Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Un grupo de representantes del movimiento feminista rompió el silencio. “Somos la única universidad a nivel nacional a quienes le aprobaron íntegramente el petitorio”, afirman. El próximo lunes 13 de agosto se retoman las clases

Por Fernanda Zepeda

Fueron tres meses de movilizaciones que mantuvieron paralizadas las actividades académicas en la Universidad de La Serena, y durante todo ese periodo la Asamblea de Mujeres Autoconvocadas no había accedido a hablar con ningún medio de comunicación. Sin embargo, y de manera exclusiva para diario El Día y Radio Mistral, las estudiantes decidieron contar su verdad en el medio que ellas muchas veces criticaron.

No evadieron  ninguna pregunta. Incluso, accedieron a ser fotografiadas. La agrupación  la integraban 13 mujeres y 2 varones. Recordaron que el movimiento fue convocado a nivel nacional por todas las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores producto del  acoso, abuso y discriminación arbitraria por parte de algunos  docentes de las universidades chilenas, que también se replicó en la Universidad de La Serena. 

Pese a que El Día intentó conocer su versión desde el primer momento, las jóvenes  fueron críticas de El Día y Radio Mistral a través de sus comunicados oficiales  difundidos  en su Facebook oficial.  Es por ello que en el inicio de la entrevista  recordaron  que  muchos medios “se han acercado a hablar con nosotros, pero sólo quieren direccionar lo que queremos decir, y lo que queremos decir es que hemos hecho un trabajo impecable”.

El planteamiento es de Laura, alumna de la carrera de Pedagogía. La estudiante recalcó que esperaban que, “ahora sí se representen nuestros intereses”.

Explicó que el movimiento partió por la necesidad de creación de un protocolo contra el acoso, abuso y discriminación arbitraria dentro de la Universidad.

Revela que se había elaborado este documento, “pero a espaldas de las bases, nunca participaron en la creación de este documento. La aprobación  era un día viernes y nosotros el martes 15 de mayo nos tomamos las instalaciones para frenar la aprobación de este protocolo. Entonces nos vimos obligadas a accionar de esta forma por la presión que teníamos, que se venía esa fecha encima de la firma y empezamos a trabajar nosotros en la elaboración de este protocolo desde las bases, como miembros de esta Asamblea de Mujeres Autoconvocadas. Nosotras nos autoconvocamos y empezamos a trabajar conjuntamente como mujeres miembros de la comunidad universitarias”.

NOVEDOSO ORGANIGRAMA

Laura agrega que la labor desarrollada por el movimiento permitió la participación de la comunidad universitaria. “El trabajo fue rindiendo frutos (...) nuestras asambleas eran multitudinarias. Cientos de mujeres poniéndonos de acuerdo y viendo cuál era el ambiente que nosotras queríamos tener dentro de la Universidad, detalla. Tuvimos un trabajo súper serio, organizamos comisiones, se emanó un petitorio para toda la comunidad desde la asamblea y un protocolo. Constaba de 26 puntos y las conversaciones fueron complicadas para lograr que Rectoría bajara a negociar con esta nueva modalidad que nosotros implementamos, que era la horizontalidad. No existía jerarquía entre nosotras, ni representantes ni voceras, todas nos representamos a todas”, añadió.

En medio de la entrevista recalcó que se sentía con la capacitación “que me entregan mis compañeras de hablar en nombre de ellas. Mis compañeras que no están presentes aquí, hablamos por todas, se trabajó y se logró. Creemos ser la única universidad a nivel nacional, no tengo conocimiento de otra, que aprobaron íntegramente el petitorio, todos los puntos fueron aprobados y el protocolo también”, subrayó. 

Tras la aprobación de los 26 puntos del petitorio, las estudiantes consideran que debe haber una entidad facultada para someter en la praxis el cumplimiento total y facto del acuerdo.

Es por ello que Laura adelanta que fiscalizarán que el protocolo se cumpla, “vamos a ser nosotras mismas las que estemos ahí y como se creó un organismo autónomo de la Universidad que es un Centro de Atención contra el Acoso, Abuso y Discriminación Arbitraria va a ser una entidad que es de la universidad, pero autónoma en su funcionamiento, que va a ser la entidad que recepcione las denuncias, donde se hará el tratamiento para ambas partes, para el denunciante y para la persona denunciada, entonces esa va a ser la entidad que fiscalice que este protocolo se lleve a cabo”.

Respecto al proceso de reinserción a las clases, explicó que se llegó al  acuerdo con las autoridades  universitarias “y nos reintegramos el lunes 13 de agosto, en todas las carreras de la Universidad”. 

Francisca, estudiante de Diseño, indicó que hoy  día viernes por la tarde se entregan los campus para que puedan ingresar los funcionarios y limpiar y echar a andar todo,  “los campus están en súper buen estado y estamos muy contentas porque creemos que somos la única universidad a nivel nacional a quienes le aprobaron íntegramente el petitorio”.

UN LENTO ACTUAR DE LA ULS

De la misma forma, Laura detalló el proceso de negociación y la tardanza en llegar a una resolución efectiva. Laura  argumentó  que “fue súper negligente por parte de la Universidad porque ellos no querían hablar con nosotras, porque insistimos varias veces. Los estuvimos esperando para reunirnos con ellos y nos dejaron plantadas, no quisieron, simplemente no se presentaron sólo porque los campus estaban tomados y nosotros les ofrecíamos que iban a ingresar con seguridad, incluso les invitamos un día a ingresar a un campus no tomado, que era Música”

Por otra parte, una de las mayores preocupaciones de los alumnos y alumnas de la ULS es la recalendarización de las clases, en este punto, Javiera, de Ingeniería Ambiental, señaló  que las clases se extenderían hasta marzo,  “el primer semestre estaría terminando después de la segunda quincena de octubre y el segundo semestre llega hasta mediados de marzo, pero hay un receso entre los últimos días de enero y febrero”.

Asimismo, aclararon los hechos de barricadas ocurridos recientemente en la intersección de Benavente (rotonda), Laura recordó que existió una fuerte desinformación de la gente, “porque había panfletos en el lugar indicando por qué esa manifestación, entonces, no tenía nada que ver con el movimiento, no fuimos nosotras. La gente relaciona cualquier cosa con cualquier cosa. Salió la intendenta (S) en ese minuto, Daniela Norambuena hablando, también de Carabineros, desinformando, diciendo que era gente violenta, que les daba miedo acercarse a los encapuchados, declaraciones vergonzosas, me parece vergonzoso también que medios como Diario El Día respalden ese tipo de informaciones”.

Francisca insistió en que la movilización no tuvo episodios de violencia, “fue una movilización de mujeres, feminista, entonces, todos esos hechos que intentaron empañar y que salió a la luz pública por algunos medios no lograron mermar en nosotras y al final lo logramos sacar adelante igual”. 

Otro caso que preocupa tras la paralización de las actividades es lo que sucederá con los alumnos que no son de La Serena o Coquimbo y que deben rentar alojamiento para estudiar.

Laura señaló que “a través de la Federación se está haciendo un catastro de los alumnos que están en esa situación. Yo misma siendo miembro  de la Asamblea estoy en esa situación, no soy de esta región”.

ENFRENTAMIENTO CON EL DIPUTADO FUENZALIDA

Un constante tira y afloja fue el que vivieron las integrantes de la Asamblea a través de su Facebook oficial y el diputado Juan Manuel Fuenzalida (UDI), quien, por otra parte, respondía vía medios de comunicación, criticando las medidas represoras del movimiento feminista universitario. 

Francisca indicó que las molestias contra el diputado UDI comenzaron porque “el eje principal de Fuenzalida era que la universidad estaba en toma y omitía por completo el sentido de esta movilización, en ningún momento habló de abuso, no habló de acoso, en ningún momento habló de nada de eso, entonces, su única preocupación era volver a la normalidad en las clases”.

Mismo pensamiento comparte Laura. Aseguró que vieron violentados su derecho a la libertad de expresión, “porque sus declaraciones eran súper violentas y faltas de verdad, en su intervención en el Congreso dio información que era completamente falsa como, por ejemplo, que los compañeros de Odontología se habían ido a tomar su campus para respaldarlo porque tenían miedo de la violencia, hubo un desmentido por parte del CEC de Odontología en contra de eso porque nunca fue verdad”.

Mientras se desarrollaba esta entrevista en vivo en Radio Mistral, se logró establecer contacto con el diputado que se encontraba en Valparaíso y señaló  que estaba escuchando la entrevista “y me parece super bueno que regresen a clases”.

El legislador aclaró que “nunca me opuse al movimiento” e indicó que pese a la advertencia que realizó a Diario El Día el pasado 24 de junio en la que señaló “A estas alturas hay que ejercer las herramientas legales que quedan, si la alternativa es desalojar, bueno se tendrá que desalojar. Aquí hay un ordenamiento jurídico que respalda cualquier decisión de las autoridades universitarias”.

En la entrevista telefónica advirtió que para él “una cosa es el movimiento y otra son las acciones que deben tomar la universidad y  la autoridad académica. A mí me preguntaron cuáles son las herramientas que tiene la universidad y ahí yo planteé, la última herramienta que tiene la universidad y yo dije que la última herramienta está la legal, que es el desalojo”.

Fuenzalida enfatizó que habló con mucha gente interna al movimiento, “que me preguntaba cuál era mi postura, y yo decía que mi postura era super simple, volver a la normalidad. Nunca estuve contra el movimiento porque tuve conocimiento de muchas de las cosas que se plantearon en el protocolo y que hacía relación con ciertos abusos y ciertos acosos por parte de algunos profesores, lo que me comunicaron por interno. Se plantearon todas las alternativas para volver a la normalidad y no perder tiempo, pero en ningún momento se atacó el movimiento”.

En el estudio Francisca  reaccionó inmediatamente. Recalcó que “no son tres meses perdidos, creo que son tres meses de arduo trabajo por parte de la asamblea, donde se logró el 100% del petitorio, por todos lados esto es una victoria, la universidad no es sólo ir a sentarse a escuchar a un profesor”. 

En respuesta, el diputado criticó las acciones del consejo académico de la ULS, “si aceptaron el 100% del petitorio ¿por qué no lo aceptaron antes? Mi crítica va dirigida a las autoridades universitarias porque dan una respuesta que pudieron dar hace tres meses. Y ahora van a meter tres meses de clases en uno”.

En paralelo Laura refutó que hay una recalendarización, “no son tres meses en uno, pensemos en el perfil de egreso, qué profesionales queremos formar si dentro de nuestra universidad se toleraba el acoso”. Francisca complementa “eso de estar hablando qué haremos tres meses de clases en uno es totalmente falso”.

 



La recalendarización que normará las actividades durante los próximos meses.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X