Sin tetas no hay paraíso

El conocimiento público del video que da cuenta de la actuación de las autoridades del gobierno anterior encabezadas por la entonces mandataria, constituye un documento clave para medir la capacidad de un gobierno y su gobernanta en momentos de convulsión nacional.

El dirigirse al país afirmando la no existencia de un tsunami mientras paralelamente desde la Isla Juan Fernández se daba la información radial de que este estaba teniendo lugar, colocan a la autoridad en una condición irremediablemente reñida con la que debe tener un gobernante ante una inminente catástrofe, como fue la que vivió el país el sábado 27 de febrero del 2010.

Cabe entonces preguntarle a la ciudadanía, luego de conocerse pruebas irrefutables que invalidan la conducta de un gobernante, si es racional pretender postularla nuevamente a la primera magistratura.

Lo anterior es comprensible solamente en términos de una búsqueda ciega por intentar la recuperación del poder por el poder y sólo se puede entender por la absoluta incapacidad política de ofrecer al país nuevos líderes, sumada a la desesperación por recuperar el paraíso del que profitaran por más de dos décadas. El titulo de la novela del escritor colombiano Gustavo Bolívar Moreno permite interpretar la conducta política de un conglomerado agotado.

El regreso al pasado sólo es posible cuando se tiene líderes de verdad pues son los únicos capaces de reinventarse a sí mismos para sintonizar con los cambios.

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.