Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Luego de dos encuentros jugando en el estadio La Portada, el cuadro granate no sabe de festejos. La paridad ante Magallanes y el revés sabatino frente a Cobreloa, sólo suman críticas y un escaso funcionamiento que logre despertar a sus hinchas.

Los hinchas de Cobreloa que siguieron expectantes el triunfo 2-1 logrado sobre CD La Serena, disfrutaron de su primera alegría en este campeonato oficial, luego de tres empates consecutivos que ya comenzaban a provocar las primeras críticas de los hinchas. La nueva victoria en suelo de los Granates en La Portada, la segundo consecutiva y sobre el DT Luis Marcoleta, en especial, dejó una tremenda interrogante en los forofos locales, toda vez que no ofrecieron un repertorio que los hiciera merecedores de una victorias.

Dos han sido los compromisos que CD La Serena ha disputado en calidad de local y en ambos, el equipo se ha visto chato, sin chispa, carente de intensidad, predecible y abúlico, y su bien no lo merecía perder, tampoco agregó a su cuenta de ahorro aplausos como para quedarse con la victoria.

Habíamos planteado hace unas semanas que a este equipo le resultaría más fácil sumar fuera de casa y parece que será cierto, ya que es un equipo que suele arroparse mejor como para generar contras, sin embargo, cuando debe reinvertir roles y asumir el peso del partido, ha quedado en deuda. Magallanes fue el primer ejemplo y lo del sábado, ante Cobreloa, sólo agudizó los problemas de funcionamiento que han tenido en estas primeras jornadas.

De las seis unidades que ha disputado en calidad de local, apenas suma uno y toda campaña que precia de positiva debe sustentarse actuando en calidad de local.

Los errores

La apuesta de Marcoleta no dio resultados. Ruiz jugó a media máquina y fue un error incluirlo, asumiendo que en la semana había presentado complicaciones físicas, mientras que el hecho de retrasar a José Luis Silva, a una posición de doble 6, nunca se entendió, porque el zurdo se enredó aún más en la maraña de hombres que puso en el mediocampo Víctor Rivero.

Lo otro obedece a la funcionalidad y ahí tampoco quedó nada para el recuerdo. Las sociedades de MirkoOpazo (después pasó al medio) con Hormazábal por derecha, jamás se dio, mientras que Durán y Michael Silva, siempre fueron contenidos. De esa manera el que mejor lucía corriendo, aportando algo diferente, aunque muy lejos del gol, era Pablo Vranjicán, un atacante que lamentable se desgasta, se sacrifica y no es asistido en el hábitat del área.

Cobreloa se dedicó a esperar y golpeó cuando le dieron la libertad en la marca para hacerlo, primero con el tanto de Simón y luego cuando Viotti liquidó a diez minutos del final.

Los protagonistas

El atacante Pablo Vranjicán, en conversación con El Día Radio, dijo que fue un partido muy parejo, “nos esperaron, no pudimos profundizar tanto, en el segundo tiempo con un poco más de ímpetu que de juego conseguimos el empate y cuando quisimos ir a ganarlo nos descuidamos y le cedimos el segundo gol al rival, para terminar perdiendo un partido cuando lo más justo hubiese sido ganarlo o empatarlo”.

Hizo notar que ahí estuvo la clave del compromiso, el descuido cuando habían conseguido empatar, “cuando uno hace el gol tiene que cuidarse enseguida, tratar de ponerse sólido, respaldar el resultado para ir a buscar el segundo, pero nosotros nos fuimos como locos para arriba y quedamos descuidados en una pelota rápida que un defensa trato de cortar y no pudo”.

Precisó el atacante que les está costando demasiado cuando deben salir a buscar los partidos, “en los dos partidos de local, cuando tenemos que ser protagonistas nos está costando, abusamos del pelotazo, no encontramos el juego fluido para profundizar, nos pasó con Magallanes que lo ganábamos y ahora cuando lo empatamos nos descuidamos. Acá los rivales vendrán a replegarse a defenderse bien y debemos encontrar un funcionamiento más fluido”.

Para el técnico Luis Marcoleta, en tanto, su equipo no hizo muchos méritos para ganar, aunque consideró que fue mucho premio para Cobreloa quedarse con el triunfo, “Cobreloa tapó las franjas, jugó con tres volantes en la contención, dejando por fuera a Jara y Abán que retrocedían. Ellos siempre se replegaron con 11 hombres y se aprovechó de nuestros errores, además que fue un error nuestro no tener la claridad, ni la lucidez para gestionar mejores avances de parte nuestra, creo que ni ellos ni nosotros merecíamos ganar”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X