• Mónica y Guillermo recuerdan con orgullo al pequeño Martín Montaño, fallecido a los 10 años de edad.
  • Martín destacó en el colegio Domingo Santa María y en Andrés Bello.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El niño de diez años de edad murió electrocutado en una piscina del Complejo Turístico Puerto Laguna en la comuna de Ovalle. Las investigaciones apuntarían a faltas en la seguridad del recinto, que podrían desencadenar en un proceso penal formal contra los responsables.

Fue hace poco menos de dos años cuando la vida de la familia Montaño López cambió para siempre. El fin de semana previo a Fiestas Patrias de 2017, Martín, uno de sus hijos -de tan solo diez años de edad- murió electrocutado al interior de una de las piscinas del Complejo Turístico Puerto Laguna, en la comuna de Ovalle.

Leer también: Muere niño electrocutado en parque acuático de Ovalle

Lo que para esta familia serenense iba a ser una tarde de descanso familiar, terminó en tragedia, cuando recién llegaban al camping. Martín, inquieto como siempre, jugaba con sus hermanos y quiso ser el primero en probar el agua, por lo que tan pronto sus padres le dieron permiso, se lanzó a nadar.

Todo fue muy rápido. El agua estaba electrificada y al intentar salir por la escalera, el pequeño recibió una fuerte descarga, que lo dejó inmóvil en el fondo de la piscina. Guillermo, su padre, entró al agua de inmediato para rescatarlo, pero la electricidad también lo paralizó y con dificultad lograron sacar al hombre de la piscina.

Cortado el suministro eléctrico, que hacía funcionar los toboganes, pudieron sacar a Martín del fondo del agua, llegaron los servicios de emergencias y fue trasladado al hospital de Ovalle, donde se confirmó la lamentable noticia de su muerte.

Salir adelante

Ese día comenzó un calvario que hasta el día de hoy atormenta a Guillermo y a su esposa Mónica. “El dolor me mantuvo varios días aturdido. No lo asimilaba, quería despertar y volver a ese día, no sé por qué, imagino que para tomar una decisión diferente, uno se cuestiona muchas” dijo Montaño a El Día cuando se cumplió un año de los hechos.

El tiempo pasa y los recuerdos de ese septiembre están más latentes que nunca. Nadie espera que una tarde de camping termine en una noticia como la muerte de un hijo, y en lugar del merecido descanso terminar tramitando su defunción, un lugar en el cementerio y comunicarle al resto de la familia lo que había pasado, “fue horrible”, comentan.

De a poco han logrado salir adelante, por sus otros dos hijos, pero “todo se vuelve cuesta arriba” y hoy esperan obtener justicia, la que han esperado impacientes por dos años, conscientes de que los procesos demoran, pero dispuestos a hacer todo lo que esté a su alcance para agilizarlos y llevar “a los responsables ante la justicia”.

Formalización estaría cerca

Guillermo asegura que han sido respetuosos de los procesos y han dejado trabajar a las instituciones, que desde entonces se encuentran indagando en los antecedentes y evidencias para poder esclarecer las responsabilidades penales en el hecho.

Sin embargo decidieron involucrarse y hace algunos meses buscaron asesoría legal. El abogado Enke Fredes preparó una querella, que fue presentada hace algunas semanas en el Juzgado de Garantía de la comuna de Ovalle, que la declaró admisible y dio comienzo a la agilización de la causa.

“Podría existir responsabilidad del propietario de este centro, que tendría que ver con un homicidio culposo o cuasidelito de homicidio. Ahora, también puede haber sido que se haya tratara de un imprevisto", Herbert Rohde, fiscal de Ovalle.

La familia espera que estos procesos den resultados y el fiscal Herbert Rohde pueda formalizar cargos por cuasidelito de homicidio a los responsables de la seguridad en el Complejo Turístico Puerto Laguna. Por ahora deben esperar, pero aseguran que están todos los antecedentes para sustentar una investigación formal contra el administrador del recinto.

Aún se realizan diligencias y dicen estar esperanzados. Sin embargo, aclaran que pese a que podrían llegar buenas noticias para ellos, “esto no compensa la pérdida de un hijo. De todas formas, hay que contestar la pregunta de quién es el culpable en todo esto”, dijo este domingo Guillermo a Diario El Día.

La investigación

Al principio las hipótesis eran varias y así lo indicó en su oportunidad el fiscal, “podría existir responsabilidad del propietario de este centro, que tendría que ver con un homicidio culposo o cuasidelito de homicidio. Ahora, también puede haber sido que se haya electrocutado, pero que se haya tratado de un imprevisto, por lo que los propietarios no hubiesen tenido responsabilidad”, explicó.

Las diligencias para determinar las causas de lo ocurrido fueron tomadas en primera oportunidad por la Brigada de Investigración Criminal (Bicrim) de Ovalle, quienes con sus pericias en terreno pudieron establecer algunos puntos. Si bien la capeta de investigación no ha sido detallada en extenso, existen algunos antecedentes a los que El Día tuvo acceso.

La instalación del tobogán no había sido realizada por personal calificado. Dentro de la estructura metálica existían malas conexiones entre los cables que le permitían funcionar, electrificando la estructura y esta a su vez, el agua de la piscina.

“Tenemos esperanza en que se llegue a formalizar, pero esto no compensa la pérdida de un hijo. De todas formas, hay que contestar la pregunta de quién es el culpable en todo esto”, Guillermo Montaño, padre de Martín.

Fue justamente junto al tobogán que Martín entró en contacto con el agua. Según las mediciones realizadas por los peritos, la mayor intensidad de la electricidad al momento del accidente estaba concentrada en ese lugar, por lo que “si eso mismo hubiese pasado en el otro extremo de la piscina, aun cuando hubiese estado electrificada, al niño no le hubiese pasado nada, ya que por un tema de volumen la corriente se va disipando hasta el otro extremo de la piscina”, explicó Raúl Muñoz, jefe de la Bicrim.

Actualmente es la Bicrim Metropolitana la que está liderando las investigaciones y la causa sigue abierta, aunque todo apuntaría a la responsabilidad de los administradores del recinto, por las malas condiciones en que se encontraban las instalaciones eléctricas.

El destino del parque

Tras la muerte de Martín Montaño, la primera medida tomada por la Seremi de Salud fue cerrar el recinto y dar curso a un sumario sanitario. Tras comprobar las deficiencias que produjeron la electrificación del agua, se determinó cerrar las piscinas.

El complejo tiene además cabañas y áreas de picnic, las cuales si pueden funcionar, aunque se han visto limitadas al no poder funcionar las piscinas, hasta que los desperfectos sean arreglados y puedan abrirlas nuevamente al público.

Se trata de uno de los recintos que hasta hace dos años eran indispensables en los panoramas de vacaciones y Fiestas Patrias para habitantes y turistas en el Limarí. Se fijaron multas de hasta 30 UTM, luego rebajadas a 20, tras realizar oportunamente algunas mejoras.

Una promesa del deporte

Mónica López y Guillermo Montaño se llenan de orgullo al hablar del menor de sus tres hijos. En su departamento del centro de La Serena guardan todas las pertenencias de Martín y lucen con orgullo sus logros.

Siempre le gustaron los deportes y del fútbol pasó al hockey, cuando entró al equipo de su hermano, “nunca tuvo problemas para jugar con niños más grandes y muchas veces defendió en categorías superiores”, revelan.

Se llenó de medallas y trofeos, uno de los cuales hoy lleva su nombre, al igual que las insignias que los uniformes del club Serena Fuego llevan en su pecho.

Pero no solo en el deporte dejó huella, también destacó en los estudios en los colegios Andrés Bello y en Domingo Santa María, llegando también a ser campeón en las Olimpiadas de Matemáticas.

Los sueños de Martín Montaño quedaron frustrados, pero sus padres declaran que no están dispuestos a que su recuerdo muera, mucho menos, que su muerte “quede impune”. El objetivo es que “nadie más tenga que pasar por lo que pasamos”, confiesan, por eso decidieron llegar hasta las últimas consecuencias en busca de justicia.

 

Cronología

17 septiembre 2017

Martín Montaño murió luego de recibir una fuerte descarga eléctrica en una de las piscinas del Complejo Turístico Puerto Laguna, en la comuna de Ovalle.

07 septiembre de 2018

Los sumarios de la Seremi de Salud determinaron fijar en 20 UTM las multas al recinto. La autoridad sanitaria también clausuró el funcionamiento de las piscinas.

16 septiembre 2018

Mientras preparaban una misa para el primer aniversario de la muerte de Martín, sus padres dieron una entrevista a El Día, en la que pidieron justicia por el caso.

06 julio 2019

El Juzgado de Garantía de Ovalle declaró admisible una querella presentada por los padres de Martín contra quienes resulten responsables de su muerte.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X