Crédito fotografía: 
Juan Carlos Pizarro
Los habitantes de la Población Bicentenario en Las Compañías conviven con el temor. Hace menos de dos años que les entregaron las viviendas sociales con beneficio estatal y hay quienes ya quieren marcharse. Aseguran que la inseguridad es demasiada y que la razón es que “no hubo filtro” al momento de entregar los dineros públicos, por lo que el lugar “se llenó de antisociales”.

Lo que pensaron sería la consolidación de un sueño, se ha convertido en una verdadera pesadilla. Así lo está denunciando un grupo de vecinos del Loteo 1 de la población Bicentenario de Las Compañías, quienes indican que desde que se entregaron las 539 viviendas sociales, luego de años-y en algunos casos décadas- de lucha para obtener la casa propia, nada ha sido como esperaban y hoy viven sumidos en el miedo producto de lo que, según ellos, es la inseguridad y el abandono. 

"Vivimos encerrados"

Entregada en febrero del 2018, en principio todo era felicidad. “En mi caso, con mi familia habíamos esperado durante más de 12 años una casa, en distintos comités de vivienda, por eso cuando llegó esta oportunidad, sentimos que era un gran paso, y lo fue, el problema es que no sabíamos con quiénes íbamos a vivir al lado nuestro”, cuenta María Constanza Díaz, presidenta de la Junta de Vecinos, de “La Bicentenario” con quien nos reunimos y nos expuso las principales problemáticas que están enfrentado. 

“Prácticamente tenemos que vivir encerrados”, prosigue, resignada, ya que pese a que frente a su casa existen juegos infantiles, no puede dejar salir a sus hijos a jugar por el temor a que les pase algo. 

La vecina, asegura que desde que llegaron han existido asaltos a plena luz del día, y sería gente de la misma población. “La verdad es que yo pienso que hay gente de acá que derechamente es delincuente. No sé cómo pudieron optar a estas viviendas, donde el Estado nos está subsidiando, personas que han vulnerado las leyes y que lo siguen haciendo”, aseguró María Constanza. 

Un mayo negro

Pero, ¿cuándo empezaron los problemas? La dirigente vecinal relata que fue en el mes de mayo del 2018, a dos meses de haber recibido los inmuebles, cuando se dieron cuenta que el ambiente francamente era hostil. Una vecina le avisó que había sufrido el robo de un galón de gas mientras no estaba en su domicilio, y desde ese momento, lo hurtos no se frenaron más. “Tuvimos 26 robos en un mes. Algunos cuando la gente estaba adentro de sus casas, ahí nos dimos cuenta que estábamos en un lugar peligroso”, asegura la vecina. 

Fue en ese momento cuando el parlamentario Juan Manuel Fuenzalida tomó contacto con ellos y gestionó una reunión en donde estuvieron los vecinos, gente del municipio y de Carabineros, para intentar buscar una solución a la escalada de delincuencia. “Aumentaron las rondas policiales, y la cosa se tranquilizó por unos días, pero después todo volvió a ser igual”, puntualiza Díaz. 

Venta de drogas

Damaris Pino, es otra vecina del sector. A ella, lo que más le preocupa en este momento, es lo que califica como un foco de venta de drogas que se ha instalado justo en el Pasaje Carén, donde reside junto a su esposo e hijos. “Aquí pasa de todo. Llegan los autos a toda velocidad, autos que uno sabe que son robados y han chocado las casas de vecinos. Obviamente que los afectados no hacen nada porque hay mucho de miedo en esto”, precisó. 

Además de la venta, fundamentalmente de pasta base de cocaína, el consumo sería “a diestra y siniestra” por lo que los sujetos organizarían “fiestas” en plena calle. “Toman, fuman, hacen lo que quieren. Generan desórdenes y hasta altas horas de la madrugada. De hecho, se han producido asaltos, ahí mismo. El otro día, como a las ocho de la mañana, le quitaron todo a un caballero y lo dejaron tirado en el suelo. Nosotros como vecinos llamamos a la ambulancia, pero más que eso no podemos hacer”, enfatizó. 

El supuesto acosador

No sólo los robos y la venta de drogas tienen preocupada a la población. El grupo de vecinas con el que nos reunimos aseguran que en calle El Palqui, vive un sujeto que padecería de esquizofrenia. Pero esto no sería lo que les preocupa, sino lo que hace frente a los niños y niñas del sector a quienes acosaría permanentemente. 

Luisa Muñoz tiene una hija de 9 años, y precisa que en una oportunidad el individuo la invitó a su casa y si no es porque otros vecinos intervinieron “no sé qué hubiese pasado”. 

También sería una constante que esta persona se masturbe en plena plaza del sector y que les grite cosas a los menores de edad. “Aquí no hayamos qué hacer con este tema, porque él se escuda diciendo que es enfermo y que no le pueden hacer nada, pero, ¿si llega a hacerle algo más a un niño? La verdad es que su presencia y acciones son bastante peligrosas para nosotros”, apuntó Muñoz. 

¿La solución?

Frente a toda la inseguridad que describen los vecinos que, en algunos casos, los ha llevado a querer irse de sus casas –algo que por ley no pueden hacer- ha surgido un proyecto de ley presentado por el diputado Juan Manuel Fuenzalida (UDI) que, según afirman los habitantes del lugar, podría evitar que sucesos como los que están ocurriendo en su población, se repitan. 

Es el propio parlamentario quien explica la iniciativa, que en términos simples, inhabilita a quienes han sido condenados por delitos sexuales, o relacionados con el tráfico de drogas a postular al beneficio estatal del subsidio habitacional para obtener viviendas sociales. “Está claro que en la mayoría de los casos son ellos los que provocan las situaciones reñidas con la ley en las nuevas poblaciones que el Estado va otorgando a la gente de esfuerzo, de manera que me parece de toda lógica ir segregando”, puntualizó. 

Consultado respecto a si la medida no le parecía discriminatoria, enfatizó en que de ninguna manera. “No es discriminar, porque el subsidio tiene que otorgarse a las personas que tienen un buen comportamiento dentro de la sociedad. Probablemente se generen posiciones contrapuestas cuando tengamos que discutir este proyecto, pero la regla general tiene que ser que las personas que hayan sido condenadas por estos delitos, no reciban este beneficio”, especificó.

Sin cerrarse a cambios

La actual legislación no establece ninguna de las restricciones que plantea el parlamentario junto a la bancada UDI. Según explica el seremi del Minvu (Ministerio de Vivienda y Urbanismo), Hernán Pizarro, los requisitos para postular a un subsidio a la vivienda hoy en día son: tener mínimo 18 años de edad, y contar con cédula de identidad vigente.

Además de estar inscrito en el Registro Social de Hogares (RSH) y no superar el tramo de calificación socioeconómica que exija cada tipo de subsidio. Y por último, tener una cuenta de ahorro para la vivienda con un año de antigüedad y un monto mínimo dependiendo del tipo de subsidio al que se postula, a más tardar el último día hábil del mes anterior a la postulación. Sin embargo, no se cierra a modificaciones.

“En la actualidad no existe discriminación en la postulación a los subsidios habitacionales, pero como Gobierno creemos que toda iniciativa es buena mientras vaya en la línea de robustecer la seguridad ciudadana al interior de los condominios y proyectos habitacionales. El objetivo es siempre contribuir a mejorar el bienestar y la convivencia entre todas las familias”, precisó Pizarro. 

"Es mejor prevenir"

Consultado al respecto el alcalde de La Serena Roberto Jacob, asegura que “el tema es complejo”, pero que se le debe dar prioridad a las personas de esfuerzo y que al momento de postular a estos beneficios, sí se deberían exigir antecedentes. “Entre otorgar el subsidio a una persona que tiene un prontuario policial, y una que no tiene, obviamente que se debería priorizar a este último grupo. Sobre todo si se trata de delitos tan delicados”, manifestó. 

Dice entender la preocupación de los vecinos, ya que la mayoría tiene hijos pequeños, y tienen miedo a que cometan delitos sexuales. “Ojalá eso nunca pasara, pero ante eso, yo prefiero prevenir”, enfatizó. 

Llamado a hacer denuncias

Desde Carabineros, el capitán de la Sexta Comisaría de Las Compañías, Rodrigo Hidalgo, reiteró el llamado a realizar las denuncias respectivas, “no a través de los medios de prensa”, sino que de manera formal en las comisarías, ya que “esta es la única forma  que tengo yo de saber y conocer que se están produciendo determinados delitos en ciertos sectores. Carabineros no trabaja sólo en base a la percepción, sino en base a los datos concretos para poder destinar personal”, manifestó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X