Antes que descalificar anticipadamente al futuro presidente de Brasil, los miembros de la dirigencia del PT, el partido de Lula, debieran hacer un profundo mea culpa y tras el cual de seguro llegarán a la conclusión, que ellos mismos, en la forma y en el fondo, fueron los que llevaron literalmente en un palanquín a Bolsonaro a ganar ampliamente las elecciones, cuando permitieron que la nefasta corrupción se fagocitara los cimientos de la democracia brasilera, situación que llevó al descontento y frustración de los brasileños, situación que reflejaron plenamente al elegir la opción de Bolsonaro antes que la del candidato de Lula, quien la lideraba desde la cárcel por estar condenado por corrupción... Más claro que echarle agua... Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X