Twitter 2, se aprende “escuchando” (*)

Creado el perfil para poder leer conversaciones tenemos que comenzar a seguir a gente. En Twitter no hay que seguir a amigos, la clave para conseguir una experiencia intesante es seguir sólo a gente que te parezca interesante.

Creado el perfil para poder leer conversaciones tenemos que comenzar a seguir a gente. En Twitter no hay que seguir a amigos, la clave para conseguir una experiencia intesante es seguir sólo a gente que te parezca interesante. Twitter puede convertirse en la mejor ayuda para saber en directo lo más relevante que se informa en el infinito de internet, pero eso pasa porque dediquemos tiempo a elegir bien a quién seguiremos.

Para hacerlo recomiendo definir sobre qué quieren conversar y revisar Twitter para ver quién ya está conversando sobre esos temas.

Hay que dedicar tiempo a aprovechar la herramienta de búsqueda que tiene Twitter. Si buscan personas pongan su nombre y apellido. Les dará resultados de tweets que mencionan a esa persona, pero lo interesante es revisar lo que aparece en la pestaña de “cuentas”, donde podrán encontrar al que les interesa a ustedes y luego ver a quién sigue esa persona. Si en el buscador escriben el tema que les interesa aparecerán “Tweets” que se refieren a esos temas, vean quienes están hablando de eso. (Dato extra: además de elegir también hay que dejar de seguir a quienes publican cosas que no les interese).

Muchos se confunden con la autoría de lo que leen. Los que hacen RT o MT (que es una forma de advertir que se cambió la redacción de lo retuiteado), están repitiendo lo que escribió otro que aparece luego de la RT y la @. El retuit es el correr la voz de este lugar, algo que también pueden empezar a hacer para integrarse a la curaduría de internet.

Otra característica especial de Twitter se da cuando una palabra o la combinación de dos o más palabras está precedida del signo gato, es una etiqueta. Esta es la forma en que podemos sumarnos a una conversación sobre un tema determinado, por ejemplo: #hidroaysen, #piñericosas.

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.