Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Entre sus principales ventajas se cuenta que actualmente existen puntos públicos de abastecimiento de energía que no tienen costo, lo que significa un ahorro importante, además que se pueden cargar incluso en la casa, por un valor aproximado de entre $1.500 y $2.000.

Expertos a nivel global han coincidido en que la electromovilidad es una tendencia que llegó para quedarse. La señal más potente vino desde China, que anunció que eliminará la producción y venta de vehículos de combustión interna. Si bien no fijó plazos, la decisión ha llamado la atención toda vez que se trata del mercado automotor más grande del mundo.

Al país asiático se sumó Francia, que también quiere prohibir la venta de autos a diésel y gasolina a partir del año 2040. Holanda y Alemania pretenden hacer lo mismo hacia 2025 y 2030.

En Chile, sobre todo en Santiago, ya se han generado avances en esta materia y existen algunas líneas de taxi, por ejemplo, que cuentan con flotas solo de autos eléctricos, además de que se encuentran en circulación varios buses con esta tecnología. Pero ¿Qué pasa con las regiones?.

Ya hay marcas interesadas en llegar a la zona

En el país a la fecha ya son diversas las marcas de automóviles que están trayendo autos eléctricos, entre las que se cuentan Renault, Citroën, Peugeot, Nissan, BMW, Porsche, Mitsubishi, Volvo, Hyundai y Mercedes Benz.

El Día realizó un sondeo por las principales automotoras para corroborar si existe la intención de comenzar la comercialización en la zona de este tipo de vehículos. En la mayoría de los casos nos han señalado que lo tienen entre los planes, pero varía si es en el corto o largo plazo.

Paulina Cerda, consultora de ventas de Automotora Gildemeister, manifiesta que efectivamente están prontos a hacer el arribo a la zona con su modelo Hyundai Ionic. La ejecutiva señala que de hecho una empresa privada estaría desarrollando un proyecto un plan para instalar varias electrolineras “que se van a empezar a implementar en todo el norte de Chile”, lo que han visto con muy buenos ojos para comenzar a mirar este mercado.

“Yo creo que van a llegar a corto plazo, porque hay planes piloto que se están implementando en otros lugares del país, no solamente Santiago y ya están trabajando con nosotros en la adquisición de nuevos vehículos”.

De hecho, agrega “estoy trabajando directamente con varias empresas y van a haber varios lanzamientos a corto plazo de electrolineras al norte del país, o sea, en poco tiempo más van a tener noticias”, sostiene.  

Rodrigo Lanas, jefe de ventas de Valentini Automotriz, señala que actualmente en la marca Renault están comercializando el modelo eléctrico Kangoo “pero básicamente como vehículos comerciales” y que a fines de año o principios de 2020 se va a empezar a comercializar el modelo Zoe, que es un city car.

Desde la región, dice, a la fecha pueden ser adquiridos solo por encargo. No los han traído definitivamente, dice, porque se encuentran con la limitación de que “no están las infraestructuras para poder hacer las cargas de esos vehículos, porque necesitan de una electrolinera”.

En todo caso, una vez que éstas comiencen a instalarse en mayor número, plantea “seguramente se va a masificar su venta y yo creo que además las personas están esperando las políticas de subvención que se van a dar para los vehículos eléctricos”.

En todo caso, especifica, sin lugar a dudas será una tendencia en el futuro. “Podrían llegar, existen las expectativas de que debiese hacerse sí o sí un trabajo con respecto a los vehículos eléctricos de aquí a un tiempo no muy lejano”.

Por su parte, Jorge de la Jara, gerente comercial de Callegari, señala que por el momento no están trayendo esta tecnología, solo modelos hídricos que funcionan con motor a combustión y eléctrico, pero no requieren carga. “No tenemos vehículos 100% eléctricos todavía de nuestras 3 marcas para ser comercializados en Chile”, pero afirma que no se descarta en el futuro. 

Buses eléctricos, la primera señal

La semana recién pasada, la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, dio una señal importante en esta línea. La secretaria de Estado anunció que el Ejecutivo prontamente anunciará un plan que pretende traer buses eléctricos a la región, similares a los que ya están circulando en la capital, con el objetivo de establecer un corredor de transporte público.

Esto debería traer consigo la instalación de terminales de carga y electrolineras, necesarias para el abastecimiento de energía.

La ministra coincide en que estas acciones podrían dar un impulso al uso de vehículos eléctricos, primero de locomoción colectiva, porque esta cartera está incentivando la renovación de estas máquinas a través de subsidios más altos para quienes opten por ellos, y segundo, para el uso particular.

“En Santiago se ha ido dando así y ya hay varios experimentos. Me tocó inaugurar hace poco una electrolinera que está afuera de un edificio, los más modernos que están haciendo en Santiago. Es una señala que van a ir proliferando”, precisó la autoridad.

Las ventajas: menos costos en energía y mantención

Víctor Azocar en uno de los conductores de la flota de taxis Engie, que cuenta solo con automóviles eléctricos y actualmente realiza traslados desde y hacia el aeropuerto de Santiago.

Cuenta que el vehículo tiene una autonomía por carga de 280 kilómetros. “Se puede hacer por dos vías, tiene un cargador el que se puede enchufar en la casa entre 8 a 12 horas, se deja toda la noche. La otra opción es una electrolinera, donde la carga se demora 20 minutos, pero tiene un costo ínfimo”, explica.

El Día tuvo la posibilidad de transitar en este auto por las calles de la capital. En cuanto a equipamiento, no tienen nada que envidiarle a los modelos a combustión convencionales, tienen aire acondicionado, buenos espacios y lo mejor de todo es que la generación de ruido es mínima, solo se siente el roce de los neumáticos con el pavimento.

En cuanto a gasto energético, la diferencia sería lo más destacable, a juicio de este conductor, considerando además las constantes alzas de precio que registran los combustibles. “Las electrolineras que existen son públicas, por lo tanto se reduce el costo de forma considerable, además, lo que se gasta por enchufarlo en la casa no es más de 2 mil a 3 mil pesos”, precisa.

Así también lo destaca el seremi de Energía, Álvaro Herrera, quien señala que estos vehículos pueden llegar a ser hasta 4 veces más eficientes que los convencionales “son más silenciosos, requieren menos mantención y son más limpios”.

La autoridad recalca que según estudios realizados, un vehículo eléctrico emite cerca de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero que uno convencional. “Adicionalmente, utilizan tres veces más cobre que los vehículos de combustión interna, y se espera que al 2025 cerca del 40 por ciento de la producción mundial de litio se destine a vehículos eléctricos”, precisó.

Por su parte Paulina Cerda, cuenta que ellos están comercializando en Chile el modelo Hyundai Ionic. En cuanto a las características, detalla que tiene una autonomía de 250 kilómetros y cuenta con 2 dispositivos, uno para carga rápida y otro para carga lenta.

Si el abastecimiento de energía se hace en una electrolinera, tarda 15 a 20 minutos  “y en este momento las electrolineras funcionan de forma gratuita. Me imagino que a futuro van a cobrar, pero seguirá siendo muy competitivo, por lo que el ahorro que se genera es bastante considerable”, explica.

Se puede también cargar en la casa, con un cargador, lo que demora entre 8 y 12 horas. “Requiere de una carga de consumo domiciliario de $1.500 a $2.000 pesos por carga, lo que también es bastante menor”, precisa la ejecutiva.

Además, cuentan con un sistema a través del cual, a través de la fricción que se genera al circular, “se va autocargando dependiendo de qué velocidad va. Si vas a una velocidad constante o específica, el auto tiene posibilidad de recargarse, con lo cual puedes tener más rendimiento”.

En este sentido, destaca que si se saca un promedio de consumo de energía versus consumo de bencinas se genera una diferencia importante “además en Santiago están exentos del pago de impuesto verde y no tienen restricción vehicular”.

A eso se suma, agrega, que la mantención es mucho más económica, pues no requiere, por ejemplo, cambios de aceite. Además, los recintos de venta ya se están especializando en este tema. “Nosotros en todos los talleres donde distribuyen los vehículos eléctricos ya tenemos los equipos implementados, mecánicos y profesionales calificados para hacer la mantención, que puede hacerse sin ningún problema”.

Desventajas: Falta de electrolineras y el precio

En Santiago este tipo de vehículos se ha masificado de mayor forma pues ha proliferado con mayor rapidez la instalación de los puntos de carga, lo que aún no ocurre en la Región de Coquimbo, donde actualmente existen 2 de estas electrolineras, una de carga pública instalada por CGE, en el sector del Barrio Inglés de Coquimbo, dentro de un plan de la compañía por contribuir a la electromovilidad, y otra de sólo uso de la distribuidora en el Barrio Industrial.

El seremi de Energía, Álvaro Herrera señala que actualmente Chile cuenta con 70 cargadores públicos principalmente en las regiones Metropolitana y de Valparaíso. Pero asegura que a partir del compromiso público y privado por la electromovilidad, firmado en diciembre del 2018, 10 instituciones se comprometieron a aumentar la red de estaciones de carga para vehículos eléctricos, para lograr una red de al menos 150 cargadores públicos a fines de 2019.

“Y en esa línea existen varias empresas - por las conversaciones que hemos sostenido en el último tiempo con empresas del sector-  que tienen planes para desarrollar desde el año 2019 la instalación de electrolineras a lo largo de todo nuestro país”, puntualiza.

Esto haría suponer, agrega que “en el corto plazo comenzar a ver un desarrollo paulatino en la medida en que las políticas públicas como las ya mencionadas incentiven la adquisición y faciliten el funcionamiento, desplazamiento y la utilización de este tipo de vehículos”.

El precio también está siendo una limitante. Según detalla Gustavo Castellanos, Secretario General de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), este tipo de vehículo se comercializa en el rango entre los $20 millones y $50 millones, aunque se estima que si sigue en incremento la demanda el precio podría irse regulando.

La otra desventaja es que por autonomía de carga, por el momento se podrían ocupar solo en el radio urbano. 

Las ventas se incrementan

Según el informe del mercado automotor que da a conocer la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), la venta de vehículos eléctricos en el país ha registrado un alza considerable en los últimos años. Al 2016, se llegaron a comercializar 22 unidades, cifra que ya al 2017 se elevó a 137, registrando un crecimiento de 523%.

Al 2018, en tanto, la comercialización creció a 197 y al mes de abril de este año ya se han vendido 98 unidades, un 69% de lo que se dio en los primeros meses del año pasado.

De acuerdo a lo expresado por Gustavo Castellanos, Secretario General de ANAC, esto se va a ir dando de forma paulatina.  “El aumento en las ventas de este tipo de vehículos se estima que continuará dependiendo, en buena medida, de la oferta local, como también por el resultado de la consolidación de estos productos en grandes mercados”, expresó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X