Los vientos de autonomía agitan las banderas negras de Choapa

Al igual como sucede en otras zonas del país, en esa sureña provincia existe un sentimiento profundo de postergación y abandono, aunque desde la última década se ha convertido en el territorio que mueve la economía regional gracias a la explotación de sus riquezas, unión de elementos que es el semillero de un eventual movimiento social
ACF_5025

El miércoles 18 de abril de 2001, unas 6 mil personas salieron a protestar a las calles de Illapel, rompiendo drásticamente la tranquilidad de esa localidad de la provincia de Choapa. Fue la manifestación del descontento social que existía en esa fecha y en ese territorio, lo cual fue producto de los altos índices de cesantía, del aislamiento de los centros de decisión política y de la falta de oportunidades en esa comuna, entre otros muchos factores.

En paralelo, en la mayoría de las casas se instalaron banderas negras, una imagen que caló hondo en la ciudadanía y que puso en jaque al gobierno de esa época, encabezado por el ex presidente Ricardo Lagos.

Esta escena, ocurrida hace prácticamente 11 años, guardando las proporciones, es similar a lo que está ocurriendo en Aysén y lo que ha pasado en Magallanes y que podría pasar en Atacama o en Arica, pero, además, es una muestra clara de que la gente de la provincia de Choapa siente que vive en el patio trasero de la región, por lo que en cualquier momento podría volver a las calles a manifestarse, especialmente hoy, cuando el descontento con el nivel central se extiende entre las regiones del país.

 

YA PASÓ ANTES

 

El movimiento de las banderas negras en Illapel fue encabezado por el alcalde de esa fecha, el actual diputado Luis Lemus, quien señala que la situación hoy es un poco distinta a lo que ocurría hace un poco más de una década, a pesar de considerar que aún sigue Choapa postergado, especialmente en lo que se refiere a inversión pública.

El parlamentario recuerda que en ese entonces “no les tembló la mano” para movilizarse en Illapel, incluso sabiendo que él en ese momento era un alcalde oficialista, algo que sólo fue posible porque hubo un convencimiento general y transversal de la ciudadanía.

“Los tiempos son los tiempos, soy súper respetuoso de lo que está pasando en Aysén, ellos deben tener sus razones. Llegar a hacer el tipo de movilización que ha hecho Aysén, con esa convicción, con esa transversalidad, hace que debamos creerle a la gente”, aseveró el parlamentario.

Pero, a su juicio, las cosas han cambiado. “No sé si las condiciones estén dadas, porque hoy día hay una minería muy emergente acá en Choapa, creo que es el periodo donde menos cesantía hay y la agricultura va tirando para arriba, lo que fue gracias a que se hicieron obras muy importantes”, acotó.

De todas maneras, Lemus igual confirma que existe un sentimiento de postergación en la provincia, ante lo cual emplaza al gobierno y, específicamente, al ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, a destrabar un conjunto de iniciativas de infraestructura postergadas. De hecho recordó que el embalse El Bato, inaugurado este viernes, no fue un proyecto financiado por este gobierno, sino que “fue una obra hecha íntegramente en el periodo de la Presidenta (Michelle) Bachelet, con todos sus pagos, con todas sus cosas”. Es más, precisó que en la administración anterior quedó listo un conjunto de iniciativas que “se echaron para abajo”, como la construcción de una red de caminos que se unían con la Región de Valparaíso, cuya inversión superaría los 200 millones de dólares.

Categóricamente, Lemus sostiene que el ministro Golborne habla con “orgullo” de un conjunto de grandes proyectos para la región, pero que se ejecutarían, principalmente, en la provincia de Elqui, ante lo cual se pregunta ¿Qué pasó con Choapa? ¿Se les olvidó?

En suma, el parlamentario concluye que la inversión pública en esa provincia se ha detenido y que “Choapa ha sido discriminado en este gobierno, es cuestión de mirar los números”.

 

SENTIMIENTO

PROFUNDO

 

Alrededor del 70% del total de exportaciones regionales las realiza una sola empresa. Se trata de la Minera Los Pelambres, cuyas faenas se ubican en la cordillera de la comuna de Salamanca, en el extremo oriente de Choapa.

De ahí que entre los habitantes de esa provincia existe la certeza de que el principal motor económico de la región está en su territorio, pero que toda esa riqueza se va a otras regiones, en especial hacia Santiago, y que el retorno es muy mínimo.

Como en todo Chile, en cada territorio existe un Consejo Regional, el cual administra y distribuye el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que financia obras con impacto social, como centros de salud, ampliación de colegios o nuevos caminos, entre otras. Los representantes de la provincia del Choapa en este cuerpo colegiado son tres, cada uno de los cuales confirma que cada día es más patente el sentimiento de postergación entre los habitantes de esa localidad.

Uno de los tres representantes de Choapa en el Consejo Regional es Miguel Ángel Rebolledo, quien asevera que, en concreto, lo que está sucediendo en el país es “una lucha” de las regiones por la descentralización y por el uso autónomo de sus recursos. “Nosotros, con la gran minería, contribuimos con el Producto Interno Bruto regional, pero de eso que aporta Choapa, ¿cuánto vuelve a Choapa?”, se pregunta.

Rebolledo explicó que, además, esta localidad no sólo sufre por el centralismo a nivel país, sino que también del que se produce al interior de la misma región, lo que ha significado una pelea constante al interior del mismo Consejo Regional para lograr la asignación de mayores recursos para su provincia.

El consejero Agapito Santander es el más extremista de los tres, ya que no sólo considera que se le debe dar mayor autonomía a las provincias, sino que además se inclina por crear “una región de Choapa”, para lo cual se “han tirado líneas y conversaciones con gente de Petorca, Cabildo y Combarbalá”, localidades con las cuales se tiene un pasado en común, pero que también “han estado postergadas históricamente, no es un problema de ahora o de los últimos 20 años, sino que es un problema de siglos”.

Santander detalla que esta postergación “se ve en la falta de infraestructura”, de ahí que si se le compara con Limarí o Elqui, resulta que está más subdesarrollada. “Hay una centralización que es nacional, pero que también es regional”.

El también consejero por Choapa, Nathan Trigo, dice que la gente de esta provincia siente que vive “en el patio trasero de la región”, razón por la que comparte el sentimiento que existe en la zona, ya que constantemente visualiza la grave falta de infraestructura, tanto en “caminos interiores precarios” como en conectividad digital. Además, sostiene que existen carencias en servicios básicos, sobre todo en salud. “El que tenga que ir gente de Los Vilos, de Canela, de Illapel o de Salamanca a ver especialidades a La Serena y Coquimbo, para quienes viven en la ciudad puede ser práctico, pero quienes deben salir del campo son tres días que pierde”, detalló el dirigente social.

Este sentimiento de constante postergación y de vivir los perjuicios del centralismo, a juicio de Santander, llevará tarde o temprano a los habitantes de Choapa a manifestarse al igual como lo han hecho antes y como lo están haciendo otras regiones del país.

Nathan Trigo es de la misma idea. “Hubo un gran periodo donde la inversión fue nula, eso fue tan gravitante que aunque se hagan inversiones desde el nivel central, siempre queda esa sensación, porque quedan etapas no cumplidas”, precisó. Si a ello, a su parecer, se suma el impacto ambiental de las grandes mineras y de la falta en inversiones que aseguren el agua, se dará un escenario donde “la gente de Choapa, efectivamente, se va a levantar y a expresar así como lo está haciendo la gente del sur”.

Una interpretación similar hace Miguel Ángel Rebolledo, quien añade que “no se ve una preocupación por parte del Estado y eso es lo que yo pienso que puede generar, en su momento, un estallido social, si no se pone atención a eso”.

 

PREPARÁNDOSE

PARA LA TORMENTA

 

En este escenario, donde los vientos traen el aroma de la autonomía, el gobierno regional ha salido al paso y precisa que a la fecha se han hecho inversiones en Choapa, tanto públicas como privadas, y que seguirán llegando.

El intendente Sergio Gahona considera que este territorio “necesita mucho más de lo que ha recibido, eso es una verdad indesmentible”, ello a pesar de que, recalca, que tanto en este como en los anteriores gobiernos se han realizado inversiones en esa provincia.

El representante del Gobierno en la zona señaló que Choapa “necesita más porque es un territorio importante y donde vive mucha gente y que es de la región de Coquimbo, tampoco podemos decir que no se ha hecho nada en los gobiernos anteriores”.

De ahí que, señaló, están en marcha variados proyectos que beneficiarán a sus vecinos, como es el hospital de Salamanca, el primer centro familiar en Illapel y la construcción del edificio consistorial en Los Vilos. En Canela, en tanto, aseveró que se está avanzando fuertemente en el tema del agua.

Gahona coincide con los representantes de esa localidad al señalar que esa provincia ha estado postergada. “En la perspectiva del ordenamiento territorial y de la planificación urbana, Choapa ha estado abandonado por muchos años y es por eso que tenemos los problemas que tenemos”, indicó.

De este modo, el funcionario de Gobierno reconoce que existen grandes desafíos pendientes, pero que se está trabajando para darles solución. “Hay una asociación de alcaldes de Choapa, incluso tenemos una reunión la próxima semana para abordar lo del ordenamiento territorial y chequear las inversiones. Afortunadamente, en la región se trabaja en forma coordinada, incluyendo a todos, no tenemos dificultades y no habrá las dificultades que hoy día existen en Aysén”.

Existen coincidencias entre lo que sucedió, pasa o acontecerá en Magallanes, Aysén, Calama o Choapa. Los denominadores comunes son el fuerte centralismo que les afecta, la poca o casi nula posibilidad de administrar sus propios recursos y la postergación histórica de las inversiones públicas. En todos estos lugares circulan vientos de cambio, con olor a autonomía. 

Comentarios

Comentarios

Estimados, alguien tiene imagenes o video de la manifestación: "Banderas negras".....cualquier material sera utilizado para un documental que quedará en los distintos centros culturales de la zona del choapa!!....mi mail es: solucionteve@gmail.com.-

IMPRESENTABLE GOLBORNE HACIENDO CAMPAÑA POLITICA, INAUGURACION DEL BATO SIN INVITAR A LOS REGANTES, PIÑERA APARECE SIN CONFIRMAR LA VISITA,NO INVITARON NI AL OBISPO PARA BENDECIR LA OBRA DE QUE INAUGURACION ME HABLAN? GOBIERNO DE POCOS DONDE ESTA LA PARTICIPACION CIUDADANA?

SOLO FLORES PARA PELAMBRES? se les olvidó mencionar que las ultimas movilizaciones de la comunidad de Choapa han sido por el uso indiscriminado del agua dulce por parte de la empresa, dueña de la mayoria de los derechos de aguas, en desmedro de los agricultores de la zona... ademas, esta el peligro latente del acopio de desechos toxicos en sendos tranques de relave, y el peligro real de los derrames de concentrado de cobre (que ya ha ocurrido en muchas ocasiones).. o sea, el descontento también incluye la presencia de la minera pelambres...

en los Gobiernos de Frei, Lagos y Bachelet se hicieron inversiones en Choapa. Tranque El Bato,embalse de Camisas, conectividades Canela-Ruta , Illapel-Combarbalà y otros menores. Lo que es impresentable es que se inaugure por Piñera y Golborne a espaldas de la ciudadanìa el Tranque El Bato. Todo el mundo sabe que lo hizo el Gobierno de Michelle Bachelet. En la regiòn de Coquimbo no existe ni una obra de inversiòn vial o de riego del actual Gobierno.

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.