La importancia de las aguas subterráneas

La mayoría de los agricultores que se riegan por agua de ríos desde Copiapó a Ñuble, vieron y/o recibieron en septiembre 2013 el ”pronóstico de disponibilidad de agua temporada de riego 2013-2014” en caudales dados en lugares de aforo, indicando las deficiencias para 2014 que viene a sumarse por arrastre a los 7 años más secos recientes que no han recibido el ya característico del invierno boliviano con fuerza para llenar los embalses.

Como la mayoría de los agricultores tiene o se ha visto en la necesidad de construir pozos o pozos someros o perforados a máquina según el caso, solicitando inscribirlo por regularización y con ello han paliado en lo posible, lo que se necesita para regar eficientemente los productos de exportación.
Es válido, mayoritariamente, el conocimiento de que las aguas subterráneas cubren el 0,657 % de las aguas del mundo, a diferencias de las aguas dulces superficiales que sólo son el 0,0117 % y la mayoría es el agua de mar con 97 %.

La alta demanda del agua para minería que generalmente está donde nace el agua por derretimiento de las nieves y la infiltración conjunta con las lluvias siendo la minería por ley, la principal usuaria de las aguas encontradas en su explotación para su beneficio, según el Código de Aguas y Código de Minería.

De esta forma, imitando la Comisión Sequía de 1970, ordenada y financiada a Corfo para hacer pozos y que en la actualidad aún sirven con eficacia. En la Región de Coquimbo se hicieron más de 500 pozos que han servido y siguen sirviendo ante el cambio climático. Estimo que deben hacerse otros 500 pozos sin mirar dónde quieren, porque deben producir con asistencia hidrogeológica para su ubicación, ahora se requiere agua y la urgencia debe llevar también a entubación del agua en los canales para evitar la evaporación y pérdida por conducción.

Comentarios

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.