Crédito fotografía: 
El Día
El estudio, de 74 páginas, escudriña los cambios estructurales que ha vivido en los últimos años el empleo en Chile y precisa que en general la educación de los inmigrantes es "algo mayor" que la de la población local.

Los inmigrantes tienen más educación que los chilenos y han ejercido un efecto positivo para el empleo en el país, según un estudio sobre el mercado del trabajo publicado por el Banco Central.

El estudio, de 74 páginas, escudriña los cambios estructurales que ha vivido en los últimos años el empleo en Chile y precisa que en general la educación de los inmigrantes es "algo mayor" que la de la población local.

"El flujo de inmigración en los últimos años ha sido muy significativo, contribuyendo al crecimiento de la fuerza de trabajo y el empleo", subraya el documento, uno de los primeros que analiza el flujo migratorio que ha generado amplios debates en el país.

Ello porque todavía no se ha podido cuantificar el impacto de la inmigración en los salarios y en la fuerza de trabajo, pues el empleo, a diferencia de otros indicadores como la inversión o el consumo, no ha mostrado una clara recuperación este año, según el texto.

Mercado heterogéneo 

Según datos gubernamentales, en Chile hay actualmente alrededor de 1.090.000 inmigrantes, correspondiendo los principales contingentes a venezolanos, peruanos, haitianos, colombianos, bolivianos y ecuatorianos.

El informe advierte sobre la composición del mercado laboral, ya que si bien el trabajo informal ha disminuido y tiene un "menor peso" que en otros países de la región, "continúa muy por encima de los estándares de países desarrollados (en torno a un 30 % de la fuerza de trabajo, en comparación con el 12 % promedio de la OCDE)".

El estudio concluye que el mercado del trabajo en Chile se caracteriza actualmente por una alta heterogeneidad y movilidad interna, lo que ha permitido "responda con mayor flexibilidad al ciclo económico y al shock migratorio de los últimos años, sin generar grandes cambios en materia de desempleo".

Reconoce, sin embargo, un impacto en los salarios, al advertir que "la revisión metodológica de las encuestas de remuneraciones, así como las encuestas de empleo, no están diseñadas para lidiar con cambios poblacionales sorpresivos".

Sugiere en ese contexto que el flujo migratorio podría explicar la desaceleración salarial que muestran diversos indicadores, en el marco de un mayor dinamismo del mercado laboral.

La explicación, según el emisor, es coherente con la información cualitativa que se recoge del Informe de Percepciones de Negocios, donde se reconocen menores presiones salariales por efectos de la mayor oferta laboral.

Al mismo tiempo, por tratarse de un shock de oferta, este mayor dinamismo sólo lleva aparejada una presión acotada sobre la inflación, sostiene.

Alta rotación

El estudio también apunta a la alta rotación de la fuerza de trabajo, pero admite que hay segmentos de la misma para los que esa característica no conduce a mejoras salariales ni ganancias de productividad.

"En esta dimensión, la desigualdad económica y un menor potencial de crecimiento de largo plazo parecen tener un factor de interacción que debe ser analizado en profundidad", advierte.

El texto muestra además que ha aumentado la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo mientras se ha reducido la de los jóvenes, en línea con la mayor cobertura de educación superior para las nuevas generaciones.

Según el análisis, los salarios reales han crecido con fuerza para todos los niveles de ingresos, pero persiste una alta dispersión salarial que se relaciona con las diferencias en la duración del empleo (rotación), o sea que los salarios más altos tienden a coincidir con relaciones laborales más duraderas.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X