Buena música para estudiantes

Se trata –claro está- de la Orquesta sinfónica de la Universidad de La Serena (www.sinfonicalaserena.cl), conjunto que en los últimos años ha extendido su quehacer a los más diversos públicos de la región de Coquimbo.

En el muro de su espacio en Facebook, la gestora cultural Carmen Zamora escribió hace algunos días: “Ya son 11 los conciertos realizados a colegios y liceos de La Serena y Coquimbo y el elenco ha tocado para más de 5000 estudiantes. Sus profesores o directivos se inscribieron en marzo respondiendo al llamado público que realizamos por nuestra web”.

Se trata –claro está- de la Orquesta sinfónica de la Universidad de La Serena (www.sinfonicalaserena.cl), conjunto que en los últimos años ha extendido su quehacer a los más diversos públicos de la región de Coquimbo.

Tuve la suerte de oír en el verano pasado a esta agrupación en el Centro de Extensión de esta casa de estudios en la calle Prat de La Serena, tocando diversos temas que han sido popularmente conocidos a través del cine. El público de ese concierto era heterogéneo, lo cual de por sí ya es un gran mérito.

Los asistentes disfrutamos no sólo oyendo a un grupo de músicos profesionales de excelente nivel interpretando temas como el tango “Por una cabeza”, en la versión de John Williams que se hizo famoso –más de lo que ya era- gracias a la película “Perfume de mujer”, sino que también vimos a los músicos y al director Celso Torres jugando con algunas caracterizaciones de personajes de los distintos filmes: “El Padrino”; “2001, odisea del espacio”; y “Piratas del Caribe”, entre otras.

Llamó la atención, por ejemplo, ver al director buscar en su maletín algo que nadie sabía qué era. Se demoró en encontrarlo y cuando lo halló, no pudimos verlo, pues lo guardó en un bolsillo de su chaqueta. Al final de la pieza nos sorprendió al extraer una pistola y apuntar a los músicos: se tocaba uno de los temas de las películas del Agente 007, James Bond.

Da gusto oír buena música. La gente se divierte aunque no siempre la música tiene ese sentido. Puede hacernos vibrar con otras emociones: tristeza, rabia, impotencia. Depende de lo que se oiga, ya sea sinfónica, de cámara o de otro tipo, en el llamado registro “clásico”.

Para los niños es fundamental este contacto temprano. Les permite ampliar su percepción, acercarse a este tipo de melodías, de instrumentación, de timbres, de intérpretes. Nadie va a impedir que oigan reggaetón, pop, rock, heavy metal o dulces baladas, pero sí es positivo que aunque sea una vez en su vida oigan a Bach, a Mozart, a Beethoven y a tantos otros genios de la música.

A más de uno de esos nuevos auditores le quedará gustando la experiencia y será una persona con más sensibilidad, con mayor capacidad de apreciación estética, con más interés por abrir su mente a registros más complejos y gustos más refinados. Y, probablemente, eso lo ayude a ser mejor persona.

Comentarios

hola yo soy alumno de un colegio anonimo y no podemos escuchar musica me gustaria que mi colegio volviera la musica.
:)

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.