Cuatro años tuvieron que pasar para que el “Rayo” corriera en unos Juegos Olímpicos y demostrara en sólo unos segundos que no tiene rivales

Sí, cuatro años los fanáticos tuvieron que esperar para ver en acción a Usain Bolt en unos Juegos Olímpicos. Cuatro años que terminaron en sólo 10 segundos, que fue el tiempo que hizo el jamaicano en su serie siete -de ocho- y así clasificar a la semifinal que se disputará mañana.

Como es su costumbre, el velocista entró al estadio como una real estrella mundial, aplaudido en todo momento por los simpatizantes, que con cámaras buscaban la mejor ubicación para sacarle una foto. Y él, claro, sonriendo como es habitual, posaba.

Ya en la pista, Bolt volvió a demostrar que no tiene rivales. Y lo demostró en sus primeros metros de carrera, al verse ya ganador. Claro, hizo lo que nadie hace, que es parar y ver de reojo a sus competidores. Así, en su primera presentación, Usain Bolt, el mejor velocista de todos los tiempos -y para otros el mejor deportista-, marcó un tiempo de 10.07 para clasificar en primer lugar.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X