Cartas al director

Enviada por admin en 25 Nov 2010 - 09:40

El motivo que me lleva a escribir esta carta es para mostrar mi más completo rechazo a la reducción de las horas de Historia y Ciencias Sociales de Quinto Básico a Segundo Medio. La argumentación del Gobierno y de su ministro de Educación, indicando que los niños mejorarán su comprensión lectora estando más tiempo en la biblioteca o que la única manera de avanzar en calidad de la educación es a través del mejoramiento de la enseñanza de lenguaje y matemáticas, linda en lo meramente simplista, por no decir improvisado.
La historia es una de las áreas reconocidas en la formación ciudadana, es la que desarrolla de mejor manera la capacidad crítica y de construcción positiva dentro de una sociedad marcada en muchos casos por los antivalores.
Esto es un verdadero atentado al alma de un país y lo que más me sorprende es que nadie del supuesto panel de expertos que asesoró tal decisión se pronuncia públicamente, lo cual encuentro lógico, pues nadie querrá hacerse cargo de tamaña decisión sabiendo las críticas que recibiría.
Finalmente, un mensaje a nuestro ministro de Educación: En el año en que cumplimos 200 años del inicio del proceso de independencia que nos llevaría a la libertad plena, en donde las series históricas se toman la pantalla grande y chica, en donde un terremoto nos sacudió y un pueblo mirando su historia supo cómo levantarse de los escombros dejados, usted, señor ministro, nos quita parte de nuestra identidad como nación al disminuir las horas de Historia en nuestros colegios. Lo único que se me ocurre en este instante es decirle ¡Feliz Bicentenario! ya que al parecer no habrá Tricentenario, pues no habrá Historia que nos recuerde en nuestros colegios que en aquel lejano 18 de septiembre de 1810, un grupo de chilenos forjó lo que somos hoy, un país libre y soberano.

Patricio Tapia Huara
Profesor de Historia y Ciencias Sociales
12.610.601-7

Enviada por admin en 24 Nov 2010 - 09:41

Quisieramos expresar nuestro profundo malestar derivado de la cancelación de la presentación de nuestras creaciones artísticas, a exponer en la ciudad de Combarbalá, cuya inauguración debía efectuarse el sábado 20 de noviembre de 2010. Sobre el particular, queremos manifestar lo siguiente:
1) Las artistas, señoras Manuela Antúnez Figueroa, Paula Niño de Zepeda Gumucio y Pilar Arrarás Pizarro, consensuaron con las autoridades de esa comuna la presentación de una serie de obras plásticas, creadas especialmente para esta muestra.
2) Desde el otoño hemos trabajado para esta exposición, postergando otros compromisos.
3) Nuestra motivación se debe a que en la ciudad de Combarbalá existe el Centro Cultural que lleva el nombre del destacado pintor don Nemesio Antúnez, padre de una de nuestras expositoras. Además, están la ilustre familia Niño de Zepeda, arraigada desde la colonia en la zona (Cogotí), y la familia de don Miguel Armando Pizarro, hijo ilustre de Combarbalá, así como también su hijo don Hernán Pizarro Montenegro, importante arquitecto y fundador del club deportivo y cultural “Los Loros”. Por tanto, las expositoras querían rendir un homenaje a la ciudad en su cumpleaños, por la conexión espiritual y familiar que las une a esa tierra.
4) Sin embargo, en la noche del miércoles 17 ,  fuimos informadas a través de un “recado telefónico” que la exposición se había suspendido, sin dar explicaciones de ninguna naturaleza.
5) Como es de conocimiento, nuestra participación en dicho evento se encontraba perfectamente agendada y promocionada, local,  regional y nacionalmente.
A través de la presente nota hemos querido expresar nuestro profundo malestar por tan insólita actitud al suspender, de forma unilateral y sin causa aparente, nuestra participación en la exposición. Las artes plásticas constituyen parte importante de la expresión de la cultura de los pueblos, lo que se refleja de forma particular en este caso, en nuestra calidad de artistas ligadas de manera sentimental a la comuna, diseñando obras especialmente motivadas por la ciudad de Combarbalá y su aniversario.

Paula Niño de Zepeda Gumucio,
Manuela Antúnez Figueroa y
Pilar Arrarás Pizarro

Enviada por admin en 24 Nov 2010 - 09:39

Corría el año 1985, el Gobierno de la época afrontaba una crisis económica y, al parecer, no encontró nada mejor para paliarla en parte que rebajar en un 10% las escasas rentas del sector de pensionados, en forma muy drástica.
Restablecido el mando democrático y seguramente la injusticia cometida, el hecho motivó la reacción necesaria, de modo que al conglomerado afectado se le restituyó un 5%, dado que el tiempo transcurrido no fue preocupación para las autoridades por el daño inferido a un sector importante de la ciudadanía.
Hasta hoy, no se ha cancelado el saldo de la suma total que se considera adecuada, pasando a constituirse como una “deuda histórica”, análoga a aquella por la que ha estado luchando otro importante sector gremial del país: el profesorado.
Ojalá lo expuesto en esta carta no dé pábulo para pensar en el famoso “Pago de Chile”.
Hay conciencia de que el país en­frenta dificultades, como ha sido siempre, para preocuparse de estos emolumentos, pero los jubilados no pueden soportar indefinidamente que no se les haga justicia, máxime cuando constituimos un sector carente de fuerza gremial que no se defiende, como actualmente lo hacen otros conglomerados.
Recibimos promesas de solución en tiempos pre-eleccionarios, pero todo quedó olvidado. Sin embargo, ahora y afortunadamente, podemos recurrir a la tribuna pública que la prensa local nos brinda con muy buena voluntad, como es el caso de El Día.
Alejandro García Arancibia
 

Enviada por admin en 24 Nov 2010 - 09:38

A las autoridades regionales que leyeron la publicación “Tarjetita de invitación” en la sección “Cartas de los lectores” del día domingo 14 del presente, ella fue coincidente con la reparación del camino Huachalalume. Los usuarios y conductores agradecen la pronta reparación.

Patricio Borlone Rojas

Enviada por admin en 23 Nov 2010 - 09:40

El debate en torno a la disminución de las horas de Historia es pertinente visualizarlo en un contexto mayor, a saber: El de la progresiva pérdida de influencia de los historiadores en el espacio público. Hasta mediados del siglo XX en Chile no funcionaba ninguna comisión gubernamental de importancia si no tenía entre sus integrantes, por lo menos, a un historiador. Asimismo, los grandes editorialistas de los diarios también eran historiadores: Alberto Edwards, Francisco Antonio Encina, Ricardo Donoso, Eugenio Pereira Salas, Jaime Eyzaguirre, etcétera. 
Pero las cosas han cambiado notoriamente en los últimos cincuenta años. La mayor novedad radica en el hecho que hoy en día los historiadores tienen que compartir el espacio público con los cientistas sociales y los filósofos. Más aún, tienen que competir con unos y otros.
Qué duda cabe. Los historiadores han perdido el monopolio. Para colmo tienen que competir en condiciones desmejoradas, porque ellos, a diferencia de sus competidores, carecen, en estricto rigor, de formación científica y filosófica.
El último gran historiador que en Chile tuvo una formación filosófica fue don Mario Góngora. Después de él (salvo honrosas excepciones, como Joaquín Fermandois y José Bengoa, entre otros) predominan en las aulas universitarias tres tipos de historiadores que, a grandes rasgos, se caracterizan por lo siguiente: 1) El tipo más fácilmente identificable corresponde al de los historiadores eruditos que se solazan en la pedantería y en la glotonería del dato; 2) Después están aquellos historiadores que ponen su erudición al servicio de ideologías, da lo mismo si son de izquierda o derecha; 3) Por último está el caso de aquellos historiadores que ponen su erudición al servicio de ideas filosóficas o doctrinas sociológicas que no comprenden, pero a las que rinden pleitesía y sirven de manera obsecuente, precisamente porque carecen de formación científica o filosófica.

Juan Morales Michea

Enviada por admin en 23 Nov 2010 - 09:39

Resulta extraño hablar acerca de cómo es Marcelo Bielsa. Extraño porque en algún momento nos parece un entrenador, cuyo liderazgo se centra fuertemente en la tarea, y en otros parece un individuo extremadamente cercano a las personas. Basta con ver las desconocidas relaciones que fue estableciendo con algunos de sus ayudantes más cercanos en Juan Pinto Durán y otros vínculos con personas externas al lugar de entrenamiento. Ejemplos de ello son las que desarrolló con una dueña de una pastelería, con un estudiante secundario de Curicó, con directores de cine, por nombrar algunos. Pero la más llamativa de todas es aquella que establece con “Mario el verdulero”, a quien incluso le pide en una ocasión retirar un premio por él.
¿Qué hay detrás de todo esto? A la base de todo esto hay un liderazgo contextual, situacional, adecuado a las necesidades. En un momento, excesivamente obsesivo por la realización y cumplimiento de la tarea, rigurosidad y planificación de los entrenamientos, y en otros, preocupado por las personas, por sus problemas y en cómo poder ayudar.
¿Locura? No, nada de eso. Simplemente se trata de un personaje prototípico muy distinto a los que estábamos acostumbrados a observar en nuestro fútbol e incluso en la sociedad chilena. Una especie de antihéroe. Un personaje considerado sobresaliente, pero que se autodesigna como un “experto en fracasos”. Un personaje con una función mediática, pero que intenta enmascararse, que no le teme a ciertos convencionalismos (se viste de buzo en toda instancia y tiene actitudes públicas y privadas poco comunes). Capaz de conversar y establecer diálogos, pero que prefiere sobremanera los soliloquios.
Creo que por todo lo analizado de él, es claro que su legado es atípico. Las enseñanzas que deben extraerse no deben esperarse sentados en el pupitre de un aula, si no que más bien deben autogenerarse a partir de la observación, de manera personal, como en una especie de “lectura entre líneas de su vida”, de manera atípica, sin duda como una proyección de lo que es él.

Rodrigo A. Cauas E.

Enviada por admin en 22 Nov 2010 - 10:45

En nuestro país, a diario vemos cómo los dineros fiscales son empleados para muchas cosas que, de una u otra manera, benefician a alguien. Millones de pesos para parchar hoyos que después de una pequeña lluvia florecen como hongos; millones de pesos para hermosear plazas y jardines que luego de unos meses están destruidos, y que sólo sirven  para amparar a los delincuentes; millones de pesos para reponer alumbrados públicos que, al cabo de unos meses, ya se habrán robado; repletar las esquinas de semáforos, y en fin... Podría seguir enumerando una interminable lista de millones de dólares. A lo que quiero llegar es que, así como podemos fijar ítems para poder hacer todo lo anterior, no ponemos ítems para ayudar a costear los tratamientos para el cáncer. Sé que está el Auge y todo, pero a su vez el Auge tampoco es para todos ya que, si gano más de 300 mil al mes, soy un millonario y puedo acceder a comprar cajas de medicamentos cuyo valor en algunos casos supera los ingresos familiares, porque esta es la realidad. Eres tan rico como para viajar a Cuba y obtener tratamiento gratis, pagar los mejores medicamentos y los mejores especialistas extranjeros, o lo suficientemente pobre como para sensibilizar a una visitadora social que verificará que tienes piso de tierra o que te dirá que tuviste la suerte de que justo tu cáncer estaba cubierto por el Auge, y lo único que tienes que tener es paciencia para esperar horas médicas en hospitales que, obviamente, no están en tu zona... En fin, con todo esto quiero decir que el Gobierno tiene la capacidad de auspiciar estos gastos, pero no posee las ganas. Las esclerosis múltiples, los trasplantes de órganos y el cáncer hoy sólo son un buen negocio para los que viven del dolor de otros.

César Castillo Barraza

Enviada por admin en 22 Nov 2010 - 10:44

Hace algunos días el Ministerio de Salud prohibió la venta de efedrina y pseudoefedrina, para evitar así que en Chile se instale la moda de producir clandestinamente una adictiva droga: la metanfetamina, estimulante que afecta el sistema nervioso central y es similar en estructura a la anfetamina.
Un impactante aumento del consumo de esta droga, de 1,5% a 12,3%, entre los años 2005 y 2010, arrojó el segundo estudio de la Fundación Paz Ciudadana, respecto del abuso de esta sustancia entre personas detenidas. Pero ¿en qué consiste esta droga? ¿Cómo actúa sobre el organismo? ¿Qué consecuencias puede tener para las personas?
La metanfetamina aumenta la liberación y bloquea la reabsorción del neurotransmisor dopamina, produciendo concentraciones muy altas de esta sustancia química en el cerebro. Esto constituye un mecanismo de acción común de la mayoría de las drogas de abuso, ya que la dopamina juega un papel importante en la gratificación, la motivación, la sensación de placer y la función motora.
Estudios recientes en personas que han abusado de la metanfetamina por periodos prolongados, también revelan cambios graves de estructura y función en las áreas del cerebro asociadas con las emociones y la memoria. Esto podría explicar muchos de los problemas emocionales y cognitivos que se observan en los abusadores crónicos de metanfetaminas.
El consumo de metanfetamina, incluso en pequeñas cantidades, puede causar efectos físicos estimulantes, como la cocaína o la anfetamina, incluyendo una prolongación del estado de vigilia, mayor actividad física, disminución del apetito, aumento de la frecuencia respiratoria y frecuencia cardiaca, irregularidad del latido del corazón, aumento en la presión arterial e hipertermia. Con el abuso de esta droga, también hay pérdida extrema de peso, problemas dentales graves, ansiedad, confusión, insomnio, perturbaciones en el estado de ánimo y comportamiento violento.

Fernando Torres

Enviada por admin en 20 Nov 2010 - 10:20

El dictamen de la Corte Suprema sobre la termoeléctrica Castilla es una buena noticia para Chile, no sólo porque evita que el país continúe aumentando sus emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, sino porque vuelve a mostrarnos que la política pública en nuestro país debe ser más proactiva en ordenar el territorio, desarrollar actividades compatibles con las características y valores ambientales del territorio nacional y asegurar que el aparato público y sus funcionarios hagan respetar las reglas del juego.
Castilla no es el primer caso en que enfrentamos el intento de ubicar proyectos contaminantes, en áreas establecidas por la sociedad para otras funciones. Tenemos fresco el caso de Campiche, Termoeléctrica de AES-Gener, que fue aprobada en un área verde de la Región de Valparaíso y que cuando la comunidad logró detenerla por la vía judicial, ya su construcción había avanzado en un 40%.
Durante los últimos años, hemos sido testigos de reiterados intentos empresariales -principalmente mineras y energéticas- por desarrollar proyectos dentro de áreas protegidas, haciendo caso omiso de la decisión pública de reservar dichos terrenos para conservación y no para explotación. Así las cosas, si la institucionalidad ambiental no establece condiciones claras de ingreso de los proyectos al SEIA y si los servicios públicos no se pronuncian de acuerdo al orden jurídico vigente, se profundizarán los conflictos ambientales. Entonces, la institucionalidad ambiental continuará cayendo en el descrédito tanto a nivel local como internacional, lo que también generará un alto nivel de incertidumbre para las inversiones.
El caso Castilla vuelve a mostrar un Chile de papel, donde el lobby y las influencias logran sobrepasar el estado de Derecho y las políticas públicas y donde ni siquiera los actos administrativos cumplen con los procedimientos. El dictamen de la Corte Suprema está instando a la Corema -que ya no existe legalmente, pero sigue actuando- el deber de rechazar el proyecto. Sin embargo, al parecer, la empresa MPX buscará seguir adelante con la evaluación e intentará otra estrategia. ¿Cuál será? Nadie lo sabe.
Puede ser cualquier cosa, ya que como hemos visto, hacer las cosas bien y con probidad, no ha sido una característica propia de nuestra institucionalidad ambiental.

Sara Larraín,
directora del Programa
Chile Sustentable