• El recinto tuvo su punto de mayor demanda entre el 30 de junio y el miércoles 3 de julio, donde el flujo de pasajeros diarios llegó a 5 mil personas, mientras que los vuelos se incrementaron al doble.
    El recinto tuvo su punto de mayor demanda entre el 30 de junio y el miércoles 3 de julio, donde el flujo de pasajeros diarios llegó a 5 mil personas, mientras que los vuelos se incrementaron al doble.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En septiembre se anuncia una nueva licitación que triplicará la capacidad de infraestructura actual, concesión que se extenderá hasta 2030. No obstante, indican que aun así no se ha descartado el aeropuerto internacional de Tongoy.

Uno de los aspectos que revestía preocupación para las autoridades durante el pasado eclipse total de sol era cómo el aeródromo La Florida resistiría la alta demanda que se produciría durante esos días en que duplicaría los vuelos diarios e incluso debía operar como terminal internacional.

Tras el evento, la evaluación que se hace es positiva y, a juicio de muchos, confirmaría que la terminal aérea serenense estaría en condiciones de continuar operando en los años venideros, toda vez además que viene en camino un proyecto de ampliación que triplicaría su capacidad de infraestructura actual.

Cabe destacar que, de acuerdo a cifras entregadas por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), el incremento en las operaciones aéreas (aterrizajes y/o despegues) en el recinto  producto del eclipse, comenzó el día domingo 30 de junio y se extendió hasta el miércoles 3 de julio. Durante esos días, se transportaron cerca de 14.000 pasajeros. Respecto de los vuelos, se realizaron 353 arribos y 361 despegues.

14.000 Pasajeros recibió la terminal serenense durante el 30 de junio y el 3 de julio con ocasión del eclipse total de sol según cifras de la DGAC.

“La evaluación en general es positiva, hubo un buen trabajo de coordinación entre la DGAC, las empresas turísticas, el MOP”, manifestó el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman.

La autoridad detalló que incluso durante los días de mayor flujo se llegaron a efectuar hasta 62 operaciones “eso quiere decir que son aproximadamente 31 vuelos y nunca tuvimos problemas de aterrizaje o atrasos de vuelo, el aeropuerto funcionó muy bien”.

Según indicó diariamente eran aproximadamente 5.200 personas las que llegaban “y ciertamente el tráfico aéreo era bastante amplio, de muchos helicópteros, avionetas privadas”.

Otro de los aspectos a destacar, indica Herman, es que se llevaron de muy buena forma las operaciones internacionales. “En general al infraestructura soportó, no tuvimos ningún retraso de vuelos y ningún problema, salvo el retorno, donde un día la cola de personas llegó hasta la puerta del aeropuerto, pero eso fue por la revisión de maletas”.

Pero agregó que “en general la infraestructura funcionó. Fue una prueba en la que el aeródromo soportó y lo hizo de muy buena manera”.

Se viene la ampliación

En la zona siempre se ha generado controversia entre quienes consideran que se debe apostar por la construcción del aeropuerto internacional de Tongoy o los que defienden que se mantenga La Florida. Ésta última es precisamente la opción por la que se inclinó el actual gobierno.

En este sentido, el seremi de Obras Públicas reconoce que lo ocurrido con este fenómeno astronómico es una buena señal, pero señala que es una determinación que se adoptó ya hace algún tiempo. “Lo que se priorizó, porque los estudios también lo señalaron, es que la infraestructura de La Florida todavía estaba en condiciones para recibir una mayor cantidad de vuelos y de hecho lo demostró ahora en el eclipse, donde se duplicaron las operaciones”, dijo.

Lo concreto es que la tercera concesión ya está ad portas de concretarse. Según informó el seremi, en septiembre de este año se desarrollaría la licitación. “Solo estamos esperando las respuestas del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), a quienes se les hizo una consulta de pertinencia para ver si la empresa tenía que pasar por el sistema de impacto ambiental. Teniendo las respuestas, ya estaríamos en condiciones de licitar con todos los antecedentes”.

“Fueron aproximadamente 31 vuelos diarios y nunca tuvimos problemas de aterrizaje o atrasos, el aeropuerto funcionó muy bien”, Pablo Herman, Seremi de Obras Públicas

Herman indica que la iniciativa tiene que estar adjudicada en mayo de 2020, que es la fecha en que se termina la concesión actual. En ese momento, la empresa que presenta la mejor propuesta tomará el control del recinto, pero tendrá un plazo para terminar el diseño y algunas definiciones de instalaciones, proyecto de cálculo, entre otras.

“De esta forma, esperamos que el inicio de las obras nuevas como tal se dé hacia el mes de diciembre de 2020 o enero de 2021, para que estén terminadas el 2023 y entren en operación”, especifica Herman. El plazo de operación, en tanto, se determinó hasta el 2030.

Pese a que en algunos momentos se registraron aglomeraciones, las autoridades destacan que no hubo atrasos en los vuelos ni problemas en la pista. FOTO BASTIÁN SALFATE

Tres veces más de la capacidad

El proyecto en La Serena forma parte de un Plan Nacional de Modernización de Aeropuertos que anunció a mediados de junio el Presidente Sebastián Piñera, que involucra a 17 recintos a nivel nacional y una inversión de US$1.442 millones. Esto  dotará a La Florida para ofrecer servicios de operación internacional.

Entre las modificaciones, el proyecto considera aumentar la capacidad del edificio del terminal de pasajeros que actualmente tiene 4.360 metros cuadrados para llegar a 12.940 metros cuadrados. Además, los estacionamientos vehiculares aumentarán desde 231 posiciones actuales hasta llegar a 406 posiciones.

“Va a quedar con todos los elementos para poder recibir vuelos internacionales, para recibir aerolíneas de bajo costo, ese es uno de los cambios que tiene, el estándar”, destacó en entrevista con El Día Radio el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno.

En este sentido, el secretario de Estado agregó que “es un cambio muy significativo, estamos hablando de un recinto que no tiene relación con lo que hay hoy día. Además de eso, la construcción está hecha de una manera que favorece el tener aerolíneas de bajo costo”, expresó Moreno.

Por su parte, Pablo Herman explicó que una de las grandes novedades es que se habilitarán dos mangas de acceso a los aviones, lo que otorgará mayor seguridad a los pasajeros, que hoy deben ingresar caminando hasta la pista. 

54 millones de dólares es la inversión estimada para realizar las mejoras en la terminal, en ésta que sería su tercera concesión.

En el caso de la pista, no considera mayores cambios. Se mantienen los 4 estacionamientos para aviones “y se habilita un quinto espacio para poder aterrizar un hércules o aviones presidenciales o en caso de emergencia, para hacer trabajo aeromédico”, precisa el seremi.

Según dijo, las obras apuntan principalmente apuntan a la construcción de mejores espacios de atención, de espera, todo lo que tiene que ver con las oficinas de la PDI y del SAG. “Va a funcionar de mejor manera en cuanto a la operatividad, para que no se genere un atochamiento de la cantidad de vuelos y para que mejore de manera más óptima la seguridad, con oficinas especiales para el SAG, para la PDI”, indicó y agrega que “tendrá un circuito interno de pasajeros que sea más seguro, 2 mangas de acercamiento a los aviones que van a permitir una mayor eficiencia en la infraestructura”, especificó.

La inversión estimada para estos fines es de 54 millones de dólares. “Además va a tener todo un sentido regional, con un concepto Diaguita. La verdad es que se ha hecho un muy buen trabajo de diseño, lo hizo la misma dirección de aeropuertos, toma elementos regionales en colores, formas, el tema astronómico y los entrega en una nueva arquitectura que va a ser mucho más moderna, con accesibilidad universal”, precisó Pablo Herman. 

¿Sería la lápida para Tongoy?

En cuanto a si lo conseguido durante el eclipse y la construcción de esta nueva ampliación sellarían definitivamente la suerte del proyecto de un aeropuerto internacional en Tongoy, el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, manifestó que “No, nunca hay que dejar cerrado ese tema. Hoy lo que se priorizó, porque los estudios también lo señalaron, es que la infraestructura de La Florida todavía estaba en condiciones para recibir una mayor cantidad de vuelos y de hecho lo demostró ahora en el eclipse, donde se duplicaron las operaciones”

No obstante, agrega “si el 2030 se observa que existe una gran cantidad de vuelos y una mayor cantidad de aerolíneas, se podrá evaluar el aeropuerto en Tongoy. Va a depender de la demanda y que la infraestructura quede chica”, precisó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X