• Los muchachos de Ricardo Rojas dejaron pasar una chance de ascenso, aunque todavía les queda una opción. La próxima semana se verán las caras con Tomás Grey o Escuela de Macul, en la liguilla de Promoción.
  • La alegría viajó a Villarrica con el ascenso de Pilmahue que ahora buscará el título del 2018 ante Concepción o Ferroviarios que se enfrentan hoy.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Al caer nuevamente con su similar de Pilmahue de Villarrica, esta vez en calidad de local por 0-1, el cuadro serenense de Unión Compañías tendrá que jugarse la única carta que le va quedanpodrá enfrentar a Tomas Grey o la Escuela de Macul, que buscarán no descender. El sorteo para conocer a su rival y saber si comienza de local o visitante tendrá lugar este martes en la sede de ANFA en Santiago.

El presidente de Deportes Unión Compañías, Duilio Lettura, estimaba en unas 600 y quizás más, las personas que se presentaron como espectadores en el duelo de revancha de los celestes con su similar de Pilmahue. El representativo serenense se jugaba la opción del ascenso directo a la Tercera División A ante su similar de Villarrica, por lo que la expectación fue creciendo en la medida que avanzaba la semana y la confianza con la que llegaban los jugadores que dirige Ricardo Rojas. Sin embargo, primero debían revertir el 0-2 que les habían encajado los de la Araucanía en el primer duelo, que les daba la primera opción y les sacaba la responsabilidad de salir a buscar el partido.

Poco a poco se fue llenando la gradería poniente del complejo deportivo Juan Soldado. Mucha familia, niños, familiares de los jugadores y una pequeña barra del equipo visitante que no dejó de alentar y cantar por el cuadro verde.  No se equivocó Lettura en su estimación de los aficionados, incluso, también se fue llenando de hinchas el sector oriente del sintético, aunque ellos, pese a tener la misma visión de quienes se encontraban al frente, estaban liberados de pago. “Esto es así decía después el dirigente”, agradeciendo de todas maneras la fuerza y compromiso puesta por los hinchas que en todo el año no han dejado de acompañarlos.

 

PRIMERA FRACCIÓN

No fue el partido que esperaban los dirigidos del exinternacional Ricardo Rojas, aunque tenían claro que el desarrollo del juego debería pasar por la manera cómo ellos sometían a los sureños.

Lo intentaron, se crearon oportunidades, en especial en  el primer capítulo, aunque el pórtico de Sergio Torres se mantenía inalterable. El cuidatubos resultó clave en esa fracción, sin imaginarse la presión que les traspasaba a los locales.

 

 “Hasta acá nadie nos ha regalado nada y nos jugaremos la opción para ascender en la Liguilla de Promoción”, RICARDO ROJAS. Entrenador del DUC

Bien marcados sus hombres de mediocampo, en especial Cristián Gómez y una marca zonal que realizaban sobre  el “Astroboy” Barrera, las opciones del DUC fueron disminuyendo. Pilmahue sacaba adelante la tarea producto de su ordenado esquema y el agrupamiento en los últimos 30 metros,  que hacían imposible encontrar un flanco que los hiciera pasar zozobras.

 

NO CAMBIA EL LIBRETO

Los primeros 45 minutos se fueron con las sensaciones marcadas en el terreno de juego. Los celestes mostraban en su sudor la necesidad de marcar y ojalá apenas se reanudara el juego; mientras que los hombres de John Bustamante asumieron el descanso como una manera de recobrar fuerzas y seguir con el mismo libreto. Cada minuto que pasaba, más se acercaban a la Tercera A del fútbol chileno.

En el césped del Juan Soldado, jugaron todo el rato con la ventaja lograda en el cotejo de ida, por lo que no había razón para cambiar el sistema. Ni siquiera un descuento de los locales los alteraría en su proyecto.

EL GOLPE

El partido en su segunda fracción mantenía la misma característica, aunque el nerviosismo se hacía visible. La buena intención del juego asociado se fue perdiendo en el anfitrión conforme transcurría el tiempo. A esas alturas había que recurrir a alguna intervención individual o algún error de la zaga foránea como para provocar el desequilibrio. Nada de eso ocurrió. Fue Pilmahue el que liquidó la lucha y se fue rumbo a la Tercera A.

600 personas tomaron parte, ayer, del duelo de revancha entre el DUC y Pilmahue.

Tras un lanzamiento de esquina, la zaga de los celestes se desaplica y llega el gol de Orlando Bustamante que se recibe como un golpe letal.

Recién se jugaba el minuto 60 y la diferencia obligaba al local a anotar tres goles para forzar los penales, cuatro si deseaban avanzar de manera directa.

Fue duro el castigo, demasiado, innecesario. Pegó fuerte Pilmahue a tal extremo que en minutos el DUC se quedaba con 10 hombres por la expulsión de Ariel Tapia, quien vio la segunda amarilla.

El tramo final y a través de la contra, el equipo verde malogró varias opciones de aumentar en el arco de Nicolás Cortés. No había nada que hacer. Pilmahue timbraba los boletos a la categoría superior y mandaba al DUC a la liguilla por la promoción (ver recuadro), donde se jugará la última carta por el ascenso.

 

PROTAGONISTAS

El volante de Pilmahue, Carlos Ahumada, uno de los pilares en el duelo de revancha, indicó que jamás se hubiesen esperado este final, después del flojo comienzo de la temporada, “este año llegué a Pilmahue,  fue un año duro, el equipo no estaba bien, perdíamos casi siempre, íbamos novenos, llevábamos pocos puntos y nos clasificamos de suerte a la liguilla final del sur. Pese a eso logramos sacarlo adelante con la llegada de John (Bustamante), ya que el equipo avanzó física y futbolísticamente, ahora  iremos por ese título de campeón”, recalcó.

Acerca del partido reconoció que la ventaja lograda en el primer partido resultó clave, “lograr esa diferencia fue muy bueno para nosotros, ya que los nervios y la presión la tenían ellos. Supimos jugar con el resultado. Ellos debían salir a buscar el partido  y defendimos con mucho orden”, precisó.

En el local, el capitán Franco Peña reconoció que fue complicado el partido, “venían con la ventaja del ida y jugaron con  esa condición, lo manejaron y nosotros no pudimos aprovechar nuestras chances”.

Pese a la desazón, el capitán serenense recalcó que se nos fue una oportunidad, “pero tenemos la segunda chance que es jugar la liguilla de promoción y estamos mentalizados con mis compañeros que no la podemos dejar escapar”, indicó.

 

LA ILUSIÓN INTACTA

Para el entrenador Ricardo Rojas, se trató de un partido muy complicado que debe servirles de experiencia, “allá teníamos un partido muy controlado y en este tipo de instancias hay que ser más pragmáticos. Somos un equipo que juega de buena manera y pese a jugar bien, nos encontramos con equipos que son más pragmáticos, le pegan para arriba, cierran filas y estas instancias se ganan así a veces”.

Al igual que sus jugadores, mensaje que reforzó a sus jugadores, el excentral del América de México reconoció que “todavía nuestra meta de ascender sigue intacta, nos debemos jugar la última opción en la liguilla y vamos a ir por concretar ese sueño. Nadie nos ha regalado nada, los jugadores y yo lo tenemos asumido”, precisó. 0810i

Sorteo de la liguilla

Al avanzar a la ronda de semifinales de la temporada oficial, el DUC, en el peor de los casos, podría optar a una última opción de ascender a través de la liguilla por el ascenso. Para ello deberá enfrentar, de acuerdo a lo que arroje el sorteo de este martes en la sede de ANFA, a Tomás Grey o Escuela de Macul, equipos que buscarán mantener la serie A. El cuarto equipo que irá a ese sorteo será el que resulte derrotado hoy en el duelo que animarán los equipos de Concepción y Ferroviarios, cuya ventaja por 2-1 favoreció a este último en el primer cotejo.

“No sabemos si comenzamos de local o visitante en el primer duelo”, precisó el mandamás de los celestes.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X