Una vez más, y como ésta han existido innumerables otras, en que queda de manifiesto que en Chile, sus autoridades y en especial sus tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial no han hecho nada para elevar las exigencias que cualquier chileno debería cumplir como mínimo para postularse al Congreso, hoy solo se requiere ser chileno, Licencia Secundaria y respirar, sin lugar a ninguna duda, con tan exiguos requisitos por cumplir, no debería ser sorpresa para nadie todas las desafinadas e improductivas acciones que los noveles parlamentarios acometen y por qué no decirlo, varios que llevan varios periodos también... Raya para la suma, mientras en nuestro Chile y lo repito una vez más, se exijan más requisitos para ser Repartidor de Pizzas en moto que para postular al Congreso, es lo que hay, porque no cuadra que cualquier chileno que quiere postular a un trabajo y en especial de alta responsabilidad, deba cumplir una exigente lista de requisitos y pruebas de conocimientos y resulta que para los postulantes al Congreso, en el que deberían fiscalizar, legislar y representar a todos los chilenos, sin dudas una gran responsabilidad y corríjame usted si estoy errado, simplemente los requisitos que deben cumplir, en absoluto son concordantes con sus posteriores obligaciones parlamentarias, claro dirán algunos, para eso están los batallones de asesores, para que los apuntalen y pagados por todos los chilenos, situación de la que no gozamos en absoluto los chilenos en nuestros trabajos, porque el que no sabe, no sirve y se va para su casa, digamos la verdad, ni siquiera alcanza a postular al trabajo. Como que llegó la hora de ponernos serios y aumentar las exigencias, hoy no basta solo con las ganas y el apoyo político-partidista para llegar al Congreso, Chile necesita urgentemente mucho más que eso, los desafinados e improductivos hechos del día a día de algunos parlamentarios, en la forma y en el fondo hacen impostergable que nuestras autoridades competentes legislen al respecto para que nuestro Chile tenga el parlamento que se merece y a la vez muy acorde con las exigencias de los tiempos que hoy se viven. Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X