Crédito fotografía: 
ACF
Proyecto permitirá determinar la presencia de bacterias en el líquido de consumo en sectores alejados, en una iniciativa que actualmente se encuentra en etapa de prospección comercial, especialmente enfocada en el campo, campamentos mineros y de obras, camiones aljibe y eventuales desarrollos productivos rurales.

En el marco del Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (PRAE) perteneciente a la Gerencia de Emprendimiento de CORFO de la Región de Coquimbo, ayer se llevó a cabo en el salón Prat de la Intendencia, la presentación de un proyecto que permitirá determinar la presencia de bacterias en el agua de consumo en sectores rurales.

La iniciativa corresponde a un Sistema de Autocontrol Sanitario Rural,con un subsidio de $20.000.000 sobre un costo total de 26.666.667, el que actualmente se encuentra en etapa de prospección comercial, especialmente enfocado en el sector rural, campamentos mineros y de obras, camiones aljibe y  eventuales desarrollos productivos rurales.

Esta  exposición del denominado  “Bbac: Sistema de Autocontrol Sanitario Rural” se desarrolló en el contexto de las postulaciones a Capital Semilla Corfo 2018, que tendrá abierta la convocatoria hasta el 23 de mayo.

Según informó el director subrogante de la corporación, Gustavo Dubó, esta iniciativa del “Bbac”permite ser un gran aporte para las comunidades rurales.

“Se trata de un sistema que entrega herramientas, capacitación y asesorías para el análisis del agua en terreno, en base a la detección de bacterias productoras de ácido sulfhídrico, de acuerdo a la norma chilena “Calidad de agua – Determinación de la calidad bacteriológica del agua potable rural mediante el ensayo del H2S”.

Entre las cualidades que se destacan, entregará resultados en un plazo de 24 horas, requiere de una simple operación y mínimo equipamiento, permite tomar medidas operativas en tiempo real, lo que permite ser una voz de alerta ante la presencia de contaminación, entre otras cosas.

La ingeniera química y periodista Pilar Honorato,  quien es la creadora del proyecto, señala que el sistema apunta a que los habitantes de zonas rurales puedan tomar por ellos mismos muestras bacteriológicas  del agua y a la vez generar medidas operativas en tiempo real.

“Esto permite que si existe contaminación del agua, el operador  si no sabe qué hacer, por lo menos avisará para que la gente no tome agua hasta que lleguen las autoridades competentes. Por  el contrario, si sabe qué hacer desinfectará, reparará  la rotura, dará soluciones inmediatas. Porque en la actualidad se toman muestras del agua cada 30 o 60 días y el resultado lo saben al mes después. Aquí la idea es que las comunidades sean autosuficientes  y autocontroladas y operativas”, sostiene Honorato.

Asegura que el “Bbac” lleva la ciencia aplicada al servicio de la comunidad y democratiza el acceso al agua potable segura para todos.

Además, permite ser una voz de alerta ante la presencia de contaminación bacteriana, evitando que se propaguen enfermedades transmitidas por el agua como: Salmonella, Arizona, Proteus, Edwardsiella, y de algunos géneros/especies del grupo coliforme como Citrobacter, Klebsiella, E. coli.

La ingeniera manifiesta que desde los años 90 que viene trabajando en el tema y que desde hace dos años lo tomó como  un proyecto de emprendimiento.

Agregó que quienes quieran más antecedentes o adquirir el sistema lo pueden consultar en el sitio www. bbac.cl

APOYO A EMPRENDEDORES

Para el seremi de Economía. Luis Arjona, es de vital importancia entregar un apoyo a emprendedores que generen un beneficio como lo hace este sistema de autocontrol sanitario rural.

“Vemos que desde el mundo científico podemos transformar  a un emprendimiento que tiene un alto impacto que  entrega un beneficio social. Un producto que logra prevenir la contaminación en el agua del consumo humano”

Al respecto, Gustavo Dubó, director (S)  de Corfo, comentó que “hemos estado desarrollando varios programas que apoyan a los emprendedores que lanzan proyectos innovadores”. 

Por su parte, la presidenta del Core, Adriana Peñafiel, destacó “el talento regional que existe en regiones”.

Agregó que “es un proyecto muy innovador que permite  dotar al sector rural, especialmente al agua potable rural, con un sistema de control de calidad para que el agua no presente contaminación. Es una investigación que se realizó por años . Estamos hablando de un aporte social y económico que es posible”.  

Adriana Peñafiel señala que  lo novedoso, aparte de la investigación científica y el trabajo con universidades,  es que “se desarrolló una forma de autocontrol que pueden hacer los sistemas APR con una formula  de norma nacional que salió de este emprendimiento”. 

POSTULACIONES ABIERTAS

Los fondos disponibles para los emprendedores son: Semilla Corfo (hasta el 23 de mayo), programa que entrega un subsidio de $25 millones a emprendedores de todo Chile para poner en marcha negocios innovadores. Cabe destacar que los seleccionados reciben $25 millones de aporte Corfo, lo que corresponde al 75% del monto total del proyecto, por lo que el beneficiario deberá aportar el 25% restante. El segundo es el Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento (PRAE) Corfo (desde el 18 de junio) subsidio no reembolsable donde los beneficiarios podrán optar a $15, $20 o $25 millones, aportando al menos 25% del costo total del proyecto.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X