Cartas al director

Enviada por admin en 24 Nov 2010 - 09:38

A las autoridades regionales que leyeron la publicación “Tarjetita de invitación” en la sección “Cartas de los lectores” del día domingo 14 del presente, ella fue coincidente con la reparación del camino Huachalalume. Los usuarios y conductores agradecen la pronta reparación.

Patricio Borlone Rojas

Enviada por admin en 23 Nov 2010 - 09:40

El debate en torno a la disminución de las horas de Historia es pertinente visualizarlo en un contexto mayor, a saber: El de la progresiva pérdida de influencia de los historiadores en el espacio público. Hasta mediados del siglo XX en Chile no funcionaba ninguna comisión gubernamental de importancia si no tenía entre sus integrantes, por lo menos, a un historiador. Asimismo, los grandes editorialistas de los diarios también eran historiadores: Alberto Edwards, Francisco Antonio Encina, Ricardo Donoso, Eugenio Pereira Salas, Jaime Eyzaguirre, etcétera. 
Pero las cosas han cambiado notoriamente en los últimos cincuenta años. La mayor novedad radica en el hecho que hoy en día los historiadores tienen que compartir el espacio público con los cientistas sociales y los filósofos. Más aún, tienen que competir con unos y otros.
Qué duda cabe. Los historiadores han perdido el monopolio. Para colmo tienen que competir en condiciones desmejoradas, porque ellos, a diferencia de sus competidores, carecen, en estricto rigor, de formación científica y filosófica.
El último gran historiador que en Chile tuvo una formación filosófica fue don Mario Góngora. Después de él (salvo honrosas excepciones, como Joaquín Fermandois y José Bengoa, entre otros) predominan en las aulas universitarias tres tipos de historiadores que, a grandes rasgos, se caracterizan por lo siguiente: 1) El tipo más fácilmente identificable corresponde al de los historiadores eruditos que se solazan en la pedantería y en la glotonería del dato; 2) Después están aquellos historiadores que ponen su erudición al servicio de ideologías, da lo mismo si son de izquierda o derecha; 3) Por último está el caso de aquellos historiadores que ponen su erudición al servicio de ideas filosóficas o doctrinas sociológicas que no comprenden, pero a las que rinden pleitesía y sirven de manera obsecuente, precisamente porque carecen de formación científica o filosófica.

Juan Morales Michea

Enviada por admin en 23 Nov 2010 - 09:39

Resulta extraño hablar acerca de cómo es Marcelo Bielsa. Extraño porque en algún momento nos parece un entrenador, cuyo liderazgo se centra fuertemente en la tarea, y en otros parece un individuo extremadamente cercano a las personas. Basta con ver las desconocidas relaciones que fue estableciendo con algunos de sus ayudantes más cercanos en Juan Pinto Durán y otros vínculos con personas externas al lugar de entrenamiento. Ejemplos de ello son las que desarrolló con una dueña de una pastelería, con un estudiante secundario de Curicó, con directores de cine, por nombrar algunos. Pero la más llamativa de todas es aquella que establece con “Mario el verdulero”, a quien incluso le pide en una ocasión retirar un premio por él.
¿Qué hay detrás de todo esto? A la base de todo esto hay un liderazgo contextual, situacional, adecuado a las necesidades. En un momento, excesivamente obsesivo por la realización y cumplimiento de la tarea, rigurosidad y planificación de los entrenamientos, y en otros, preocupado por las personas, por sus problemas y en cómo poder ayudar.
¿Locura? No, nada de eso. Simplemente se trata de un personaje prototípico muy distinto a los que estábamos acostumbrados a observar en nuestro fútbol e incluso en la sociedad chilena. Una especie de antihéroe. Un personaje considerado sobresaliente, pero que se autodesigna como un “experto en fracasos”. Un personaje con una función mediática, pero que intenta enmascararse, que no le teme a ciertos convencionalismos (se viste de buzo en toda instancia y tiene actitudes públicas y privadas poco comunes). Capaz de conversar y establecer diálogos, pero que prefiere sobremanera los soliloquios.
Creo que por todo lo analizado de él, es claro que su legado es atípico. Las enseñanzas que deben extraerse no deben esperarse sentados en el pupitre de un aula, si no que más bien deben autogenerarse a partir de la observación, de manera personal, como en una especie de “lectura entre líneas de su vida”, de manera atípica, sin duda como una proyección de lo que es él.

Rodrigo A. Cauas E.

Enviada por admin en 22 Nov 2010 - 10:45

En nuestro país, a diario vemos cómo los dineros fiscales son empleados para muchas cosas que, de una u otra manera, benefician a alguien. Millones de pesos para parchar hoyos que después de una pequeña lluvia florecen como hongos; millones de pesos para hermosear plazas y jardines que luego de unos meses están destruidos, y que sólo sirven  para amparar a los delincuentes; millones de pesos para reponer alumbrados públicos que, al cabo de unos meses, ya se habrán robado; repletar las esquinas de semáforos, y en fin... Podría seguir enumerando una interminable lista de millones de dólares. A lo que quiero llegar es que, así como podemos fijar ítems para poder hacer todo lo anterior, no ponemos ítems para ayudar a costear los tratamientos para el cáncer. Sé que está el Auge y todo, pero a su vez el Auge tampoco es para todos ya que, si gano más de 300 mil al mes, soy un millonario y puedo acceder a comprar cajas de medicamentos cuyo valor en algunos casos supera los ingresos familiares, porque esta es la realidad. Eres tan rico como para viajar a Cuba y obtener tratamiento gratis, pagar los mejores medicamentos y los mejores especialistas extranjeros, o lo suficientemente pobre como para sensibilizar a una visitadora social que verificará que tienes piso de tierra o que te dirá que tuviste la suerte de que justo tu cáncer estaba cubierto por el Auge, y lo único que tienes que tener es paciencia para esperar horas médicas en hospitales que, obviamente, no están en tu zona... En fin, con todo esto quiero decir que el Gobierno tiene la capacidad de auspiciar estos gastos, pero no posee las ganas. Las esclerosis múltiples, los trasplantes de órganos y el cáncer hoy sólo son un buen negocio para los que viven del dolor de otros.

César Castillo Barraza

Enviada por admin en 22 Nov 2010 - 10:44

Hace algunos días el Ministerio de Salud prohibió la venta de efedrina y pseudoefedrina, para evitar así que en Chile se instale la moda de producir clandestinamente una adictiva droga: la metanfetamina, estimulante que afecta el sistema nervioso central y es similar en estructura a la anfetamina.
Un impactante aumento del consumo de esta droga, de 1,5% a 12,3%, entre los años 2005 y 2010, arrojó el segundo estudio de la Fundación Paz Ciudadana, respecto del abuso de esta sustancia entre personas detenidas. Pero ¿en qué consiste esta droga? ¿Cómo actúa sobre el organismo? ¿Qué consecuencias puede tener para las personas?
La metanfetamina aumenta la liberación y bloquea la reabsorción del neurotransmisor dopamina, produciendo concentraciones muy altas de esta sustancia química en el cerebro. Esto constituye un mecanismo de acción común de la mayoría de las drogas de abuso, ya que la dopamina juega un papel importante en la gratificación, la motivación, la sensación de placer y la función motora.
Estudios recientes en personas que han abusado de la metanfetamina por periodos prolongados, también revelan cambios graves de estructura y función en las áreas del cerebro asociadas con las emociones y la memoria. Esto podría explicar muchos de los problemas emocionales y cognitivos que se observan en los abusadores crónicos de metanfetaminas.
El consumo de metanfetamina, incluso en pequeñas cantidades, puede causar efectos físicos estimulantes, como la cocaína o la anfetamina, incluyendo una prolongación del estado de vigilia, mayor actividad física, disminución del apetito, aumento de la frecuencia respiratoria y frecuencia cardiaca, irregularidad del latido del corazón, aumento en la presión arterial e hipertermia. Con el abuso de esta droga, también hay pérdida extrema de peso, problemas dentales graves, ansiedad, confusión, insomnio, perturbaciones en el estado de ánimo y comportamiento violento.

Fernando Torres

Enviada por admin en 20 Nov 2010 - 10:20

El dictamen de la Corte Suprema sobre la termoeléctrica Castilla es una buena noticia para Chile, no sólo porque evita que el país continúe aumentando sus emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, sino porque vuelve a mostrarnos que la política pública en nuestro país debe ser más proactiva en ordenar el territorio, desarrollar actividades compatibles con las características y valores ambientales del territorio nacional y asegurar que el aparato público y sus funcionarios hagan respetar las reglas del juego.
Castilla no es el primer caso en que enfrentamos el intento de ubicar proyectos contaminantes, en áreas establecidas por la sociedad para otras funciones. Tenemos fresco el caso de Campiche, Termoeléctrica de AES-Gener, que fue aprobada en un área verde de la Región de Valparaíso y que cuando la comunidad logró detenerla por la vía judicial, ya su construcción había avanzado en un 40%.
Durante los últimos años, hemos sido testigos de reiterados intentos empresariales -principalmente mineras y energéticas- por desarrollar proyectos dentro de áreas protegidas, haciendo caso omiso de la decisión pública de reservar dichos terrenos para conservación y no para explotación. Así las cosas, si la institucionalidad ambiental no establece condiciones claras de ingreso de los proyectos al SEIA y si los servicios públicos no se pronuncian de acuerdo al orden jurídico vigente, se profundizarán los conflictos ambientales. Entonces, la institucionalidad ambiental continuará cayendo en el descrédito tanto a nivel local como internacional, lo que también generará un alto nivel de incertidumbre para las inversiones.
El caso Castilla vuelve a mostrar un Chile de papel, donde el lobby y las influencias logran sobrepasar el estado de Derecho y las políticas públicas y donde ni siquiera los actos administrativos cumplen con los procedimientos. El dictamen de la Corte Suprema está instando a la Corema -que ya no existe legalmente, pero sigue actuando- el deber de rechazar el proyecto. Sin embargo, al parecer, la empresa MPX buscará seguir adelante con la evaluación e intentará otra estrategia. ¿Cuál será? Nadie lo sabe.
Puede ser cualquier cosa, ya que como hemos visto, hacer las cosas bien y con probidad, no ha sido una característica propia de nuestra institucionalidad ambiental.

Sara Larraín,
directora del Programa
Chile Sustentable

Enviada por admin en 20 Nov 2010 - 10:19

Con seguridad puedo afirmar que en el servicio público se observan dos tipos de personas: Las que tratan de ser eficientes apegándose rígidamente a preceptos y aquellas que, con gran sabiduría, aplican criterio y humanidad. Las primeras, a veces, abusan de su autoridad y arrogantemente se olvidan que la rectitud debe ir acompañada de cortesía y sensibilidad.
Lamentablemente, en áreas como la salud y la educación generan profundos abismos en las relaciones humanas. Las demostraciones hostiles sólo proyectan la mala calidad de tu vida interior.
Quiero destacar y agradecer, por la actitud deferente y humanitaria que tuvieron para conmigo, solucionando el acceso a un examen de control, al doctor Marcelo Barra Muñoz y a la señora Soledad Araya, funcionaria de Cirugía del hospital de Coquimbo, quienes, feliz y evidentemente, pertenecen al segundo grupo de personas.

María Cristina
6.218.189-3

Enviada por admin en 20 Nov 2010 - 10:17

Si al honorable senador Andrés Zaldívar la vocera de gobierno Ena Von Baer, le parece salida de las juventudes hitlerianas, el senador parece salido del libro “El señor de los anillos”. Me recuerda especialmente a Gollum, que lo único de que desea es recuperar el poder que contiene un anillo.

Carlos Reyes Otárola
11.516.316-7

Enviada por admin en 19 Nov 2010 - 09:31

Qué fugaz resulta el tiempo, sobre todo cuando se pasan gratos momentos y se conoce gente tan valiosa y enriquecedora en un lugar tan  hermoso como es la IV Región de Coquimbo. Una región llena de historia, de bellezas naturales, sus valles transversales, sus playas, sus paisajes heterogéneos  de  frondoso verde  y de desierto,  cada rincón que tuve el placer de recorrer y conocer en mis numerosos viajes que realicé para escuchar a la comunidad y brindar el mejor servicio de Carabineros de Chile en cada sector.
Me siento orgulloso de haber comandado la IV Zona de Carabineros Coquimbo. Hemos logrado situarnos en nuestro país como la tercera región con menor porcentaje de victimización, lo cual ha sido el reflejo de un arduo y permanente trabajo de cada uno de los carabineros de la región, de su apoyo incondicional, de su profesionalismo y abnegación, su vocación de servicio público, siempre dispuestos a dar la vida si fuese necesario. Para ellos van mis más sinceras felicitaciones y agradecimiento por haberme acompañado en esta labor durante el año del bicentenario
No puedo dejar de mencionar el estrecho vínculo que logramos con la comunidad, juntas de vecinos y estamentos sociales varios; ello gracias a la labor, entre otros, desplegada por los  medios de prensa y sus integrantes, periodistas, gráficos, camarógrafos y editores.
Quisiera expresar mis más sinceros agradecimientos al Gobierno Regional, y cada uno de los secretarios regionales ministeriales, con quienes siempre mantuvimos más que un trabajo en común, una preocupación constante por cada uno de los vecinos de la comunidad en las materias propias que les compete a cada uno de ellos.
También quisiera agradecer a las juntas de vecinos y a la comunidad en general, que estuvo siempre dispuesta a colaborar con el trabajo de Carabineros de Chile.
Me llevo también la satisfacción por el deber cumplido en innumerables procedimientos delictuales. Por cada uno de los servicios especiales dispuestos, como el “Plan de Reforzamiento de Verano”, el campeonato de tenis Copa Davis, el Rally París Dakar en el cual la participación de Carabineros fue destacada a nivel internacional, el gran despliegue de personal para el 18 de septiembre en la celebración de las Fiestas Patrias del Bicentenario en la Pampilla de Coquimbo, el resguardo en las fiestas religiosas, y cada encuentro deportivo y recitales que se realizaron para la recreación de los habitantes de la Cuarta Región.
Antes de finalizar estas líneas, quisiera pedirles que cuiden esta tierra de poetas, que se sientan orgullosos de vivir aquí, y que ese amor sea el impulso para proteger también su patrimonio histórico cultural que tan dignamente ha perdurado hasta estos días.
No me voy tan lejos. Mi próxima destinación es la V Zona de Carabineros Valparaíso, seguiremos siendo vecinos y como siempre podrán encontrar en mí una mano amiga. Sin embargo, la IV Zona de Carabineros Coquimbo queda en excelentes manos bajo el mando del general Jorge Rojas Langer.

Rodolfo Pacheco Kutz
General de la IV Zona de Carabineros