• El perclorato y el clorato son dos sustancias que pertenecen a los "contaminantes emergentes" y está vinculado "al uso de combustibles, explosivos, fertilizantes y herbicidas".
Crédito fotografía: 
EFE
Los investigadores desconocen el "impacto" que estos contaminantes tienen sobre la población pero consideran que su identificación es un primer paso para su control.

Un equipo de investigadores de la Universidad Católica de Chile encontró la presencia de perclorato y clorato, unas sustancias "dañinas" para la salud, que se caracterizan por ser "fantasmas", al no verse ni olerse, y que identificaron en el agua potable del norte del país.

Los investigadores desconocen el "impacto" que estos contaminantes tienen sobre la población pero consideran que su identificación es un primer paso para el control de estas sustancias, catalogadas como "perjudiciales", según informó este lunes la UC en un comunicado.

El equipo identificó estos agentes en el agua potable en el norte del país, en concreto en las ciudades de Copiapó, La Serena y Coquimbo, aseguró Ignacio Vargas, el ingeniero académico que lideró la investigación.

"Después de tres años de trabajo en Chile, tenemos pruebas de la ocurrencia natural de estos contaminantes en niveles muy superiores a las recomendaciones internacionales, como las de la agencia de protección ambiental de los Estados Unidos"-Ignacio Vargas, líder de la investigación

El perclorato y el clorato son dos sustancias que pertenecen a los "contaminantes emergentes" y su presencia está vinculada "al uso de combustibles, explosivos, fertilizantes y herbicidas".

Estos agentes no son identificados regularmente por las autoridades del país -su control aún se está estableciendo en todo el mundo- y deambulan como "fantasmas" en el agua potable al no reconocerse sin un análisis del líquido.

Los investigadores desconocen el "impacto" real sobre la salud de las personas que los ingieren de forma habitual, pero aseguran que son "dañinos"

De hecho, tras dos décadas de estudios, la agencia de protección ambiental de Estados Unidos publicó en mayo pasado una propuesta de regulación para el perclorato, al haberse hallado como "perjudicial para la salud de las personas incluso en bajas concentraciones".

En un laboratorio de la misma Universidad Católica, el equipo a cargo de la investigación empezó a desarrollar un tratamiento del agua contaminada mediante microorganismos capaces de eliminar estas sustancias.

"La mayor parte de los esfuerzos invertidos en el proyecto apuntan a la búsqueda de soluciones biotecnológicas que complementen los sistemas actuales", sentenció Vargas. 

Respuesta desde Aguas del Valle 

Desde Aguas del Valle, comentaron acerca de la publicación:

"Hemos contactado a los investigadores de la Universidad Católica para tener más detalles respecto del estudio. Desconocemos, por ahora, cómo se desarrolló esta investigación y qué factores consideró.

Queremos aclarar que el agua potable que distribuimos en la región cumple con los exigentes parámetros de la norma chilena, establecida por las autoridades competentes y que se basa además en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, lo que permite establecer que su consumo es seguro e inocuo para la salud."

Además, recalcaron que están dispuestos a participar de futuros estudios relacionados a la temática: "En mayo la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos emitió una consulta para evaluar una  reglamentación a estos elementos, que también incluye como alternativa no normarlo. No hay una decisión al respecto, pues sigue en estudio. Como Sanitaria estamos disponibles para participar de futuros estudios que permitan mejorar nuestro servicio, en conjunto con las autoridades y la academia."

 

Declaración SISS

Tras conocer el estudio de la Universidad Católica, la Superintendencia de Servicios Sanitarios declara lo siguiente:

"La SISS es una institución que fiscaliza que la calidad del agua en Chile cumpla con los parámetros y normas nacionales reguladas en la Norma Chilena NCh 409, que se basa en los parámetros de la OMS. Los compuestos señalados no forman parte de la norma y, hasta ahora, la SISS no tiene antecedentes de estos compuestos en el agua potable de ninguna parte del país".

En este sentido, agregan que "estamos solicitando el referido informe, para conocer sus detalles y coordinar con el Ministerio de Salud, las medidas que pudieran resultar pertinentes".

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X