• Doña Fresia se quedó sentada en el living junto a otros abuelitos que residen en el hogar. Su pareja, don Mario, se despide con amor
  • La nieta de Fresia, María José Velásquez, se mantiene fuerte en todo momento, acompañando a su abuela en el traslado
  • A la salida del hogar ubicado en la Avenida Estadio de La Serena, la pareja es acompañada por Pablo Elgueta, coordinador regional del Senama
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Este miércoles, en compañía de su familia, la mujer quien padece de Alzheimer fue evaluada por personal médico del recinto y podrá recibir la atención que necesita.

“Llegó el minuto de la despedida, pero estoy satisfecho porque está en buenas manos y es lo que más me reconforta”.

Así se expresó don Mario Núñez al dejar a su señora, Fresia Farías, en el Hogar La Visitación de María de Fundación Las Rosas la mañana de este miércoles, lugar donde vivirá acompañada de otros adultos mayores y en el que recibirá la asistencia necesaria por parte de personal especializado para tratar su enfermedad.

El traslado se efectuó en un taxi dispuesto por el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) desde el inmueble donde reside la pareja, ubicado en la Avenida Estadio de La Serena, hasta el recinto emplazado en el sector Cuatro Esquinas.

"A partir de ahora nos enfocaremos en mejorar la calidad de vida de Fresia y reducir en lo que más se pueda la progresión de su enfermedad", indicó el director administrativo del hogar n° 14 de Fundación Las Rosas, Leonardo González.

Ya en el establecimiento, Fresia fue recibida por trabajadores, mientras que a sus familiares, Don Mario y a su nieta, María José Velásquez, les explicaron los procedimientos e indicaciones a seguir como apoderados. Tras llenar un formulario, se adelantó una evaluación general a la mujer, se hizo entrega de sus artículos personales y ropa,  para finalmente ser ingresada como residente del hogar.

LEA TAMBIÉN: Sorprendente caso revela necesidad de mejorar asistencia dirigida a pacientes con Alzheimer

 “Voy a venir a sacarla los sábados en la tarde y el domingo la devuelvo con ayuda de la nieta, para que nunca se olvide de mí, ni tampoco olvidarme de ella, porque estuvimos 28 años juntos. Es una despedida física no más porque siempre va a estar conmigo”, manifestó el hombre al equipo de El Día en las afueras del lugar.

PROCESO DE INGRESO.

La emocionante historia por fin tiene un final feliz. La mujer de 65 años padece Alzheimer y su cuidador, el hombre de 71 años, es chofer de un microbús de la línea Liserco. Desde hace 2 años, Don Mario se veía a obligado a llevar a Fresia en el vehículo de locomoción colectiva al no tener con quien dejarla.

Un reportaje publicado el pasado domingo en las páginas de El Día plasmó la vida de estos adultos mayores en detalle y su situación a bordo del microbús fue difundida en redes sociales por una pasajera. Con el paso de los días, el relato se viralizó, y diversos medios de comunicación nacionales lo compartieron.

En el hogar perteneciente a la Fundación Las Rosas, el director administrativo Leonardo González se refirió al proceso que se ha realizado con Fresia.

"Este ingreso se viene tramitando desde el mes de septiembre, momento en el cual Mario entregó toda la documentación. A partir de allí, los antecedentes fueron enviados a Santiago como prioridad y debido a la alta demanda que tenemos, tras algunas semanas se pudo encontrar un cupo y concretar su ingreso", insistió.

En relación a los cuidados y al trabajo que desarrolla el hogar con personas que padecen Alzheimer, el profesional señaló que el 80% de los residentes tiene algún problema o daño cognitivo.

"Cerca de 50 de los 98 residentes que tenemos padecen Alzheimer. En el caso de Fresia, su enfermedad no está tan avanzada y le queda mucho por vivir aún, por eso nos enfocaremos en mejorar su calidad de vida y reducir en lo que más pueda la progresión", agregó.

Por su parte, el coordinador regional del Senama, Pablo Elgueta, quien acompañó a la pareja durante el traslado, destacó las gestiones realizadas por el servicio.

"Estamos muy contentos de haber logrado este cupo acá en la Fundación Las Rosas. Nosotros realizamos las gestiones a finales del mes de septiembre para ayudarlos con el ingreso en algún establecimiento de larga estadía de la zona, lo que finalmente se concretó el día de hoy”, dijo.

NUEVA  VIDA.

Después de darle un beso de despedida a Fresia, don Mario señaló que se tomaría el día para terminar de comprar algunas cosas que le faltaron.

“He recibido un apoyo económico bastante grande de parte de los televidentes y de otras personas que vieron mi situación, por lo cual estoy muy agradecido con ellos, con ustedes (los medios de comunicación), con el Senama y ahora con la Fundación Las Rosas. Los dos últimos años fueron los más duros, pero hemos llegado a buen puerto para ella”, resaltó.

8 pacientes del hogar La Visitación de María tienen menos de 65 años y padecen Alzheimer

Por último, don Mario indicó que se refugiará en su trabajo a partir de este jueves.

“Ahora me podré levantar a las 5:00 de la mañana y trabajar hasta las 10:00 de la noche si yo quiero. Si lo puedo hacer lo voy a haré, porque así mi mente estará ocupada en otras cosas”, reflexionó. 6101i

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X