Crédito fotografía: 
Internet / Referencial
La corte comunicó a ambos países las fechas para la presentación de alegatos escritos sobre la contrademanda, para que Chile presente su réplica hasta el 15 de febrero de 2019 y Bolivia su dúplica hasta el 15 de mayo del próximo año.

El Gobierno de Bolivia calificó de "importante" la decisión de La Haya de mantener la fase escrita en la disputa con Chile sobre las aguas del Silala, porque permite reforzar sus argumentos con nuevos estudios técnicos.

"Es importante que se dé todavía esta fase escrita", dijo a los medios el canciller boliviano, Diego Pary, sobre la decisión de la Corte Internacional de Justicia no dar paso a la etapa oral.

Pary recordó que Bolivia respondió con una contrademanda al pedido chileno ante este tribunal de Naciones Unidas, pero sólo pudo presentar hasta ahora un escrito comunicando esta actuación suya.

La fase de dúplica por escrito concedida por la corte con sede en La Haya (Países Bajos) "permite que Bolivia pueda complementar sus argumentos, presentar los estudios técnicos especializados realizados", subrayó el responsable boliviano de Exteriores.

"Permite que Bolivia pueda complementar sus argumentos, presentar los estudios técnicos especializados realizados", Diego Pary canciller boliviano

Al respecto, recalcó que su país podrá "finalmente establecer las bases centrales de sus argumentos por los que presentó la contrademanda" el pasado agosto.

El canciller apuntó que desde entonces su país reforzó el equipo jurídico ante la demanda chilena y contrató estudios con empresas especializadas de países como Dinamarca, para afianzar sus argumentos.

La corte comunicó este viernes a ambos países las fechas para la presentación de alegatos escritos sobre la contrademanda, para que Chile presente su réplica hasta el 15 de febrero de 2019 y Bolivia su dúplica hasta el 15 de mayo del próximo año.

Chile defiende que el Silala debe ser considerado un río internacional porque de los 8,5 kilómetros que mide 4,7 están en su territorio, mientras que los restantes 3,8 recorren Bolivia.

El Silala nace en el Potosí boliviano y cruza la frontera hasta desembocar en otro curso fluvial en Chile, pero su uso y estatus ha erosionado las relaciones entre Santiago y La Paz en los últimos veinte años.

Chile demandó a Bolivia en 2016 para evitar que el país vecino impidiera el flujo de esas aguas, pero Bolivia presentó el pasado agosto una contrademanda.

Según La Paz, las aguas del Silala eran originalmente unos manantiales, pero fueron canalizadas artificialmente hacia la frontera por unas obras chilenas a principios del siglo XX en territorio boliviano.

Por esa razón, Chile haría un uso abusivo de las aguas sin compensar económicamente a Bolivia, según este país.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X