluyó.

Por su parte, P.R otra de las funcionarias denunciantes, sostuvo, “acá se protegió al agresor, está trabajando en otra oficina pero trabajando y las víctimas del acoso que somos nosotras profesionales, monitoras, nos despiden sin ningún resguardo, sin ninguna justificación, siendo que somos excelentes profesionales, tenemos todas la experiencia, todas las evaluaciones y nos despiden por haber denunciado. ¿Cuál es el mensaje que se entrega acá? Que si denunciamos una mala práctica nos van a despedir”.

Versión Municipalidad

“Es necesario precisar, que tanto en la parte municipal, y en los departamentos de Educación y Salud, lo que se hizo fue dar cumplimiento a lo que la Contraloría General de la República, nos solicita respecto de aquellos contratos que terminan el 31 de diciembre de este año, es obligación de la municipalidad informarles con 30 días de anticipación que no se les va a renovar el contrato. No es desvinculación porque sus contratos expiran el 31 de diciembre, pues son contratos a plazo fijo. Lo que se hizo fue avisarles que a partir del 1 de enero de 2019 sus contratos no iban a ser renovados. Esto no sucedió sólo en estos casos, sino también en otros relacionados con el departamento de Educación, Salud y área municipal”, indicó el asesor jurídico del municipio de Ovalle, Sergio Galleguillos.

Al respecto, el alcalde Claudio Rentería señaló, “tienen que trabajar hasta el 31 de diciembre y el sumario tiene que terminar antes del 31 (…) Hay un tema de acoso laboral y sexual que ellas plantean y eso lo tiene que determinar el fiscal, lo único que hace el alcalde es aumentar la falta o bajarla, no puede estar de acuerdo con él. Pero por lo general, esta administración ha sido consecuente con lo que señalan los fiscales”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X