“Pequeños borradores para una mujer pintada de azul y primavera”

En el centro cultural Palace –recién recuperado- en el barrio inglés de Coquimbo, se presentó en el día de San Valentín el último poemario del profesor Marcial Mendieta, cuyo título encabeza esta columna.

En el centro cultural Palace –recién recuperado- en el barrio inglés de Coquimbo, se presentó en el día de San Valentín el último poemario del profesor Marcial Mendieta, cuyo título encabeza esta columna.

Fui invitado por Marcial a ser uno de los presentadores, junto al poeta Arturo Volantines. Grata fue la sorpresa de hallarme en ese espacio cultural, grande, bien acondicionado, agradable. Allí se podrán presentar grupos musicales de toda índole, conjuntos de baile, proyecciones audiovisuales y obras de teatro, etc. Además de su auditorio cuenta con diversos salones. Bien por Coquimbo.

“¿Qué siente un hombre cuando sueña?
¿Dónde quedarán guardadas finalmente
Nuestras alegrías?
Miro el universo pequeño
Tu gesto infinito
Tu tez tostada en el camino…”

Esta es una parte del breve poema cuyo título plantea una pregunta que no podríamos responder por más que quisiésemos. Así es la poesía de estos pequeños borradores de Marcial, bien escrita, sin una línea claramente definida. Hay espacios diversos referidos: La Serena, Coquimbo, Los Vilos, Valparaíso, San Felipe. Un punto común pareciera ser la amada Isabela, nombrada en dos poemas.
Dice en Disposiciones finales para el ocaso en tu ventana: “…Te heredo la luz de mis utopías/la aurora lejana de una mañana cansada/la tenue risa errabunda clandestina/posada en tus misterios…”
Marcial es profesor de Estado en castellano y filosofía, titulado por la Universidad de La Serena, y a lo largo de su vida se ha mostrado como un apasionado por su profesión la que ejerce sin duda con el componente fundamental: una vocación a toda prueba. Como profesional ha seguido estudiando diversas especializaciones.

En su vida laboral, Marcial ha cumplido con la docencia en las ciudades de La Serena, Santiago, Illapel y Los Vilos, entre otras. Ha sido también conductor de programas radiales, especializado en la música latinoamericana.

Pero es conocido que además de maestro, Marcial es escritor. Se inició en estas lides en la adolescencia, como ganador del Concurso Literario, en la categoría Cuento, con el Primer lugar en la Semana de Aniversario del Liceo Gregorio Cordovez de La Serena, en 1981. Diez años después, obtuvo el Segundo Lugar en el Concurso Comunal de Poesía y Primer Lugar en Concurso Comunal de cuento “Día del Profesor 91”, organizado por el Colegio de Profesores de Los Vilos. Uno de sus últimos premios, en el año 2008, Marcial lo obtuvo de la Municipalidad de San Felipe por: “Su valioso Aporte Intelectual al Patrimonio Cultural de Nuestro Valle (Aconcagua)”, donde trabajó algunos años.

Entre sus publicaciones, figuran los cuentos “Por qué caminan lento las tortugas”, de 1994; y el otro libro de cuentos “Good bye, Gervasio”, de 1998. El ensayo “Neruda: Arte, mito y filosofía” lo publicó en 1999 y en 2000 salió a circulación su obra “Será nuestra canción”. Sus textos han sido publicados en importantes revistas literarias chilenas y también del extranjero.

Como escritor, Marcial no es del tipo introvertido o egoísta, preocupado de su ego y de su éxito personal. Al contrario, ha sido y es una persona preocupada por los demás; se interesa por los problemas de la sociedad, se compromete con los demás. Ha sido miembro de organizaciones literarias como la Sociedad de Escritores de Chile (SECh) a través del Taller de Poesía Isla Negra. Y ha sido fundador del Taller literario Puertoazul y del Centro de Estudios Neruda de Los Vilos.

En cuanto a proyectos literarios tiene pendiente la publicación, aún sin fecha fija, de la novela “Entre Tongoy y Los Vilos”. Ha dicho que tiene un compromiso de editarla con este título porque cree que “entre Tongoy y Los Vilos pasan muchas cosas y cosas muy interesantes y se tiende a minimizar a esta zona”.

Luego de haber vivido durante 22 años fuera de La Serena, Mendieta decidió volver a la ciudad donde nació en 1965 y donde espera desarrollar muchos otros proyectos tanto en su labor educativa como en su creación literaria.

A quienes gusten de poesía, les recomiendo la lectura de la más reciente obra poética de Marcial, el libro titulado “Pequeños borradores para una mujer pintada de azul y primavera”.

 

Comentarios

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.