• El Highline en Chile aún es un deporte poco conocido y que recién está comenzando a crecer. El aumento de tiendas especializadas son pruebas de aquello.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
En la zona existe una agrupación de jóvenes deportistas que realizan una actividad que cada vez es más masiva en Chile. Se trata del slackline y el highline, deportes que se consideran extremos por las acrobacias que se realizan y por la gran altura en que se desarrolla el equilibrio. Los participantes manifiestan que más que un deporte, “es un estilo de vida” que tiene múltiples beneficios mentales y físicos.

Caminar por un parque y ver personas saltando sobre una cinta como si fuera una amplia cama elástica es cada vez más recurrente, pero no sólo en parques, en la playa tampoco es novedad ver este acto. 

Pero a pesar de que se puede encontrar en varias partes, sigue llamando la atención de los transeúntes que circulan por dichos lugares, por la aparente facilidad que saltan una y otra vez como si se tratase de un juego para niños.

No obstante, el slackline y el highline suponen dificultades que sólo se pueden conocer si se intenta practicar. Que fue el caso del periodista que usted está leyendo en este momento, que tras varios intentos, tan sólo pudo sostenerse un par de segundos -con las piernas temblantes- sobre la cinta.

CUANDO LA VIDA DEPENDE DE UNA CUERDA

El slackline es un deporte de equilibrio en el que se usa una cinta que se engancha entre dos puntos fijos. A diferencia del funambulismo, en el que se camina sobre un cable metálico totalmente tenso, o de la cuerda floja, en el que se usa, tal como dice su nombre, una cuerda. En el slackline se camina sobre una cinta plana de nylon o poliéster sin usar ninguna herramienta para ayudarse a mantener el equilibrio como varas u otros medios.

En el slackline la cinta es normalmente elástica, lo que permite efectuar saltos y movimientos más dinámicos, sin embargo, la tensión de la cinta puede ser ajustada para satisfacer el nivel de experiencia del usuario. La característica dinámica de la cinta permite hacer un sinfín de trucos impresionantes, y al mismo tiempo, se pueden realizar posturas de yoga, lo que permite distintas modalidades de entrenamiento.

El highline en tanto, también es un deporte de equilibrio en el que se usa una cinta de nylon que se ancla entre dos puntos y se tensa. El objetivo de este es mantener el equilibrio en la cuerda y poder caminar de ida y vuelta, y en la medida que se va perfeccionando la técnica, poder dar saltos y hacer piruetas. 

La diferencia entre el highline y slackline radica principalmente en la altura en que se sitúe la cuerda, ya que si se pone entre dos puentes generando una altura muy grande se le llama highline, y si en cambio la cuerda se coloca entre dos puntos más bajos se le llama slackline.

CREANDO UN ESTILO DE VIDA 

El Club Deportivo SerenaLine tiene por objetivo incentivar el deporte que se practica en cinta, ya sea slackline o highline. Se conformó el 2012 con el objetivo de reunirse a entrenar con quienes quisieran aprender y que no los echaran de los lugares públicos en los cuales practicaban.

Se reúnen principalmente los fines de semana, pero cuentan con un grupo de chat que les permite programarse por si se quieren juntar un día a la semana más temprano. 

“La idea, es que quienes participen no pierdan sus estudios ni sus trabajos, porque todo en la vida se puede complementar o adecuar”, señala Marjorie Portilla, presidenta del Club.

Portilla asevera que quien quiere, puede participar, sólo que se cuentan con mínimos requisitos para ser parte del grupo. 

Para ser parte del club, las personas deben tener sobre los 15 años de edad y la inscripción -hasta el momento- es gratuita, no obstante, Portilla señala que nadie queda fuera porque incluso participan escolares, estudiantes universitarios de varias carreras distintas y adultos profesionales que tienen horario de oficina. Finalmente, asevera que lo importante es que nadie quede fuera.

Con respecto a la dificultad que este deporte supone, “esto es pura perseverancia”, asevera Portilla. Cuenta el caso de una amiga que en un comienzo tenía mucho miedo para caminar sobre la cinta, pero después de varios intentos logró dar hasta seis pasos.

En el Slackline  la cinta es elástica, lo que permite efectuar saltos y movimientos más dinámicos

Otro caso es el de Rubén Valverde, integrante del Club desde hace 6 años, recuerda que  Llegó a practicar slackline porque un día que iba de regreso a su casa desde la universidad, vio a unos tipos saltando sobre una cuerda en una de las plazas que estaban cerca de su hogar, en ese momento, su espíritu, siempre en búsqueda de nuevas experiencias, le hizo tomar la determinación de también querer practicarlo y “cuando lo vi, dije inmediatamente que tenía que hacer eso”.

Manifestó además que cuando se integró se sintió un poco aparte porque además de no conocer a nadie, no sabía ni cómo subirse a la cinta y todos eran muy buenos.  No obstante, “el límite se lo pone cada persona, cada uno conoce sus capacidades y si se siente capaz, bienvenido al club”.

ALCANZANDO EL EQUILIBRIO PERFECTO

Rubén señala que lo que le encanta de este deporte es que permite que se teja una red familiar. Cuenta que hace poco comenzó a subir fotos a sus redes sociales de la agrupación y de las actividades que realizan, y que mucha gente de otros países lo comenzó a seguir y a comentar sus imágenes. 

“De hecho, tu puedes viajar por el mundo haciendo highline porque te reciben en todas partes y las agrupaciones que lo practican te reciben como si fueras parte de la familia”, dice.

En relación al sentimiento que percibe cuando está sobre la cuerda, conmemora cuando estaba “muerto de miedo” la primera vez que se atrevió a practicar highline sobre casi 40 metros de altura. Pensaba en qué hacía ahí, que se iba a morir, y repasó todas las posibilidades que habían para que algo saliera mal.

No obstante, una vez que se concentró y se paró sobre la cinta “sentí literalmente que volaba, y esa sensación me encantó porque te desconectas totalmente, es un momento para ti”.

Finalmente, destacó que “se tiene que llegar al equilibrio donde tu cuerpo esté pendiente de lo que estás haciendo y tu mente pueda estar trabajando al mismo tiempo”.

CUERPO Y ALMA

“Cuando estoy sobre la cinta logro conectarme conmigo misma, porque la concentración que uno alcanza es tan grande que me desconecta de todos mis problemas”, consigna la presidenta del Club. 

Del mismo modo, señala que desde que comenzó a practicar slackline su desempeño mejoró notoriamente y que ya no anda siempre cansada como antes.

La práctica, tanto del slackline como del highline, permite trabajar musculatura que ningún otro ejercicio puede proporcionar de manera tan intensa, desarrollar el equilibrio, aumentar la concentración y disminuir el estrés.

Así pudo comprobarlo Valverde, quien además es estudiante de Ingeniería Civil Mecánica. Comenta que antes de iniciarse en la disciplina, podía estar 2 horas en clases y sólo tomar atención por un par de minutos, pero cuando comenzó a practicarlo comenzó a tener un nivel de concentración y perseverancia mayor que hasta el día de hoy le permite tomar atención por más tiempo que antes.   



Una de las características del deporte es que tiene pocas reglas, sin embargo, la norma más importante para practicarlo es tener claridad respecto a las medidas de seguridad.

 

SEGURIDAD PRIMORDIAL

Marjorie comenta que en el colegio nunca le gustó hacer deporte y que a pesar de que el currículo de Educación Física en la enseñanza escolar integra varias disciplinas, nunca nada le llamó tanto la atención como el slackline. Ya que “esto es diferente y no es tan cuadrado ni reglamentado como en los otros deportes”. No obstante, recalcó sí hay una regla que jamás deben incumplir: la seguridad.

La presidenta de la agrupación enfatizó que aprender a realizar este deporte implica necesariamente saber las técnicas que se emplean para que sea practicado con total seguridad, “porque si no te cuidas, simplemente no prácticas”.

“Más que reglas, es la seguridad que debe tener el montaje del equipo, porque hay gente que se ha muerto producto de esto”, dice Rubén, quien hace también la salvedad de que los casos fatales son muy pocos, pero que siempre se corre peligro de accidentarse y hacerse daño físico.

Una de las primeras medidas es la protección que debe colocarse al árbol con cualquier tipo de tela, toalla o manta. Con eso se evita que se rompa la corteza y que la rozadura de la cuerda con el árbol estropee la misma.

Otra de las medidas importantes es asegurar el backup, que es una cuerda que va desde el ratchet (trinquete con un mecanismo que permite al engranaje girar hacia un lado, pero le impide hacerlo en sentido contrario) hasta el árbol para que en caso de rotura, no salga el ratchet volando y no golpee a nadie cercano.

También hay que comprobar el material, ya que no se trata de usarlo hasta que se rompa. Por lo tanto, se debe verificar el estado de la cuerda y del ratchet. Esto pensando en que las tensiones a las que son sometidas las cuerdas no pueden soportar el mal estado del material y un accidente puede producirse en cualquier momento.

Además, cuando se practica highline las medidas de seguridad se intensifican “porque es tu vida la que está en juego”, enfatiza Marjorie Portilla.

Finalmente, la presidenta de SerenaLine invitó a todas las personas que quieran tener nuevas sensaciones y experiencias, que se informen por el Facebook “SerenaLine” para saber de los horarios y lugares de reunión. 

“Lo importante es que nadie quede fuera y que el que quiera pueda”, sentenció.

BENEFICIOS DEL EXTREMO DEPORTE

- Mejora el equilibrio, la postura y la concentración.

- Disminuye el estrés.

- Se fortalecen ligamentos internos y externos, y se trabaja la fuerza interviniendo musculatura de piernas, espalda, abdominales, hombros y brazos.

- Vigoriza la musculatura profunda, que es la responsable de la estabilidad.

- Diversión garantizada para hacer con amigos y familiares, además de conocer a un sin fin de personas de todas partes del mundo. 

 

¿CÓMO NACIÓ?

Existen varias teorías y mitos sobre como nacieron estos deportes extremos. 

Si bien, que el equilibrio en una cuerda floja ha estado presente durante muchísimos años, los orígenes del slackline y highline se podrían atribuir a una pareja de escaladores del valle de Yosemite en California, a principio de los años 80. 

Adam Grosowsky y Jeff Ellington empezaron su búsqueda de equilibrio en cadenas flojas y cables junto a parques de estacionamiento, y con el tiempo progresaron hasta llegar a usar sus equipos de escalada atando las cintas tubulares y usándolas para caminar sobre ellas. 

El deporte cobró fama entre los escaladores del valle y finalmente se expandió mundialmente. Y con el tiempo se han ido desarrollando posturas y adaptando movimientos acrobáticos, dando así forma al deporte extremo que ahora es conocido en el mundo entero.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X