“Día del Trabajador”

Cuando comenzó el Gobierno del Presidente Piñera nos colocamos como meta crear 200 mil puestos de trabajo de manera anual, pero el buen liderazgo, el tomar decisiones sin caer en populismo permitió aumentar la meta a 1 millón de puestos de trabajo en 4 años, no menor considerando que en el último Gobierno sólo se crearon 400 mil. En nuestra región en los últimos tres años se han generado más de 40 mil puestos de trabajo, bastante más que los 16 mil generados en los primeros tres años del Gobierno de Bachelet. Considerando la inestabilidad económica mundial,
Chile vive una buena situación y nuestra región aún mejor, considerando el último INACER, que señala una tasa de crecimiento del 6,9% y una tasa de desempleo del 5,7%
Pero no todo gira en torno a cifras, sino que es más profundo, es un tema de inclusión social, de más oportunidades, de disminuir las desigualdades de una mejora en la calidad de vida.
Si consideramos los casi 800 mil puestos de trabajo creados, una cifra importante de señalar es que el 50% de estos han sido tomados por mujeres, mano de obra necesaria y que no estaba siendo considerada, ahí van los importantes convenios que ha firmado Sernam con empresas mineras y de la construcción para que sean consideradas, integradas y capacitadas en un mundo manejado sólo por hombres.
Ahora estamos viviendo un importante debate, definir el sueldo mínimo, que esperamos sea resuelto de manera rápida y con el consenso de la mayoría, ya que permitirá poco a poco generar mayor estabilidad a las personas y ojalá este aumento coincida con el aumento del costo de vida. Y así sumado al trabajo conjunto entre empleador, colaboradores y Gobierno y construyendo ambientes de trabajo más agradables y dignos.
 

Comentarios

Comentarios

Señor boticario, ¿Podría sincerarse acerca de ese 50% de los casi 800 mil puestos de trabajo creados que han sido tomados por mujeres?
Para ayudarle le voy a citar algunos datos dados a conocer por los economistas Gonzalo Durán y Marco Kremerman de la Fundación Sol:
1) El 33,3 % de los nuevos empleos femeninos corresponde a trabajo por cuenta propia (de pocas horas a la semana y de muy baja calificación), personal de servicio doméstico, familiar no remunerado y unas pocas empleadoras de microempresas.
2) El 47,8 % de los nuevos empleos corresponde a empleo asalariado “tercerizado”, vale decir, subcontratación, suministro de trabajadores y enganche, que en promedio ganan un 22 % menos que un contratado directo.
3) Sólo 18,9 % de los nuevos empleos femeninos corresponde a empleo asalariado contratado directamente por la empresa.
4) Tres de cada cuatro nuevos empleos femeninos se concentran en los sectores de Comercio y Servicios, que suelen presentar bajos salarios y extenuantes jornadas, replicando la distribución sexual del trabajo que arrastra por décadas la matriz productiva chilena y que ubica a las mujeres en los sectores de mayor precariedad.
5) Hoy en Chile se registran 348.680 mujeres subempleadas que en promedio trabajan 3,3 horas al día. Según la última Encuesta Suplementaria de Ingresos del INE (NESI 2011) el 50 % de las mujeres chilenas subempleadas tiene un salario menor a $ 70.000.
6) Según la NESI 2011, el 50 % de las mujeres chilenas que trabajan y reciben remuneración gana menos de $201.354.
7) 523.363 mujeres asalariadas no tienen un contrato de trabajo, a pesar de que deben cumplir horario y órdenes.
8) Sólo el 44,2 % de las mujeres asalariadas entre 15 y 29 años tienen un contrato indefinido con cotizaciones.
http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2013/03/08/el-trabajo-sucio-de-l...
También sincérese acerca de ese millón de puestos de trabajo que van a crear en 4 años. Acá encontrará algunos "datitos":
http://www.biobiochile.cl/2011/05/11/cantidad-sin-calidad-desgranando-la...
Ojalá no se cumpla su deseo de que el aumento del sueldo mínimo coincida con el aumento del costo de vida, pues el ministro Larraín ya dijo que va a dar un 6,2% de reajuste,lo que significa un 4% de aumento real.

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.