• Este miércoles se realizó el velorio y funeral de Pablo Dubó, joven que el 31 de agosto del 2011 fue víctima de un violento asalto que le condicionó su vida.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En medio del dolor y una amarga sensación de injusticia, sus seres queridos lo despidieron en La Serena, realizando el funeral en el Cementerio Parque La Foresta.

Durante la mañana de este miércoles se llevó a cabo el velorio de Pablo Dubó (31) en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes de La Serena, quien hace ocho años fue víctima de un violento asalto en un servicentro de Las Compañías, ocasión en la que recibió un disparo, quedando en situación de discapacidad.

La noche del 31 de agosto del 2011, tres delincuentes, todos menores de edad, llegaron a la bencinera para efectuar un robo, lugar donde la víctima se desempeñaba como bombero. Minutos antes de darse a la fuga, uno de los antisociales lo baleó en la nuca, causándole un daño irreparable de salud.  

"Aquí no hubo una investigación y nosotros lamentablemente no pudimos salir a perseguir a los asaltantes. No hubo justicia para Pablo”, Jaime Cortés, tío del fallecido 

De hecho, según consigna el documento de defunción de la clínica donde se encontraba internado, Pablo murió producto de una insuficiencia respiratoria aguda severa, lo que fue provocado por una neumonía aspirativa, afección generada por una secuela de traumatismo craneoencefálico.

“Queremos que se vaya en paz”

Este miércoles, en medio del dolor y una amarga sensación de injusticia, su familia y amigos lo despidieron en la capital regional, realizando el funeral en el Cementerio Parque La Foresta. En conversación con El Día, su tío Jaime Cortés expresó que “hace muchos años comenzó este calvario, la nueva vida de Pablo, que lamentablemente tuvo un trágico final”.

Cabe recordar que producto del hecho, solo uno de los tres involucrados resultó condenado. Se trató de un menor de 14 años que recibió una sentencia de tres años y un día de régimen semicerrado. En tanto, nunca se tuvo noticias de los demás sujetos que participaron en el violento asalto.

Dato: Pablo murió producto de una insuficiencia respiratoria aguda severa, lo que fue provocado por una neumonía aspirativa, afección generada por una secuela de traumatismo craneoencefálico

“Creo que aquí las cosas no se hicieron bien, la fiscal a cargo del caso nunca nos quiso recibir, nunca tuvo un expediente de cómo estaba Pablo, nunca preguntó nada (…) Aquí no hubo una investigación y nosotros lamentablemente no pudimos salir a perseguir a los asaltantes. No hubo justicia para Pablo”, recuerda Cortés.

En la misma línea, agregó que “cuando nosotros fuimos al juicio, estábamos ahí y llegó un abogado, nuestro defensor, y le pasaron el expediente ahí mismo, o sea él no tenía ideal de qué se trataba. El juez dijo que se había llegado a un arreglo y el agresor fue condenado y se fue para su casa”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de reabrir el caso de su sobrino, Jaime aseguró que de acuerdo a una conversación sostenida con la madre del fallecido, “decidimos que Pablo se vaya en paz. No vale la pena abrir las heridas cuando él nos dejó cosas más valiosas. Creo que la justicia la va a dar dios”.

Por su parte, su otro tío, Gerónimo, cuenta cómo fue su último encuentro con Pablo. “Yo me fui a vivir a Santiago y cuando me fui a despedir nos reímos. Era otro, con chispa y repentinamente empezó a empeorar. Ahora lo difícil va a ser vivir sin él (…) Nadie se preocupó de nada, la justicia se olvidó de nosotros”. 6001i

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X