Crédito fotografía: 
Crónica
El inmueble que la pareja arrendaba, está ubicado en la ciudad Posadas, en la Provincia de Misiones, fronteriza con Paraguay y hasta este lugar llegó la policía, luego que un vecino denunciara un terrible olor en su interior

Al observar el perfil de Facebook de Juan Martín Carleris, de 25 años, era, aparentemente, un joven normal, amante de la banda Guns N´ Roses y de los instrumentos musicales.

A Natalia Samaniego, de 22 años, no la tenía entre sus “amigos” de esta red social, pero la llevó a vivir con él hace dos meses, según consignan periódicos argentinos como Crónica, que informa de este crimen como una historia espeluznante, en varios capítulos.

El inmueble que la pareja arrendaba, está ubicado en la ciudad Posadas, en la Provincia de Misiones, fronteriza con Paraguay y hasta este lugar llegó la policía, luego que un vecino denunciara un terrible olor en su interior. Horas antes, el propietario intentó cobrarles la renta, sin éxito.

Luego de llamados sin respuesta, vino el ingreso de las autoridades, descubriendo a un hombre tirado en la cama. Era Juan Martín, quien estaba inconsciente, al parecer bajo los efectos de alucinógenos. Pero los uniformados buscaban la fuente del terrible olor que ya inundaba la cuadra completa.

Este, los condujo al refrigerador. Cuando lo abrieron encontraron envuelto en sábanas, el cuerpo sin vida de una persona. Era Natalia, quien en estado de descomposición había sido presuntamente asesinada por su pareja.

La carta que sella un pacto con Lucifer

Un grupo se hacía cargo de reanimar a Juan Martín y el otro, de sacar el cuerpo de Natalia.

El olor es descrito por quienes estaban en el lugar de los hechos, como “insoportable” y se estableció a simple vista que llevaba 5 días metido en la “heladera”, como lo describe la prensa del vecino país.

Debido a su avanzado estado de descomposición, no pudo establecerse en primera instancia la causa de muerte. El Servicio Médico Legal argentino, trabaja actualmente para establecerla, aunque no se descarta el envenenamiento.

Lo anterior toma fuerza, debido a que el joven había escrito una carta en la que asumía una especie de “pacto con el diablo”.

“Lucifer te entrego mi cuerpo para salvar el alma y corazón de Natalia”. No hubo intención de Carleris, de deshacerse del cadáver de su novia.

El tatuador oriundo de Chaco, y quien se describe socialmente como ex jugador de Chaco For Ever, convivió casi una semana con el cadaver de su pareja, con un fin que, raya en la demencia y terminó en crimen.

Un juez de instrucción, identificado como Marcelo Cardozo, declaró que el cuerpo no tenía signos de descuartizamiento y que el supuesto hechor, había tratado de envenenarse con Clonazepán.

Uno de los vecinos declaró a las autoridades y a la prensa apostada en el sitio de esta tragedia “es un olor que voy a recordar por siempre”, refiriéndose a la incomodidad de permanecer en sus casas con el olor a muerte, envolviéndolo todo.

Entre tanto, la investigación no se detiene. No hubo denuncias de violencia de género, que pudieran explicar la decisión de Juan Martín. Tampoco ha sido consignada alguna conversación de Natalia, con terceros, sobre una conducta anormal de su pareja.

Todo acabó con un “pacto”, con la vida de la joven mujer y con su novio hospitalizado, pero fuera de peligro, para responder a las autoridades por sus incomprensibles actos.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X