Cartas al director

Enviada por admin en 30 Nov 2010 - 09:49

Entre los antecedentes y fundamentos planteados para proponer el proyecto de ley que autoriza la venta de medicamentos en establecimientos comerciales se plantea “la necesidad de que nuestra sociedad cuente con productos farmacéuticos de buena calidad, fácil acceso y económicamente convenientes”. En consecuencia, la modificación propuesta busca “mejorar la accesibilidad, resaltando la importancia de resguardar la salud y la seguridad de las personas”.
La realidad farmacéutica chilena actual no brinda los estándares de calidad requeridos para asegurar que dos presentaciones de un mismo principio activo produzcan un efecto terapéutico equivalente, lo que avalaría su intercambiabilidad. Por tanto, el hecho de “mejorar” el acceso de los pacientes a los medicamentos, dejando en sus manos la decisión de compra en las condiciones actuales, representa un riesgo sanitario.
A la fecha, se han realizado esfuerzos para avanzar en la reglamentación que garantizará la calidad de los fármacos presentes en el mercado chileno. Se establecieron fechas tope para presentar los estudios en principios activos, que avalen que su administración producirá un perfil de seguridad y eficacia similar al medicamento de referencia. Asimismo, se exige que los laboratorios de producción implementen y den cumplimiento a las normas de “buenas prácticas de manufactura”, requisito indispensable para garantizar la calidad en los procesos productivos.
Pero los plazos se han cumplido sin que se haya logrado la respuesta esperada. Es en este escenario que se hace un llamado a la autoridad sanitaria a implementar y exigir los más altos estándares de calidad en la industria farmacéutica. Esta medida impactará sobre los costos asociados a la medicación ya que podremos optar por presentaciones mucho menos costosas o recomendar el cambio de un medicamento por otro, con la seguridad de que lograremos el mismo resultado terapéutico al ser administrado al paciente.

José Manuel Delgado
Académico Escuela Química y
Farmacia UNAB

Enviada por admin en 29 Nov 2010 - 09:28

El jueves 21 de octubre del presente año, a las 11:05 horas, me encontraba realizando trámites personales en el centro de La Serena, y al caminar por la vereda de calle Matta, en la entrada de las oficinas públicas, sufrí una caída con consecuencias  de fractura en mi muñeca del brazo izquierdo. Dicha caída fue como consecuencia de trabajos que se realizan en la vía pública sin los resguardos necesarios para evitar accidentes de este tipo. La irregularidad de la vereda hizo que me desequilibrara y cayera en un orificio de un metro de profundidad.
Salvo las personas que me ayudaron a pararme, nadie llamó a una ambulancia ni menos personal de la empresa constructora, que ejecutaba los trabajos me llevó al hospital en alguno de sus vehículos, por lo cual tuve que llegar por propios medios a Urgencia, aguantando el dolor que padecía.
A lo anterior se suma la vergüenza que sentí al ser visto en el suelo a una hora en que transitan muchas personas, y la impotencia al haber denunciado este hecho a las oficinas de Obras Municipales, y personal de las empresas constructoras Auto Orden y Delta Edificación (empresas que realizan los trabajos), sin obtener una respuesta favorable y sin tener a la fecha por lo menos una disculpa.
Todo esto ha generado graves daños, perjuicios y prejuicios. En mi familia, primero, ya que mi esposa de 55 años, ha sido la única que se ha preocupado de mi estado, dejando de lado sus quehaceres para acompañarme a mis controles médicos.
En mi vida privada, ya que he modificado mi normal y tranquila rutina de vida, teniendo que viajar constantemente al médico, a sacarme radiografías, etc.
Por último, mi salud mental se ha visto afectada, ya que dañaron mi estabilidad mental y emocional, me ha llevado a un estado de depresión que deberé tratar con especialista.

René Orlando Angulo Sagua

Enviada por admin en 29 Nov 2010 - 09:27

A muchos padres les puede llamar la atención la cantidad de comida que ingieren sus hijos adolescentes, principalmente los hombres. En efecto, de acuerdo a un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition, en la adolescencia, especialmente en los varones, surge una gran voracidad por comer, pudiendo llegar a consumir en promedio de más de 2.000 calorías sólo en un almuerzo.
En la etapa de la adolescencia se produce un aumento del apetito, en especial durante el “estirón” por acción de hormonas y factores de crecimiento producidos en mayor cantidad durante este periodo. Este apetito inusual dura aproximada tres años.
Pero, ¿por qué los hombres comen más que las niñas en la adolescencia? En su desarrollo, ellos aumentan la masa muscular en mayor cantidad que las mujeres, diferencia que se mantiene en la edad adulta. Como la masa muscular gasta más energía que masa grasa, los hombres necesitan más energía que las mujeres, lo que se correlaciona con el mayor de apetito de éstos.
El problema es que este aumento de apetito surge junto a cambios psicológicos, se puede traducir en el consumo de alimentos de baja calidad nutricional y un descontrol en la ingesta. Esto se ve favorecido por el tiempo que el adolescente pasa fuera del hogar sin control familiar e intentado ser aceptado por un grupo de pares. Puede existir un exceso de peso muy difícil de corregir, que repercute en la salud y en una baja autoestima en una etapa en que experimenta una gran preocupación por la imagen corporal.
Para evitar que este periodo de apetito aumentado no perjudique el desarrollo de los hijos adolescentes, como nutricionista y académica de la UNAB, recomiendo un control, de parte de los padres, de los alimentos que ingieren los hijos mirando televisión, jugando videojuegos o en el cine, porque pierden la conciencia de lo que comen.
Hay que evitar que ingieran alimentos después de la cena y durante la noche, para no aumentar el aporte calórico de la alimentación. Cuidar que las porciones que se sirvan sean las adecuadas, privilegiando una alimentación variada y balanceada.

Evelyn Muñoz

Enviada por admin en 28 Nov 2010 - 10:21

Me permito agradecer muy fraternalmente al Centro de Extensión de la ULS, que impartió el taller “Encontrando la brújula personal: una revisión del proyecto de vida”, inserto en la XX Escuela del Adulto Mayor y realizado este mes de noviembre en nuestra ciudad; especialmente, a la psicóloga a cargo de la actividad, doña Ana María Vera Valenzuela. A todos sólo puedo decirles que el taller nos invitó a volver a la alegría interior (ya que nuestros pensamientos a veces nos hacen decaer y jugar malas pasadas) y a perfeccionar e identificar nuestras emociones. Qué interesantes y gratificadoras fueron las dinámicas de grupo en que pude conocer no sólo físicamente, sino también la riqueza interior que lleva cada una de las presentes con las que pude interactuar, como Gladys, Angelina, María Teresa, Edith, Elizabeth, Gloria y María Luisa. Gracias por reencontrarme con mis pares. Esta no es una despedida, es un reencuentro: sus enseñanzas serán el trampolín que impulsará el quehacer de mi nueva etapa de vida.
Así lo siente mi corazón y creo que es el sentir de los participantes de este taller. Nos sentimos acogidos  con  su cariño, con su dedicación y con su paciencia. Ahora, debemos tomar nuestra  brújula  personal y encauzar nuestros pasos por la escalera de la autoestima,   porque los cambios vienen desde dentro hacia afuera y  con la esperanza de avanzar y realizar la frase “Conócete a ti mismo”.

María Elena Tobar

 

Enviada por admin en 28 Nov 2010 - 10:19

El día miércoles 24 de noviembre, un grupo de estudiantes y académicos de esta Casa de Estudios Superiores (Universidad de La Serena), se dirigió al centro de la ciudad de La Serena para manifestar su rechazo a las propuestas del ministro de Educación, señor Joaquín Lavín Infante, especialmente de aquellas referidas a la disminución de las horas destinadas a Historia.
La forma elegida para manifestarse fue la realización de una clase simbólica de Historia sobre el tema de democracia y ciudadanía. En un momento en que el profesor, doctor Pedro Canales, se dirigía a los alumnos, se hizo presente personal de Fuerzas Especiales que, de forma desmedida, actuó en contra de docentes y estudiantes. Algunos de ellos fueron detenidos y agredidos violentamente. Queremos dejar constancia que dicha actividad fue autorizada, en principio, por Carabineros de Chile.
Frente a este accionar de la policía uniformada manifestamos nuestro más absoluto rechazo, tanto en la forma como en el fondo, y exigimos que, a la brevedad, estos hechos sean investigados y sancionados.
Como cuerpo académico consideramos que la calidad de la educación y del profesorado en nuestro país pasa, necesariamente, por una discusión pública en la que se reconozca a los actores principales del proceso de enseñanza-aprendizaje, quienes en su condición de ciudadanos comprometidos socialmente tienen derecho a opinar y a disentir de políticas educativas que se toman de espaldas a la sociedad.
Además, estimamos que las medidas que pretende impulsar el actual Gobierno reflejan una concepción de país que excluye del acceso a la memoria, a la historia, a las artes. ¿Y es que acaso la calidad de la educación se expresa en subir un punto en el SIMCE? Esto refleja que el propio concepto de Calidad de la Educación tiene que ser debatido ampliamente.
Finalmente, queremos solidarizar con nuestros pares y estudiantes agredidos, especialmente con Luz Romero, que cursa el tercer año dela carrera de Pedagogía en Educación Parvularia que fuera, especialmente, objeto de malos tratos.

Hay varias firmas

Enviada por admin en 27 Nov 2010 - 10:37

La decisión de aumentar las horas de Matemática y Lenguaje va en el camino correcto, si se quiere mejorar en estas asignaturas, tan vitales al momento de medir a los estudiantes y a los profesores, directores y colegios, en pruebas como el Simce. Lamentablemente, esta idea está ligada al menoscabo en horas de asignaturas tan importantes como las anteriores, me refiero a Historia y a Tecnología. Por un lado se nos dice que debemos aumentar horas para mejorar resultados, pues bien, por otro lado, quitamos horas en supuestos subsectores que no tienen gravitación e importancia dentro del esquema de “calidad” en que se desenvuelve la educación en nuestro país.
Como profesor de Historia, con varios años de experiencia en las aulas de colegios municipalizados y particulares subvencionados, además de institutos de formación superior, en donde se forman nuestros nuevos docentes de Historia, puedo dar testimonio de que la importancia de conocer la historia chilena, latinoamericana y mundial, resulta vital para el acervo de los jóvenes, por lo que disminuir de 4 a 3 horas a la semana, traerá muchos más problemas que soluciones a la hora de poner en práctica esta arbitraria medida.
Recordemos que hace años se nos quitó la posibilidad de enseñar Educación Cívica y Economía, que eran asignaturas separadas del subsector de Historia, pero que complementaban muy bien la necesidad de crear conciencia y cultura social en los jóvenes de nuestro país. Ahora podemos pasar esos contenidos, pero están insertos y minimizados dentro de una gran cantidad de contenidos máximos que se deben abordar como subsector. Tampoco me olvido de que en Tercero y Cuarto Medio se nos quitó la posibilidad de seguir con las horas de Orientación, que es otra decisión lamentable a la hora de “quitar” horas para mejorar resultados.
Desvestimos santos para vestir otros, seguros de que quitando horas de clases en asignaturas como Historia, podremos seguir el camino de la calidad de la educación, pasando en 3 horas semanales todos los contenidos mínimos que establece el ministerio.
Bueno, los profesores de Historia lo tendrán que hacer, pero en qué forma, con qué tipo de “calidad”, pasando un barniz de los contenidos, me imagino que ése es el concepto de calidad que busca el Gobierno para los estudiantes chilenos.
Sigamos debilitando la educación, seguros de encontrar la anhelada calidad, dejando de lado cultura tan importante y trascendental para los jóvenes… ojalá exista un pensamiento menos economicista de la educación, en donde los alumnos, profesores, directores y las asignaturas son objetos prescindibles y en donde el acento está en “quitar para mejorar”.

Mario Carreño Arias
Profesor de Historia y Ciencias Sociales
10.789.187-0

Enviada por admin en 27 Nov 2010 - 10:35

La presente tiene como objetivo dar a conocer una situación que considero muy inquietante. En el camino de tierra, justo antes de la entrada al Km 15 Ruta 41 camino al valle del Elqui, se encuentra un vertedero público, en donde la gente inescrupulosa y sin ningún respeto por el medio ambiente va a botar todos sus desechos, el lugar está lleno de basura, muebles, electrodomésticos, y todo lo que desee pensar se encuentra en ese lugar. Es realmente asqueroso y lo peor es que debido a que está tapado por unos hermosos eucaliptos y cañas de azúcar no se ve desde la carretera, porque si no existiera esta vegetación sería aun más vergonzoso el tema.
Hago un llamado a las autoridades de La Serena a que solucionen este asunto, ya que en reiteradas ocasiones he visto gente limpiando el sector, pero nadie entra por ese camino de tierra en donde está la inmundicia misma. Si no se detiene esto ahora en un año más serán inaguantables el olor y la contaminación, lo cual no es beneficioso para todas las personas que viven tan cerca de ese lugar y tampoco para la imagen del valle del Elqui.
Ojalá se preste atención a este tema que considero de suma importancia.

Maricel Rebeco

Enviada por admin en 26 Nov 2010 - 09:43

Una escuela es el corazón de una población, de una comunidad. En él se cobijan los sueños, anhelos, ambiciones de futuro. Palpitan las esperanzas de padres e hijos, porque al correr de los días se vuelva más liviano, más llevadero. En el saber, en el crecer y aprender se funda la identidad de ser personas útiles para la sociedad en la cual se desenvuelven.
Como profesora tuve un tiempo de vivir el día a día con los niños y adolescentes del Colegio José Gaspar Marín. Las aulas claras, acogedoras estaban completas en su matrícula. Los alumnos lucían implacables. En los recreos campeaba una bulliciosa alegría, si bien es cierto había algunos problemas de conducta, ello era consecuencia de la ausencia de padres que los protegieran y guiaran.
Sin embargo, había un espíritu de mucha colaboración. Al llegar la Navidad todas las salas lucían sus arbolitos navideños traídos y adornados por ellos. Hoy me pregunto: ¿Qué habrán hecho de sus vidas? Tal vez sean los padres que protestan por el cierre de la escuela que los educó y piden lo mismo para sus hijos.
¿Cómo hacer que la escuela José Gaspar Marín siga siendo el faro luminoso de esa comunidad? No puede apagarse la luz del saber y la cultura. Propongo a las autoridades y quienes tienen el poder de decidir su destino crear un Centro Cultural que alberge distintas disciplinas como: Artesanía, folclore, gastronomía, gimnasia para niños, jóvenes y adultos mayores.
También se podrían formar grupos de excursionismo.
Todo es posible cuando se tiene la voluntad de servir.
Anhelo y deseo a la población Juan XXIII cuente permanentemente con ese refugio, ese lugar de encuentro y buena vecindad, como lo es el recinto de Lincoyán, mirando a los cerros que verdean en primavera.

María Eliana Durán
2.273.947-6

Enviada por admin en 26 Nov 2010 - 09:41

En menos de tres meses la empresa Tur-Bus ha tenido tres accidentes carreteros (en las cercanías de Los Vilos, en las proximidades de Arica y ahora en las cercanías de Melipilla) que han dejado un saldo de más de 24 víctimas fatales, hasta el momento.
¿Quiénes deben asumir la responsabilidad por la pérdida de 24 vidas humanas? Por lo menos tres entidades. Desde luego que la misma empresa Tur-Bus por ser la protagonista de los siniestros. Pero también tienen su cuota de responsabilidad -y no menor- las entidades encargadas de fiscalizar a las líneas de buses. Concretamente, el Ministerio de Transportes, el Ministerio de Trabajo y Carabineros de Chile.
Claramente, alguien no está haciendo su trabajo. Y quienes han tenido un actuar negligente deben asumir sus responsabilidades penales y civiles. Es más: Atendiendo al número de víctimas fatales el Ministerio Público debiera iniciar una investigación al respecto.
Es importante establecer quiénes son responsables no sólo por respeto a los 24 fallecidos, sino que, por sobre todas las cosas, para evitar tener que lamentar, en los meses siguientes, la pérdida de más vidas humanas en nuevos accidentes carreteros.

Diego Martínez Gómez