• Fotografía Poul Franco García. En las calles aledañas a la Escuela José María Caro, los profesores marchan en protesta por una supuesta agresión a la directora del establecimiento.
    Fotografía Poul Franco García. En las calles aledañas a la Escuela José María Caro, los profesores marchan en protesta por una supuesta agresión a la directora del establecimiento.
  • Fotografía Lautaro Carmona. Apoderados de la Escuela Cardenal José María Caro de Coquimbo, junto al concejal Fernando Viveros entregan una solicitud de investigación en la Superintendencia de Educación y dan cuenta de lo sucedido.
    Fotografía Lautaro Carmona. Apoderados de la Escuela Cardenal José María Caro de Coquimbo, junto al concejal Fernando Viveros entregan una solicitud de investigación en la Superintendencia de Educación y dan cuenta de lo sucedido.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona/Poul Franco García
Mientras en el establecimiento acusan que la directora fue golpeada por una apoderada y profesores hacen manifestación, apoderados dan otra versión y acusan a inspector general de agresión y denuncian los hechos ante la Superintendencia de Educación para que se investigue.

Los docentes de la Escuela Cardenal José María Caro, de Coquimbo, realizaron una protesta y paralizaron las actividades académicas en protesta por una supuesta agresión a la directora del establecimiento por parte de apoderados, lo que ha motivado una serie de reacciones, incluso de autoridades.

El origen de la manifestación de los profesores tiene versiones encontradas, puesto que por una parte la directora del establecimiento, Lucy Vásquez, acusa haber sido agredida, los apoderados denuncian lo mismo de parte del inspector general hacia una apoderada, lo que las llevó, acompañadas del concejal Fernando Viveros a pedir a la Superintendencia de Educación que haga una investigación de los hechos.

Y si bien la directora, que supuestamente fue agredida por una apoderada no quiso dar su versión de los hechos, sí habló la docente, Myriam Castillo, quien entregó la versión de los hechos que los llevaron a paralizar las clases.

Narró que la directora del establecimiento, Lucy Vásquez, participó de una reunión solicitada por los apoderados de quinto año básico, donde “todo estuvo bien, pero a la salida ellos venían bajando y una de las apoderadas salió de la reunión y trató de empujar a la directora para que se cayera por la escala. Venía con la jefe técnico y el inspector general, quien la tomó para que no se cayera y al llegar abajo la apoderada siguió pegándole a la directora, siguió agrediéndola con patadas, golpes, cachetadas. Desgraciadamente los niños estaban en talleres de fútbol y el colega tuvo que retirar a los niños y la apoderada estaba con sus hijos, con una niña de 10 años y un niño de dos años y medio, que estaban aterrados de lo que estaba haciendo su madre. Frente a eso la directora los hizo salir del establecimiento y se llamó a Carabineros”, dice parte de la declaración hecha por la docente Myriam Castillo.

“Una de las apoderadas salió de la reunión y trató de empujar a la directora para que se cayera por la escala”. Myriam Castillo, docente.

Más adelante detalla que una vez que llegó la policía uniformada, no saben por qué se llevaron detenido al inspector general, “nosotros frente a lo que ocurrió, porque en este colegio nunca había ocurrido esto,  dijimos tenemos que tomar medidas y por eso estamos en estos momentos paralizados, en apoyo a nuestros directivos, porque como les ocurrió a ellos nos puede pasar a nosotros”, señaló.

Desmienten lo ocurrido

Un grupo de apoderados desmintieron los hechos denunciados por los docentes y junto con concurrir a la Superintendencia de Educación, a denunciar lo ocurrido solicitaron que se investigue seriamente lo ocurrido.

De hecho, la apoderada Fernanda Durán, quien fue sindicada en el colegio como la supuesta agresora de la directora, declaró en la Superintendencia de Educación que todo pasó luego que los apoderados pidieron una reunión reiteradamente por unos dos años con la directora, hasta que por fin las recibió. El motivo, poder exponer el caso de un alumno que provocaría reiterados problemas de conducta, con agresiones a los otros menores y un comportamiento aparentemente inmanejable.

“El inspector me agarró de las manos para que no me acercara haciéndome daño, las apoderadas le decían que me soltara, pero no cedió y me dejó con lesiones que constaté”. Fernanda Durán, apoderada.

En este encuentro con los apoderados la directora Lucy Vásquez de entrada les habría señaló que “ella no estaba para reclamos, que venía a hablar no a escuchar. Pienso que tiene un problema personal conmigo, porque en varias oportunidades pedí la palabra y no me la quiso dar, tuve que interrumpir para poder ser escuchada y la respuesta más sensata que se le ocurrió darnos fue que si no nos gustaba que nos lleváramos los niños del colegio, por lo que todos nos exaltamos y reclamamos. Como no quiso escuchar, cuando salió de la sala yo la seguí, ella iba con el inspector general, con la orientadora y la encargada de convivencia, ahí la increpé y le pregunté porque ya era la tercera vez que me decía que me llevara a los niños del colegio, si yo soy una apoderada responsable, participativa y que colabora”.

La apoderada Fernanda Durán sostiene que frente a la insistencia ante la directora de exigirle que le respondiera porqué era la tercera vez que le decía que se llevara a sus hijos del colegio, la directora del establecimiento “me contestó ‘no te pesco, no te pesco, no te pesco’, el inspector general se puso entremedio de nosotras dos y  frente a mi impotencia de que no me respondía, se devolvió y me amenazó diciéndome ‘tú no sabes con quién te metiste, yo tengo influencias, te equivocaste y voy a llegar hasta las últimas’ y se fue, el inspector me agarró de las manos para que no me acercara haciéndome daño, las apoderadas le decían que me soltara, pero no cedió y me dejó con lesiones que constaté, incluso me dejaron con receta médica”.

Acusan tergiversación de los hechos

Algunas de las apoderadas que concurrieron a la Superintendencia de Educación acompañadas del concejal Fernando Viveros acusaron tergiversación de los hechos y que la directora habría llamado a parar a los profesores, lo que catalogaron de ilegal. Entre las apoderadas que denunciaron y solicitaron una investigación estaban Evelyn Álvarez y Nicole Zambra, Camila Abarcia, quienes además manifestaron su preocupación por eventual trato que podrían recibir sus hijos al retornar a clases.

Manejo del conflicto

El concejal Fernando Viveros, declaró que lo primero que debe esperarse en los establecimientos educacionales cuando se presentas un conflicto, era un manejo adecuado de parte de los directivos, lo que se hacía “respetando el manual de convivencia interna y activando protocolos. Aquí, ha habido un mal manejo por parte de la dirección, respecto a que si tú tienes un conflicto tienes que mediar y buscar acuerdos, ya sea entre los apoderados y profesores, pero al parecer acá no ha existido voluntad por parte de la dirección del colegio y esto ha escalado a tal punto que hoy día hay un grupo grande de apoderados que desmiente la supuesta agresión a la directora. Nosotros le ponemos mucho cuidado a esto, porque cómo es posible que el director de un colegio tan importante de Coquimbo plantee en un montaje que fue agredida cuando tienes 30 testigos que dicen que no existió tal agresión”. 1601

Que se haga investigación seria

El concejal Viveros dijo que se estaba solicitando a la Superintendencia de Educación que realice una investigación seria de lo que ha ocurrido en le Escuela Cardenal Caro. “Que se vea primero si el manual de convivencia y los protocolos fueron respetados y si se hizo todo lo posible porque la convivencia escolar sea positiva. También estamos oficiando al Servicio Local Puerto Cordillera que realice una investigación interna”. Además, el concejal mencionó que le prestarán a la apoderada toda la asistencia civil por la agresión que recibió por parte del inspector general del colegio, “porque aquí lo que está ocurriendo es que la apoderada está acusando que fue tomada de las manos, que se las doblaron y fue atacada con fuerza por parte del inspector general y lo que se estaría intentando es cubrir esta agresión. Por lo tanto, lo que estamos haciendo es pedir una investigación serie y se aclare lo que está ocurriendo”.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X