La “respetuosa”, pero “categórica” declaración para presentar su desacuerdo y rechazo al plan de retorno de haitianos a su patria que realizó la Plataforma Nacional de Organizaciones Haitianas en Chile debiera llevar a realizar una profunda investigación para determinar las responsabilidades de nuestras autoridades gubernamentales que cursaron las invitaciones y literalmente abrieron las fronteras de Chile a extranjeros, en particular a haitianos, que vieron en Chile a un país con muchas oportunidades y que no tomaron los recaudos pertinentes, al permitir su masiva llegada al país y sin contar con las condiciones adecuadas para recibirlos y así cumplir con sus sueños de progreso que no podían hacer realidad en su propio Haití... La recurrente imagen de númerosos haitianos vendiendo un conocido chocolate en nuestras calles y buses es la mejor prueba de que las cosas se hicieron mal desde la partida y ahora el “invitarlos” a volver a su patria es el funesto colofón. Simplemente quienes los invitaron a Chile y no se preocuparon de tener debidamente preparada la casa para recibirlos y atenderlos, es hora que asuman sus responsabilidades..., aunque hoy estén ejerciendo otras labores en el extranjero, y más aún todavía quienes hoy están “muy preocupados(as)” de los DDHH de los emigrantes en el mundo en la mismísima ONU... ¡Algo no cuadra! ¡Los haitianos tienen todo el derecho a pedir explicaciones! Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X