Crédito fotografía: 
Referencial
A juicio del presidente del Banco Central, Mario Marcel, que Chile cuente con fundamentos macroeconómicos sólidos no es coyuntural, sino que se ha apoyado en instituciones sólidas.

El presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, afirmó que entre las seis mayores economías latinoamericanas, la de su país ha sido "la menos afectada" en los tres últimos períodos de volatilidad que han afectado a la región.

Lo anterior, "no es fruto del azar, sino de un largo proceso de aprendizaje y perfeccionamiento de políticas macroeconómicas", aseguró Marcel, al exponer en la tercera conferencia anual que la agencia Moody's celebró en Santiago.

En un plano general, Marcel dijo que el ciclo de recuperación tras la crisis financiera internacional y de la zona Euro parece estar concluyendo, con lo cual se ha acercado también el fin de las políticas monetarias expansivas que los bancos centrales del mundo desarrollado han aplicado por casi una década.

Este proceso se ha vuelto más incierto con la aplicación de una política fiscal procíclica en Estados Unidos, lo que ha reducido su sincronía con Europa y Japón, presionando precios claves, advirtió.

Así, aunque las expectativas de crecimiento y condiciones financieras siguen siendo positivas, se hacen más escasas las sorpresas positivas en países desarrollados, las bolsas se ven volátiles y las percepciones de incertidumbre aumentan, añadió.

La incertidumbre internacional, con la aceleración de la normalización monetaria en países desarrollados, y la escalada de los conflictos comerciales, "se ha traducido en una mayor volatilidad de flujos de capitales en el mundo emergente con su respectivo impacto en el tipo de cambio", explicó.

Insistió, en ese contexto, que la economía chilena ha sido la menos afectada en los tres últimos periodos de volatilidad por esa situación entre las seis mayores economías latinoamericanas, pero se preguntó "¿Por qué, si es más abierta al exterior, parece más resiliente a los choques externos?".

Destacó, entre otras razones, que a pesar del bajo ritmo de crecimiento en los últimos cuatro años, "los fundamentos macroeconómicos de la economía chilena se mantienen sólidos".

El "déficit en la cuenta corriente (de la balanza de pagos) es menor al 2 % del producto", comentó, y subrayó que la importancia de los fondos soberanos implica que la deuda neta del Gobierno sea casi inexistente, a pesar del incremento de la deuda bruta en los años recientes.

Destacó además que la inflación se ha mantenido bajo control (2,7 % en 2016, 2,3 % en 2017, 2,5 % interanual en junio de 2018), lo que ha permitido que la política monetaria sostuviera una orientación acomodaticia, que el Banco Central actualmente espera mantener hasta que la tasa de inflación converja a la meta.

El emisor ha mantenido durante 14 meses, hasta el pasado julio, en un 2,5 % anual la tasa rectora de la economía (interbancaria) y espera mantenerla hasta que la inflación converja hacia un 3,0 % interanual, en el centro del rango meta que mantiene para un horizonte de 24 meses, de entre un 2 y un 4 %.

A juicio de Mario Marcel, que Chile cuente con fundamentos macroeconómicos sólidos no es coyuntural, sino que se ha apoyado en instituciones sólidas.

Destacó además el presidente del Banco Central, que en Chile es autónomo, la expansión del 4,9 % interanual que anotó la actividad económica del país el pasado junio, con la que "se completaron cinco trimestres seguidos en que el crecimiento supera al trimestre precedente".

Advirtió en ese contexto que "el actual momento de la economía internacional no admite complacencia. Es una oportunidad para fortalecer las bases del crecimiento y prepararnos para tiempos más difíciles".

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X