• En el marco del cumplimiento de los 30 años de la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros, AIP, el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, visitó la Región de Coquimbo para conocer la realidad de los trabajadores pesqueros de la zona.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Eduardo Riquelme llamó a informarse sobre las herramientas de apoyo para la pesca artesanal. Asimismo, afirmó que como gobierno no buscan la prohibición total del arrastre, que afectaría en la zona a los pequeños pescadores, y llamó a generar acuerdos entre industriales y artesanales.

En el marco del cumplimiento de los 30 años de la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros, AIP, el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, visitó la Región de Coquimbo para conocer la realidad de los trabajadores pesqueros de la zona.

En esa línea y consultado sobre los desafíos de la industria, Riquelme comentó que estos no son distintos a los de otras regiones.

Así por ejemplo, destacó que el gobierno ha comprometido el buen funcionamiento de la ley de pesca. “Y desde el punto de vista de las necesidades de la pesca artesanal, los dos grandes ejes que ha marcado la administración son la agregación de valor y la diversificación de la matriz productiva. Para ello hay distintos programas de gobierno que están apoyando esta iniciativa”, explicó a diario El Día.

 

“Los dos grandes ejes que ha marcado la administración son la agregación de valor y la diversificación de la matriz productiva”. Eduardo Riquelme, subsecretario de Pesca.

 

LA IMPORTANCIA DE DIVERSIFICAR LA MATRIZ Y EL VALOR AGREGADO

Sobre las iniciativas concretas para lograr el valor agregado a los productos del mar, y la diversificación de la matriz, Riquelme comentó que están apoyando a través del Fondo de Administración Pesquera, FAP, la creación de distintas plantas de proceso en el país y las distintas necesidades que esas plantas deben satisfacer con el propósito de agregar valor. “Aquí en la región hay un importante ejemplo de la mano de Franklin Zepeda, donde su planta de procesos llega directamente al consumidor final. La pesca del futuro es no quedarse en la labor extractiva y entregar a los intermediarios. El desafío es llegar al consumidor final y ojalá llegar con algún proceso productivo”, señaló.

En ese sentido y a modo de ejemplo, comentó que si el producto se trata de pescados, la meta es presentarlos fileteados y llevarlos a los mismos supermercados, como lo hace Zepeda. “Ellos son un ejemplo a seguir a nivel nacional pues tienen toda la cadena productiva encadenada: tienen plantas de proceso, distribución con vehículos propios, acceso a venta en supermercados, productos frescos de excelente calidad”, dijo.

Otro desafío para el rubro, señaló Riquelme, es informarse, ya que el Estado tiene múltiples programas de apoyo a la pesca artesanal, pero también cuando se transforman en entidades productivas a través de cooperativas, por ejemplo. “El desafío es levantar la mirada y acceder a estos beneficios”, manifestó.

 

30 años cumplió este mes la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros de la Región de Coquimbo.

 

LOS TEMAS PENDIENTES DEL GREMIO CON LA AUTORIDAD

Por su parte, Osciel Velásquez, presidente de AIP, comentó que la visita del subsecretario buscaba mostrarle en terreno la actividad de la región. “Si bien no tenemos mucho embarques, sí somos intensivos en mano de obra. En la región hay cerca de 4 mil personas involucradas en esta actividad y esto hace que el sector sea uno de los más importantes a nivel regional. Si bien tenemos bajo desembarque, generamos una cantidad importante de empleos”, dijo.

En cuanto a los temas que tienen pendientes con la autoridad, Velásquez indicó que uno de ellos es el relacionado con dar término a las licencias transables de pesca. “Nosotros tenemos derechos históricos y nos vamos a defender. Estamos dispuestos a hacerlo con los mejores abogados. Nos hemos dedicado toda la vida a esto y si hubiera licitación, sabemos que nuestras características como empresa nos podrían dejar en desventaja frente a las grandes compañías”, dijo.

Asimismo, comentó que otra amenaza es la que tiene que ver con el probable fin de la pesca de arrastre.

Sin embargo, el subsecretario de Pesca aclaró que el actual gobierno no busca la prohibición total del arrastre. “Lo que buscamos es un congelamiento de la huella del arrastre de forma de que este se realice en aquel lugar donde se está realizando actualmente y que representa no más del 2% del territorio marítimo nacional. Lo que tenemos que aprender es cómo podemos convivir la actividad industrial con la artesanal para en definitiva el éxito de uno no tenga que ser interpretado como el fracaso de otro”, sostuvo.

Así, precisó que el desafío para el desarrollo armónico de la pesca industria y artesanal es que existan puntos de encuentro, de acuerdo. “Para que se produzcan estas penetraciones de la flota industrial dentro de las 5 millas artesanales se requieren acuerdos. Esto se ha resuelto en los consejos zonales de pesca donde están representados artesanales e industriales. No todos los artesanales piensan lo mismo, pero los representantes son elegidos por ellos mismos. No pretendemos que haya unanimidad, pero sí que haya acuerdos”, concluyó.62-03i

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X