• Luna y Almendra (samoyedo), acompañan a María Fernanda por donde se mueve en el país. Son su compañía y alegría, con quienes regalonea en la casa de sus padres.
  • La deportista chilena consiguió en Lima su primer oro Panamericano, una presea que se debía. Hoy el objetivo es buscar la puntuación para llegar a su tercera olimpiada. Foto: Efe
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La mujer más fuerte de América pudo, por fin, pasar un par de días con sus padres y volver a revivir el tremendo momento vivido en los Panamericanos de Lima. “Me debía ese oro”, dijo la medallista dorada.

Apenas 48 horas pudo compartir con su familia en  La Serena, la campeona Panamericana de Levantamiento de Pesas, María Fernanda Valdés. Poco tiempo para el regaloneo y cariño de sus padres y hermanos,  aunque cargó energía al momento de emprender el viaje a la capital donde comenzará su preparación para el Mundial de su especialidad. Tras la intensa semana vivida en Lima, donde cobró una deuda “con ella misma”, como nos señala en la residencia de sus padres, la protagonista de la hazaña dorada en la categoría 87 kilos en la competencia limeña, tiene claro que tras los festejos hay que comenzar de nuevo, ya que el año tiene un nuevo reto y la meta final dice relación con participar por tercera vez consecutiva en representación de Chile en los Juegos Olímpicos.

La actual monarca americana,  quien pudo doblegar a la dominicana Crismery Santana que se había presentado con 10 kilos más de total olímpico (la suma del arranque y el envión, los dos ejercicios del levantamiento de pesas), mostró su madurez y el trabajo que ha desarrollado en las últimas temporadas. Se siente preparada para los nuevos desafíos.

 

Estrategia

En medio de la atención y llamados de todo el mundo, ha vivido días agitados, y de muchos parabienes, “no es una, son veinte o treinta llamadas que hay que contestar, antes vivía en paz con mi celular y ahora suena todo el día, ahora lo tengo en silencio. Creo que el momento, se acabará en una o dos semanas”, explica ante el asedio de todo el mundo periodístico que pide sus declaraciones.

259 kilos en el Total Olímpico obtuvo la pesista chilena en los Panamericanos de Lima 2019 que permitió su primera medalla de oro.

Explica que trabajó para triunfar en Lima, aunque no hace aspavientos previos, “trabajamos para eso, pero nunca se informó. A mí no me gusta alardear de lo que estamos haciendo”, indica y que si bien la competencia se modificó, lograron lo que buscaban, “la lógica del envío se alteró por lo que pasó, aunque es el entrenador maneja la estrategia y evalúa las condiciones del tiempo. Era el oro y arriesgarse a eso, nunca lo había hecho entrenando, había hecho 145 kilos, dos que no pude levantar en arranque me confié en el último intento, pensé que lo lograba ya que entrenando habíamos hecho esa estrategia varias veces”.

“Tenía una tranca por decirte en las competencias que no avanzaba, no podía ser. Cuando hice el segundo intento con 112 dije esto está fácil, como en el control, me confié, me faltó concentrarme un poco más y terminar el movimiento, se me cayó, cuando iba en la cadera sabía que se me iba a caer, porque me faltó en la salida un poco más técnica”, precisó en el ejercicio de arranque.

 

¿Hay una labor clave del nuevo entrenador?

“Es que es un trabajo en conjunto no es solo él técnico, tenía muchas cosa al debe, detalles sueltos, trabajo con la sicóloga, el nutriólogo, el técnico y aparte el área kinésica que antes la tomaba solo para cuando tenía un dolor, no un trabajo preventivo, ahora hicimos un trabajo selectivo y para sanar cosas que estaban dañadas en el minuto, esperaba que la lesión estuviera desbordada y recién me atendía. Debí aprender que esas cosas se tienen que trabajar día a día como complementario. Al final el resultado de ahora, es el conjunto de todo ese trabajo, de 4 horas estábamos entrenando,  había que hacer tratamiento, que son más horas en el conjunto de trabajo”.

 

Se acaban las entrevistas

¿Te ves más relajada, con más confianza frente a los grandes retos de hoy?

“Porque efectivamente se trabajó la parte sicológica. Normalmente me centraba mucho en una medalla, en obtenerla y en este minuto no, encuentro que hay que disfrutar lo que uno hace, hay que divertirse y no preocuparse, ya que las medallas con consecuencia  de tu trabajo, por ende si trabajaste bien, lo disfrutas. Hoy mi forma de pensar es diferente, no le tomaba el peso a las cosas en la competencia, sé lo que valen pero tampoco me estreso con el tema, antiguamente yo no era capaz de proyectarme más allá, trataba de vivir como el día a día, pero para tener una medalla hay que hacer un trabajo largo, no te lo puedes pero poner hoy día para mañana”.

 

¿Tokio es lo más inmediato, aunque también será  un reto los Panamericanos de 2023?

 “Creo que sí, pero yo me debía una medalla de oro, siempre dije que me la debía, llevaba dos de plata y decía que no podía finalizar un movimiento o la competencia para ganaría, pero era un reto entre mi mente y yo”.

 

¿Y los objetivos para el Mundial de Malasia son los mismos?

“Las mismas del Panamericano, pero estará China, la PRK, será una competencia con mayor dificultad, pero hay que trabajar tranquilos, no me puse expectativas, hacer un buen total para llegar a Tokio de la mejor manera nos propusimos con el profesor”.

 

¿Y cuándo comienzas esa preparación?

“Esta semana se acaban las entrevistas, se acaba todo, tengo que empezar a entrenar para el Mundial, no me puedo quedar descansando en los  laureles. Hasta el 22 de agosto en Santiago y de ahí a Bulgaria y después a Tailandia donde se hará el Mundial”.

Mirada de sus padres

Rosetta Paris y Hernán Valdés, los padres de la deportista, escuchaban con atención a su hija asumiendo que no la verán por un buen tiempo, “me alegro por la Fernanda, era como la tercera es la vencida, sabía que buscaba el oro en lo más íntimo. El Comité Olímpico y las políticas de estado ha hecho un trabajo fundamental, hay que tener los profesionales adecuados a los deportistas, ahí está la inversión”, dijo

Para Hernán, en tanto, esta es la consecuencia de la vida que han llevado como familia, “esto es parte de la vida, vivir felices, tranquilos, compartir, el resultado de la Fernanda es propio de ello”, enfatizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X