• La menor de edad fue llevada a un centro asistencial para atenderla por las lesiones que le ocasionaron, mientras su madre y el presunto abusador sexual, están a la espera de la acusación formal por parte de la fiscalía guatemalteca
Crédito fotografía: 
Twitter
Las autoridades están investigando si la menor ya había sido abusada sexualmente por el sujeto, en complicidad con la mujer que la trajo al mundo y se supone debía protegerla.

La Policía Nacional Civil de Escuintla, Guatemala, fue alertada por los vecinos de la localidad La Gomera, quienes escucharon los gritos desesperados de la niña. Su madre y su pareja eran los presuntos verdugos de la pequeña.

Como pudieron, un colectivo de lugareños ingresó a la vivienda, a la fuerza. Encontraron la perturbadora escena. El periódico local Prensa Libre, fue el que reveló los detalles este pasado martes 27 de noviembre, estremeciendo con el relato y recordando la triste realidad a la que siguen siendo sometidas las niñas guatemaltecas.

Retuvieron a la pareja, conformada por la madre de la menor, identificada como Ángela Guadalupe Baiza Valladares de 30 años y su pareja Lorenzo Gutierrez de 64, quien al parecer no es el padre de la pequeña víctima.

Esperaron a que los agentes policiales llegaran a la escena, y ahí les relataron que encontraron a la niña, siendo quemada de sus piernas en “castigo” por “no dejarse ultrajar” por Gutierrez. La autora del abuso físico, era según las versiones de los lugareños, la madre de la niña. De inmediato los esposaron y fueron llevados a una comisaría local.

Tienen en su contra el testimonio de los vecinos que detuvieron la agresión contra la pequeña, quien a su corta edad estaría luchando por evitar una violación sexual. Las autoridades están investigando si la menor ya había sido abusada sexualmente por el sujeto, en complicidad con la mujer que la trajo al mundo y se supone debía protegerla.

La menor de edad fue llevada a un centro asistencial para atenderla por las lesiones que le ocasionaron, mientras su madre y el presunto abusador sexual, están a la espera de la acusación formal por parte de la fiscalía guatemalteca.

Los abusos sexuales que siguen siendo noticia en Guatemala

La aberrante historia del abuso de una niña de tan solo 6 años, no es única en un país que sigue registrando decenas de miles de casos similares, de forma anual.

Ana Patricia Sagarminaga de Jacinto, fue capturada en 2015, luego de ser denunciada por obligar a abortar a su hija, quien quedó embarazada de su padre, también en el departamento de Escuintla.

Byron Estuardo Jacinto Méndez, de 48 años, el presunto violador de la adolescente, estaba recluído por portación ilegal de arma de fuego, pero una denuncia activa en su contra, agravó más su situación judicial, derivando en la captura de su esposa, Sagarminaga, por complicidad en los hechos.

En 2016, en Chiquimula, al oriente guatemalteco, una mujer fue detenida por presuntamente prostituir a sus 3 hijas adolescentes, entre los 14 y 16 años, ofreciéndolas a hombres de la tercera edad a cambio de 873 pesos chilenos.

Una de las jóvenes se encontraba embarazada al momento del arresto de su madre, denunciada por sus vecinos.

En Guatemala, durante los primeros siete meses del 2015, ya se registraban 51 mil embarazos de jovenes menores de 19 años, cifra superada un año antes, cuando se contabilizaban 71 mil, según los datos del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva, OSAR.

La realidad, para ese entonces, ya se pintaba difícil en otras naciones de Centro y Suramérica. En Nicaragua, por ejemplo, se hablaba de un 28% de madres jóvenes, menores de edad. En Honduras, de un 26%, Guatemala y El Salvador con 24%. Más alla de Centroamérica, en República Dominicana, los registros eran del 25% y en Ecuador, del 21 %.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X