Baile gitano en La Tirana

Este miércoles, la agrupación de baile gitano del sector  San Juan de Coquimbo se traslada hasta la Región de Tarapacá para homenajear a la Virgen 

Eliana Bravo Portocarrero
Coquimbo

Con 27 años de trabajo, el baile religioso gitano San Juan de Coquimbo, está integrado por 160 vecinos de este sector porteño, los cuales a través del tiempo han desarrollado una identidad única en la región. 
Según explica Susana García, presidenta de la agrupación, “el grupo nació cuando nuestro jefe fundador  del baile, Hugo Díaz, nos invitó a participar para agradecer a la Santísima, para cumplir una manda y que  hasta el día de hoy hemos continuado”.
“Esto sucedió cuando mi hijo, que ahora tiene 30 años, se cayó a un tarro con agua, en ese momento le prometí a la Virgen que si lo salvaba formaría el baile”, confirma Díaz, quien, además, lleva 63 años bailando.
Durante todos los años de trayectoria, el grupo nunca ha cambiado de jefe de baile, situación que es muy valorada por sus miembros, porque a pesar del tiempo transcurrido han logrado seguir  juntos.
Su formación, según cuenta la presidenta, fue pensando que en la zona no había un baile religioso con esas características, “como si existe en el norte de nuestro país, lugar donde lo vimos y decidimos traerlo a nuestra región”.
“También fue salir de lo común, porque acá  hay bailes indios, chinos por nombrar algunos,  pero no gitanos, siendo los únicos en La Serena y Coquimbo” añade Díaz.
Si bien reconocen que no pertenecen a la comunidad gitana, la vestimenta que utilizan para cada uno de sus bailes si estaría relacionada con esa comunidad, ello porque, según indica García, la unión de colores de sus prendas y las combinación de los trajes de los hombres y las mujeres se basan en la tradición de aquella comunidad. “En un principio los pañuelos fueron multicolores, pero hoy son uniformes”, recuerda.
La idea “es  parecerse  a los gitanos, la vestimenta tratamos que sea elegante y similar”, afirma, recordando que hace un tiempo se les acercó un grupo de gitanos, quienes les manifestaron que gracias a su baile, se sentían identificados.
Su tributo es hacia la Virgen de Andacollo, “pero la Virgen es una sola y  depende del lugar  el nombre que se le da”, explica.
Invitados por la Federación de Antofagasta a participar en la fiesta de La Tirana, el baile debió haber viajado el pasado viernes hacia la Región de Tarapacá para presentarse el domingo 10, sin embargo, por motivos de trabajo y estudios de sus integrantes, el viaje se realizará mañana, “nos están dando un lugar para participar y, además, nos recibirán en el pueblo”, asegura.
Para costear el viaje postularon al Fondart, que está aportando con tres millones de pesos.
De esta forma, cuando la agrupación llegue se les brindará el espacio para la presentación, la cual podría  extenderse  hasta los últimos días de esta fiesta religiosa. 

Los opiniones vertidas a través de comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no reflejan necesariamente el pensamiento de diario El Día.