Contagio de infecciones en el baño

Durante estos días, un número importante de mujeres en nuestro país deberá utilizar baños improvisados o compartir el baño en forma excepcional con otras personas. Para muchas mujeres, utilizar baños ajenos es fuente de mucha angustia, porque piensan que se exponen a una variedad de infecciones muy peligrosas, incluyendo enfermedades de transmisión sexual. En este artículo revisaremos los verdaderos riesgos de infección que se encuentran en los baños y cómo evitarlos.

Lo primero y más importante que una mujer debe saber es que es prácticamente imposible contagiarse con infecciones de transmisión sexual al sentarse en la taza de un baño. Puede sí haber algunos microbios, pero es muy difícil que alguno de éstos llegue a infectar o contaminar seriamente la piel de los muslos o de los glúteos, que es la zona del cuerpo que entra en contacto con la taza del baño.

Las infecciones de transmisión sexual se contagian, tal como su nombre lo señala, a través del contacto sexual. Para que una persona se infecte con clamidia, gonorrea, sífilis, herpes, tricomonas, virus papiloma o SIDA, tiene que haber contacto directo entre la vagina o la vulva con líquidos corporales infectados, tales como flujo vaginal o semen, o contacto directo entre la piel de dos personas en el caso de herpes. Esto ocurre cuando hay una relación vaginal, anal u oral con una pareja infectada o al menos, en el caso de herpes, contacto íntimo directo entre dos personas.

Si alguien infectado con una enfermedad de transmisión sexual dejara semen, secreciones vaginales, sangre o saliva en la taza del baño, tendría que dejar una inmensa cantidad de microbios como para llegar a producirle una infección a otra persona por esta vía. Esto es extremadamente poco probable y en la práctica casi imposible. Lo que ocurre es que los microbios que causan las enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el SIDA, son microorganismos (o microbios) frágiles, que sobreviven muy poco tiempo fuera del cuerpo humano o sobre objetos. Además, la segunda persona tendría que tener algún tipo de herida en los muslos o glúteos que entrara en contacto directo con la mancha de sangre o líquido corporal para que el virus o bacteria pudiera entrar, ya que los microbios no atraviesan piel sana.

Existe el mito de que los baños podrían ser fuente de infección por pthirus pubis (piojos del pubis o ladillas). Se sabe que estos parásitos sí pueden vivir fuera del cuerpo hasta 24 horas en sábanas, ropas, toallas, etc. Sin embargo, son parásitos extremadamente sedentarios, prefieren habitar lugares tibios, muy raramente se separan del cuerpo humano y en todo caso no tienen patas aptas para caminar en superficies lisas y duras, por lo que sería muy raro encontrarlos en la taza de un baño. El contagio a través de objetos o toallas o ropa de cama también es muy improbable. El contacto íntimo directo, "de piel a piel", es la principal forma de transmisión.

Algo que sí puede ocurrir, especialmente en niños pequeños, es la dermatitis de contacto. Esto no es una infección, sino una irritación de la piel debido al contacto con el asiento del baño. Afecta especialmente a los niños, ya que su piel es más sensible. Es poco común, pero en estos últimos años ha ido aumentando y se produce al haber contacto con sustancias químicas irritantes en la taza del baño, debido al uso de materiales de limpieza demasiado fuertes. También puede ocurrir cuando la tapa es de madera pintada o esmaltada, ya que la pintura y el esmalte pueden causar irritación. Si un niño va a usar un baño y la tapa de la taza no es de plástico o existe la posibilidad que se hayan utilizado limpiadores fuertes, entonces es mejor cubrir la tapa con papel para evitar el contacto directo con la piel.

Es importante que las mujeres le perdamos el miedo a sentarnos en la taza del baño, ya que estudios muestran que cuando la mujer orina de pie o en semicuclillas, sin sentarse en la taza, tiene mayor riesgo de retener orina en la vejiga, y esto puede aumentar el riesgo de infecciones urinarias. Peor aún es aguantar las ganas de orinar hasta siete u ocho horas durante el horario de trabajo o cuando se está fuera de la casa por temor a usar baños ajenos. La retención de orina por periodos prolongados aumenta el riesgo de infección urinaria y puede llevar a la larga a trastornos en la forma en que funciona la vejiga. Lo ideal es vaciar la vejiga al menos 5 o 6 veces durante el día y mantener un consumo de 1,5 a 2 litros de líquido diario.

Hay tres momentos durante el uso del baño a los que sí hay que prestarles especial atención, tanto en la casa como en lugares públicos, para evitar el contagio con gérmenes que puedan causar enfermedades respiratorias o diarrea:

1° Cuando se ha tirado recién la cadena. Existe algo llamado el "efecto aerosol", que significa que cada vez que se tira la cadena, salen disparadas cientos de gotitas cargadas de bacterias y virus que quedan en el techo y las paredes y en todos los artículos del baño, que si se inhalan podrían producir resfríos o amigdalitis. La llovizna principal de bacterias y virus no ocurre de inmediato al tirar la cadena, sino en los momentos después, cuando el agua ya ha vuelto a la taza. Por lo tanto, es importante bajar la tapa antes de tirar la cadena. Si el baño no tiene tapa, es mejor salir inmediatamente después de tirar la cadena, para evitar el rocío de bacterias y virus que ocurre en los minutos posteriores. Si no se puede salir de inmediato, entonces al menos hay que tratar de aguantar la respiración hasta salir. Si hay una cola larga para entrar al baño y hay que entrar inmediatamente después que la persona anterior haya tirado la cadena, es mejor respirar lo menos posible al entrar y evitar las inspiraciones profundas para evitar la inhalación de estas partículas. Como este "efecto aerosol" también ocurre en el baño de la casa, es mejor guardar el cepillo de dientes en algún lugar cerrado para evitar que se contamine cada vez que se tira la cadena del baño, y así reducir el riesgo de resfríos e infecciones intestinales.

2° Al manipular las manillas de la puerta, la manilla para tirar la cadena del baño, las llaves de los lavamanos y los artefactos para secarse las manos, ya que aquí es donde hay generalmente mayor concentración de microbios que pueden provocar infecciones tales como resfríos y diarreas. Es mejor evitar tocarlos directamente y usar papel o los codos. Hay que evitar tocarse la boca, la nariz o los ojos después de tirar la cadena o después de tocar cualquier manilla del baño.

3° Hay que lavarse las manos SIEMPRE antes de salir del baño. No sirve simplemente enjuagárselas por unos pocos segundos sin jabón. Hay que jabonarse la manos durante 20 o 30 segundos, procurando que el jabón se esparza entre los dedos y ojalá bajo las uñas. La fricción de las manos mientras se jabonan ayuda a matar bacterias. Después de lavarse las manos, lo ideal es usar papel para cerrar la llave, secarse las manos sin tocar ningún artefacto directamente y usar papel nuevamente para abrir la puerta y salir del baño, para evitar la recontaminación.

Si recuerdas siempre estas simples reglas durante el uso del baño, verás que puedes hacer uso tranquilamente de cualquier baño, sea público o propio, sin mayores riesgos para tu salud.

Comentarios

Hola solo tengo una pregunta.....hay manera de contagio de SIDa U OTRA enfermedad si me limpio con un papel higienico usado con orina? se que es antihigienico pero use el sanitario y no habia papel y tuve que hacerlo, despues se me vino la duda a la cabeza y ahora no puedo ni dormir........de tan solo pensar que puedo tener sida......

Gracias

Hola Dra. Es excelente la información. Nada mas que yo tengo una duda, espero que me pueda ayudar, bueno primero que nada yo sufro de un trastorno llamado TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), el cual hace que cualquier caso que yo considere grave me altera y hace que tenga ideas negativas. Por ese motivo comencé a informarme sobre este tema, ya que el día de ayer me tope con un suceso que me preocupa. Fui al sanitario publico de damas de la escuela, de repente observe que en la taza había una mancha, no identifique con exactitud que era, no me senté, nada mas que mi pantalón si rozo con la taza y no se si llego a tocar esa mancha, me asusta saber si con solo tocar eso me llegue a contaminar de algo. Mi pregunta es, ¿Puede que uno se contamine a través de que tu ropa haya tocado o rosado con el inodoro?
Bueno, se que esto suena un poco exagerado, pero en verdad es muy importante que me ayude, voy a terapias psicológicas, y mi psicólogo dice que cuando tenga miedo a algo es mejor investigarlo. Espero que no le moleste. Gracias.

Excelente información estoy maravillada me sirvió de mucho

que manera de despejarme dudas y mitos muy bueno la felicito

Acabo de agregar este blog a favoritos, muy bueno sigan asi!

Gracias doctora por esta nota, porque siempre tuve miedo de usar los baños públicos..

Hola doctora, me encanta su artículo, me ayuda muchísimo pues hace tiempo he tomado medidas fuertes para usar el baño de mi casa, por el uso de varias personas utilizando el mismo inodoro, y eso me causa ideas sobre enfermedades e infecciones, ya que varios no cumplen con lo debido, que es lavarse las manos, cerrar la tapa antes de jalar la cadena y la verdad es incómodo usar el inodoro sin haberlo limpiado antes con algún desinfectante más que todo cloro cada vez que voy a usarlo.

Doctora ¿usted cree que es corrrecto tomar esta medida?, ¿Ese uso excesivo de cloro me puede causar la disminución de plaquetas?

Hola Dra.

Interesante el artículo, sobretodo la parte del efecto aerosol, no sabía al respecto.

Saludos.

Ivonne.

Idola doctora...yo siempre me he sentado en los baños públicos (previa inspeccion de la taza, claro) e insisto en el lavado de manos intenso. Tiro la cadena con el pie...Muchas gracias por este artículo!

Soy una vieja que pasa con infecciones urinarias, siempre le había echado la culpa a los baños públicos y al frío, Ud me aclaró y le estoy muy agradecida.

Hola Doctora.

Me gustó este artículo, lo que sí algunos baños tienen un papel especial que se pone sobre la taza de baño por la higiene, pero yo aún así no me siento al 100% "solo en el aire" como se dice y lo he hecho por años por miedo de obtener alguna infección.

Muchas gracias por toda esta información y consejos :) Cariños!

Estimada Doctora, felicitaciones de nuevo por tocar y exponer uno de los mitos más recurrentes en la consulta diaria. Y eso q no se consideraron los mitos de adquirir ITUs.

Saludos cordiales!

Hola Doctora espero se encuentre super bien !!

he quedado sorprendida con este articulo,desde pequeña me decian no te sientes en la taza de otros bañosy hata hoy a los 26 años que no lo haga por temor y me aguanto por horas.

Muchas gracias Doctora por terminar con este mito que va de generación a generación

Saludos

Pame

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.